#4 Tiempos

La sociedad civil está y seguirá presente | Columna de Educiac

Hace poco en un ejercicio de reflexión con algunas personas, vinculadas y no a las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en México, nos cuestionamos ¿qué consideramos que es una OSC? Este ejercicio de reflexión arrojó diversas opiniones, muchas congruentes entre sí, otras ambiguas, algunas cargadas de mitos, desconfianza y prejuicios del sector.

Algo que nos quedó claro es que, la sociedad civil no es un sector entendido de la misma manera por todas las personas, incluso creemos que hay pocas claridades sobre su quehacer, espacios que habita, origen y pertinencia de su existencia y formas de financiamiento.

Algunas organizaciones, como Educación y Ciudadanía A.C. (Educiac), abogan por la lucha colectiva de los derechos humanos, se posicionan en contra de las injusticias y desigualdades sociales, y/o exigen al Estado, el diseño e implementación de políticas públicas participativas, inclusivas y en favor de las personas segregadas históricamente en el país. Quizá no tenga que haber estándares para ser parte de la sociedad civil, pues dentro de ésta, se aglomeran y auto identifican una diversidad de colectivos, organizaciones, movimientos sociales y feministas, sindicatos, entre otras agrupaciones formales e informales. Esto implica que, el nacimiento de cada una de éstas tenga posicionamientos políticos distintos y que su nicho de lucha social sea diferente. Además, por su composición, las OSC presentan dificultad para su sostenibilidad en el tiempo.

Ante esto, las OSC han generado estrategias de subsistencia en conjunto, fuera de las prácticas cotidianas de financiamiento de los otros sectores económicos y políticos de la sociedad, debido a que no generan lucro, y tampoco son parte del Estado. Bajo un discurso de desacreditación al trabajo de las OSC, el actual gobierno federal tomó la decisión de retirar los fondos públicos asignados a éstas. Si no cuentan con esta fuente de financiamiento ¿cómo sostienen su labor? Algunas, a través de medidas de auto sustento -que implican un trabajo adicional al que realizan-, tales como la búsqueda de donativos por parte del sector empresarial, y/o mediante fondos internacionales de agencias y organismos.

Algunos fondos internacionales proponen el financiamiento en cascada, esto implica que algunas organizaciones brinden subvenciones a otras. Este tipo de financiamiento muchas veces genera ruido ¿pero de qué manera puede ser valiosa esta propuesta? Si las organizaciones trabajan unas con otras, con métodos transparentes establecidos, aportan a que se sostengan, articulen procesos y se fortalezcan en conjunto, más allá de sólo brindar y recibir una subvención, la incidencia y el impacto social es mucho más grande para construir el bien social. Son este tipo de estrategias, las que contribuyen a la existencia y permanencia de las organizaciones defensoras de derechos humanos. Desde Educiac nos articulamos con distintas OSC para realizar financiamiento en cascada en San Luis Potosí y en otros estados del país junto con un proceso de fortalecimiento, donde el aprendizaje mutuo es prioritario, respaldando propuestas de incidencia en políticas públicas, de sustentabilidad y crecimiento de éstas.

Este tipo de organizaciones existe porque es ineludible visibilizar la constante violación sistemática a los derechos humanos, es indispensable proponer espacios de participación, y porque reconocen que existen estructuras adversas de poder en la sociedad, que restringen a gran parte de la población mexicana, a vivir dignamente. Es por eso, que a través de éstas formas y/u otras legítimas y transparentes, la sociedad civil está y seguirá presente en México. #SíconlasOSC #NosFortalecemos.

«Prohibido prohibir» | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Cayeyo Jr: 32 años de prisión por el crimen del Campestre

Siguiente Nota

Soledad implementa acciones de desazolve para evitar inundaciones