DestacadasEstado

La UASLP no es para todos; 2 testimonios de aspirantes rechazadas

Por Xochiquetzal Rangel

A pesar de que en este año la Universidad Autónoma de San Luis Potosí incrementó por un 4 por ciento el número de estudiantes, solo 7,803 aspirantes lograron un lugar; es decir, el 45% de los 14 mil aspirantes a estudios universitarios en la UASLP, no lograron ingresar.

Darinka tiene 18 años, acaba de egresar de la preparatoria y buscaba ingresar a la Facultad de Ciencias de la Comunicación, decidió que la UASLP era la mejor opción por ser la más reconocida en San Luis Potosí. El domingo que no vio su número publicado se sintió mal con ella misma, ya que consideraba haberse preparado bien para los exámenes. El dolor se extendió al resto de la familia. “Mi mamá era la más esperanzada en que yo quedara en la Autónoma y cuando no quedé se puso muy triste”.

Tras no aparecer en las listas y sentirse mal por ello, decidió probar suerte en la Universidad Tecnológica para la licenciatura en Administración, ya que para su familia representa un gasto considerable y poco costeable que ingrese a una universidad privada. El plan familiar de Danika, para que no se quede sin estudiar, es que ingrese en administración y si no le gusta, volver a hacer examen en la FCC de la UASLP.

“Como no quedé en la Autónoma, estaba viendo a qué otra universidad meterme, y pues me llamó mucho la atención la Universidad Tecnológica, aunque no tiene comunicación, por el plan de estudios que tiene y las oportunidades laborales que ofrecen”.

Estudiar en una universidad privada en San Luis Potosí tiene un alto costo. Para los aspirantes a medicina que no quedaron, las opciones privadas que ofertan la carrera son UVM y Universidad Cuauhtémoc, donde las colegiaturas rondan entre los 7 mil y 15 mil pesos, mientras que ciencias de la comunicación está entre 8, 535 por mensualidad en la UVM y 3,850 en la Cuauhtémoc.

Karina también pertenece ese 45% que quedó fuera. Decidió presentar examen para la licenciatura en administración que que oferta la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, porque considera que es una de las mejores universidades del estado, y para ella para ella es importante estudiar en una buena escuela.

Como muchos estudiantes, se preparó y tuvo la esperanza de formar parte del próximo ciclo, ya que con 23 años no había podido dedicarse a los estudios; cuando no vio su número de matrícula en las listas sintió un vacío. Le corrieron unas cuantas lágrimas por la mejilla. “Me sentía un poco más segura que cuando presente en la Politécnica, pero cuando vi los resultados me puse triste, pero pues ya ni modo. Intentaré en alguna privada”.

De acuerdo a las cifras del del Sistema Educativo Nacional del ciclo escolar 2016-2017, solo tres de cada diez mexicanos entre 18 y 24 años, logró un espacio a nivel de educación superior.

Nota Anterior

El arte de conversar | Columna de Juan Jesús Priego

Siguiente Nota

Viaje sin retorno | Columna de Andrea Lárraga