#4 TiemposDeportesGame, set and match

Por la puerta grande | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

 

La cuasi regla que se presenta en el tenis es que quien ostente el número uno en el ranking mundial, tanto el varonil como el femenil, haya ganado al menos un torneo de Grand Slam, cualquiera de los cuatro existentes: Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon o Abierto de Estados Unidos. Esto debido a que estos torneos son los que reparten más puntos para sumar en la clasificación, siendo el máximo de dos mil puntos para quien se lleve el título. Así, es más fácil escalar en el ranking y llegar al número uno.

Sin embargo, siempre hay alguna excepción a la regla, por lo que es posible llegar a la cima del ranking sin haber ganado alguno de los cuatro torneos grandes. Esta situación se ha presentado en particular en la rama femenil: Dinara Safina, Jelena Jankovic, Simona Halep son las tres mujeres que han sido número uno del mundo sin haber ganado un major. En el caso de Halep, hasta ayer domingo 28 de enero ocupaba el puesto de honor.

Una cuarta tenista integraba este reducido grupo, la danesa Caroline Wozniacki, quien hace exactamente seis años, el 29 de enero de 2012, ocupó por última vez la cima del ranking. En total acumulaba 67 semanas como número uno del mundo y desde los medios de comunicación se ejercía cierta presión por tal situación. Aunque solo tenía 21 años de edad y mucho tiempo más de carrera para lograr una corona de Grand Slam. No obstante, tuvieron que pasar seis años para volver a estar en lo más alto, pero esta vez gracias a su victoria en la final del Abierto de Australia en la que derrotó a la rumana Halep. Por lo que invariablemente, ganara quien ganara dejaría de pertenecer al club.

Wozniacki vuelve al número uno mundial por la puerta grande. Las veces anteriores no tienen menor mérito, por supuesto. Pero hacerlo a través de un Grand Slam seguro le da un sabor especial. Felicidades, Caroline.

Tiebreak

Por el lado de los varones, Roger Federer se hizo de su título de major número veinte. Al estar ya en lo más alto de la historia del deporte blanco, sube otro escalón a los 36 años de edad. Derrotó en cinco sets al croata Marin Cilic, quien fue digno rival de Su Majestad, pero no le alcanzó para privarlo de obtener su título número 96 de carrera. Parece ser que este 2018 será otro buen año para Roger, en un constante ascenso luego de que en 2013 se encontraba a la deriva.

Nos leemos pronto.

@alejandrotello 

También recomendamosTenis desde el Cono Sur | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

#Tsss | ¿Bloqueó el PRI la precandidatura de Tekmol?

Siguiente Nota

(VIDEO) Compañeros de Marco Antonio cierran Prepa 8; exigen justicia