#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

La primera copa de Cafú | Columna de El Mojado

Historias del mundial

 

Cafú es el futbolista que más finales consecutivas de Copa del Mundo ha jugado, con tres: ganó la final de 1994, contra Italia; perdió la de 98, contra Francia y volvió a hacerse campeón del mundo, en 2002, contra Alemania.

Pero el vínculo de Marcos Evangelista de Morães, el nombre con el que fue bautizado Cafú, con la Copa del Mundo se dio en su primer minuto de vida, según contó el comentarista de TV Azteca Paco González hace unos días.

La leyenda de Cafú comenzó el día de su nacimiento, el 7 de junio de 1970. Ese día, un país tan futbolero y que ya se había reconciliado con los mundiales desde 12 años antes, como Brasil, estaba paralizado por el segundo partido de los verdeamarela en el Mundial de México.

Pero por más en que insistamos que el futbol puede detener a un país entero, la realidad es que siempre hay un grupo de personas: choferes de transporte público, meseros, médicos y enfermeros, trabajadores de medios y muchas otras profesiones y oficios que no pueden dejarse llevar por la fiebre del Mundial, aunque amen el futbol.

En esa misma situación estaban un grupo de médicos en una clínica de Sao Paulo ese 7 de junio de 70, en labor de parto con Cleusa Evangelista de Morães. Su esposo, Célio de Morães, un amante del futbol, seguro ha de haber estado en el momento de más nervio de su vida, sin saber si debía seguir al pendiente del alumbramiento de su hijo o de intentar relajarse, si fuera posible, con el Brasil vs Inglaterra que se estaba jugando en Guadalajara.

Ese partido vio una gran actuación de una selección brasileña plagada de estrellas y la que es probablemente, la más grande atajada de todos los tiempos, cuando Pelé se alzó por los aires, remató de cabeza y martilleó el balón hacia el marco, solo para que el espectacular Gordon Banks pudiera salvar su meta, en el primer tiempo.

Pero la coincidencia no era suficiente, ni la leyenda sería tan importante si el destino no hubiera puesto el nacimiento de Cafú en el siguiente nivel.

Inglaterra vs Brasil, Mundial de México 1970

En el estadio Jalisco, al minuto 59 del partido, Tostao pasó el balón a la banda izquierda a Paulo César, quien devolvió a Tostao. El volante brasileño hizo un par de dribles mientras entraba al área y después centró a la altura del manchón penal, donde Pelé bajó la pelota en dos movimientos y asistió a Jairzinho, que venció al mítico Gordon Banks con un disparo pegado al poste.

El grito de gol llenó seguramente las calles brasileñas, pero también, acompañó a Cafú cuando vio la luz por primera vez: Marcos Evangelista nació justo en el momento en que cayó el gol de Jairzinho, según la leyenda que hasta la fecha se cuenta en Sao Paulo.

Brasil ganó ese mundial en México y aunque faltaban todavía 24 años para que Cafú pudiera hacerlo él mismo, su vínculo con el Scratch du Oro estaba dado desde que llegó a la vida.

@RconRMacuarro

También recomendamos: El jeque árbitro | Columna de El Mojado

Nota Anterior

Morenistas no piden ni pedirán seguridad privada por encomienda de AMLO, según Melgar

Siguiente Nota

Adiós casa del Azul, quédate con tu mala suerte | Columna de Alma Barajas