#4 TiemposDesde mi clóset

La perspectiva de género en la función pública | Columna de Paúl Ibarra Collazo

Desde mi clóset  

 

 

Está a punto de comenzar una nueva administración pública federal, asimismo, se perciben algunos cambios en los gobiernos municipales y en los legislativos en los estados. Este periodo de coyuntura hace pensar en la necesidad de hacer una valoración sobre la forma en la que se ha transversalizado la perspectiva de género en la función pública.

Lo anterior debido a que los tiempos actuales obligan al funcionariado público a tener conocimiento en la materia. En primera instancia porque, derivado de las disposiciones de las leyes en materia financiera, es necesario que los presupuestos además de estar realizados con base en resultados, también tienen que tener claros los distintos enfoques de trabajo.

En este mismo tenor, la falta de una perspectiva de género en el ejercicio público tiene como resultado la reproducción de estereotipos que colocan a las mujeres en condiciones de desigualdad y desventaja. Un ejemplo de ello es el estudio que realizó en CUATE (Centro Universitario de Apoyo Tecnológico y Empresarial) UASLP, a petición de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en el estado para documentar la viabilidad de entregar concesiones de taxi en la ciudad. Este estudio, al no contar como eje teórico-metodológico a la perspectiva de género, no proyectó que la discriminación histórica que ha llevado a las mujeres a ser vistas como entes reproductores de la especie y la familia, les pone en desventaja a la hora de concursar en este procedimiento ejecutivo.

Este estudio, y el consecuente concurso derivó en la adjudicación de sólo 12 concesiones para mujeres ruleteras. Hecho por el cual, un grupo organizado de este gremio, acudió a la CEDH a presentar una queja contra la dependencia en el ramo, al ver agraviados los derechos humanos a la igualdad y no discriminación por razones de género a la hora de la entrega de las concesiones para el servicio de taxi. Que derivó en la recomendación 06/2018.

Luego entonces, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes emite una nueva convocatoria exclusiva para mujeres, en la que otorga un porcentaje extra de concesiones para ellas. Si bien, pareciera un suceso para el anecdotario, lo cierto es que sienta un precedente. Esto debido a que, aunque en el cuerpo de la recomendación no se expresa, es posible interpretar que la CEDH intenta argumentar la necesidad, de que, a la hora de construir tanto políticas públicas, como elaborar presupuestos o emitir convocatorias públicas e incluso licitaciones, es necesario pensar con un enfoque de género. Lo anterior con el objetivo de sopesar la severa carga de prejuicios contra las mujeres que derivan en violencia simbólica, institucional y política.

Resulta fundamental que el gobierno federal entrante, los municipios en todo el país, y las legislaturas, comiencen a incorporar en su desempeño de forma transversal no sólo en enfoque de género, sino una perspectiva interseccional que permita analizar de forma integral las necesidades de la población.

También lea: La violencia feminicida que no se detiene… | Columna de Paúl Ibarra

Nota Anterior

Memes & Mames (De cómo subirse al tren sin ser arrollado) | Columna de Daniel Tristán  

Siguiente Nota

El Tocho Bandera, las lágrimas, y los preinfartos | Columna de Alma Barajas