#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDestacadas

Las cazadoras de hongos por Neil Gaiman

Compartido a la Orquesta por Adrián Ibelles

 

La ciencia, como sabes, mi pequeña, es el estudio

de la naturaleza y el comportamiento del universo.

Se basa en la observación, en la experimentación, en la medición,

y en la formulación de leyes para describir los hechos revelados.

 

En los viejos tiempos, dicen, los hombres venían equipados con cerebros

diseñados para seguir a la carrera la carne de las bestias,

para atravesar a ciegas lo desconocido,

y luego encontrar el camino de regreso a casa al extraviarse,

con un antílope muerto sujeto entre ellos.

 

O, en los malos días de caza, nada.

 

Las mujeres, que no necesitaban buscar presas,

tenían cerebros capaces de distinguir puntos de referencia e hicieron entre ellas

caminos, a un lado del arbusto espinoso y a través del pedregal

y observaron hacia abajo en el tronco del árbol medio caído,

porque a veces había hongos.

 

Antes de la lanza, o los cuchillos de piedra,

la primera herramienta de todas fue un sujetador para el bebé

que mantuviera sus manos libres

y algo para poner las bayas y las setas,

las raíces y las hojas buenas, las semillas.

 

Luego, una pieza de pedernal para aplastar, triturar, moler o romper.

 

Y en ocasiones los hombres perseguían a las bestias

en el bosque profundo,

y nunca regresaban.

 

Algunos hongos te matarán

mientras que algunos te mostrarán dioses

y algunos alimentarán el hambre en nuestros vientres. Identificar.

 

Otros nos matarán si los comemos crudos,

y podrán matarnos de nuevo si los cocinamos una vez,

pero si los hervimos en agua de manantial, y vaciamos el agua,

y luego los hervimos una vez más, y luego vaciamos el agua,

solo entonces podremos comerlos de manera segura. Observar.

 

Observar el parto, medir la hinchazón de los estómagos y la forma de los senos,

y a través de la experiencia, descubrir cómo traer bebés de forma segura al mundo.

Observar todo.

 

Y las cazadoras de hongos caminan de la forma en que caminan

y miran el mundo, y miran lo que observan.

Y algunas de ellas prosperarían y se lamerían los labios,

mientras otras se agarrarían el estómago y para luego expirar.

 

Entonces las leyes se hacen y se dictan sobre lo que es seguro. Formular.

Las herramientas que hacemos para construir nuestras vidas:

nuestra ropa, nuestra comida, nuestro camino a casa …

todas estas cosas se basan en la observación,

en el experimento, en la medición, en la verdad.

 

Y la ciencia, ¿recuerdas?, es el estudio

de la naturaleza y el comportamiento del universo,

basado en observación, experimentación y medición,

y la formulación de leyes para describir estos hechos.

 

La carrera continúa. Una antigua practicante de la ciencia

dibujó bestias sobre las paredes de las cuevas

para mostrar a sus hijos, todos satisfechos de setas

y moras, qué sería seguro cazar.

 

Los hombres siguen corriendo tras las bestias.

Las mujeres de ciencia caminan más despacio, hasta la cima de la colina

y hasta la orilla del agua y más allá del lugar donde corre la arcilla roja.

 

Están llevando a sus bebés en los sujetadores que hicieron,

liberando sus manos para recoger los hongos.

 

También recomendamos: Postal de cumpleaños | Columna de Adrián Ibelles

 

Nota Anterior

Certifican Centro Histórico de SLP como Patrimonio de la Humanidad

Siguiente Nota

Dos mujeres y la escritura | Columna de Carlos López Medrano