CiudadDestacadas

La publicación CanyBaLL lanza su primer ladrido

 

Un nuevo proyecto de crítica cultural hizo su aparición en San Luis Potosí

Por: Carlos López Medrano

Un xoloitzcuintle que dormita bajo el sol con total desparpajo es la imagen de portada del primer número de CanyBaLL, una nueva publicación de crítica y artes visuales que remueve lo que hace mucho estaba anquilosado en San Luis Potosí. De ahí parte la manifestación de intenciones, un proyecto de provocaciones e ideas, producto de un grupo contestatario, outsiders de agudeza y hechizo.

Rebosante de vida, CanyBaLL parece un producto de otro tiempo y a la vez luce actual. Rebelde, osada, anárquica, punky, la publicación está concebida como efluvio de inconformismo; sin filtros ni complejos, cada una de las colaboraciones representar un recreo en sí mismo, breves viñetas de una erudición que baja a tomar un trago de mezcal y en el que la forma no importa tanto como la pulsión, un nervio deseoso de levantar esas costras tan molestas que pretenden dictar el canon, una rutina que expelen sin tino y con total impunidad.

Coordinada por el artista visual Oswaldo Ramos, la publicación bimestral promete refrescar una escena cultural acostumbrada al membrete y aplastada por las relaciones públicas. En la primera de las entregas, aparecen textos de Carlos Blas Galindo, creador y crítico de larga trayectoria y también Tanja Mastroiacovo, quien despacha un relámpago dadaísta que no desmerece ante cualquier época.

El proyecto de Oswaldo Ramos se inclina a lo clandestino, el sitio de resistencia. Esa magia y crítica genuina que surge lejos de la palabrería de la academia malentendida y que lanza destellos desde el brindis de un bar. Todos los participantes son genuinos amantes el arte que emprenden la batalla desde la periferia.

Como no podía ser de otra forma, el epicentro de CanyBaLL estuvo en La Casa de las Bóvedas, lugar de reunión recurrente para los implicados. Los ejemplares repartidos entre los asistentes a la presentación tenían el aura de una promesa y al explorar el contenido no queda otra que aguardar con ilusión: que sea el primer paso de muchos más, un asalto valiente que mucho hace falta y que muy pocos están dispuestos a dar.

 

canyball

 

 

canyball

Nota Anterior

Habitantes de Milpillas se manifestaron en la FGESLP; piden liberar a detenidos

Siguiente Nota

Fiscalía de SLP investiga presunto abuso sexual y linchamiento en Milpillas