#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

La nueva revolución del futbol en África | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria

Desde que tengo memoria, cada cuatro años, al terminar la eliminatoria rumbo a la Copa del Mundo, se habla de una poderosa selección africana a la que hay que poner atención en el Mundial, pues puede dar la pelea.

Algunos aventurados hasta han puesto a algunas selecciones africanas como candidatas al campeonato del mundo, sobre todo después de las medallas de oro olímpicas obtenidas por Nigeria en 1996 y Camerún en 2000.

Nigeria además ganó plata en 2008 y bronce en 2016, mientras que Ghana obtuvo también bronce en 1992.

El principal motivo para pensar que habría un campeón del mundo africano era la potencia física del arquetipo del África negra. Desde 1990, las mejores actuaciones de selecciones africanas fueron con países que cumplen con ese perfil.

En 1990, Camerún, con Biyik, Roger Milla, Jean-Claude Pagal y Thomas N’kono, pudo vencer en el partido inaugural a Argentina y se clasificó a la siguiente ronda como líder de grupo. Después eliminó a Colombia y fue echada de la competencia en cuartos de final, el quinto partido, contra Inglaterra.

En 2002, Senegal repitió la historia de vencer en el primer partido al campeón del mundo, Francia y se metió a octavos de final como segundo de su grupo. En la segunda ronda echó a Dinamarca y fue eliminada por Turquía.

En 2010, Ghana pudo avanzar a la segunda fase pese a que compartían el grupo con Alemania. En octavos de final eliminaron a Estados Unidos y perdieron en penaltis los cuartos de final contra Uruguay, después de una mano en la línea de gol de Luis Suárez, en el último minuto de los tiempos extras.

Si bien ha habido interesantes generaciones del futbol africano, pues han tenido, por ejemplo, a los mejores centros delanteros del planeta en su momento, con el camerunés Samuel Eto’o y el marfileño Didier Drogba.

Selección de Camerún

Pero nunca un equipo africano, del África negra, ha logrado acercarse a las expectativas que se han creado para las selecciones del África central, cerca del golfo de Guinea: Costa de Marfil, Ghana, Nigeria y Ghana.

Para Rusia 2018, solo Nigeria y Senegal representarán a la raza negra africana en la Copa del Mundo.

La nueva revolución del futbol en África ha llevado a la Copa del Mundo a tres selecciones del norte del continente, árabes: Marruecos, Túnez y Egipto.

Egipto no llegaba a un Mundial desde 1990, Marruecos desde 1998 y Túnez desde 2006.

A ellos, se suma Arabia Saudita, este en Asia, como clasificado árabe. Esto es apenas cuatro años antes del primer campeonato del Mundo que se realizará en aquella zona, el de Catar 2022.

Al África subsahariana le beneficia la cercanía geográfica con los grandes clubes del mundo, para lo que solo falta cruzar el Mediterráneo. Pero también le afecta, pues muchos jugadores de origen africano terminan jugando al futbol con selecciones europeas.

El fracaso del futbol en el África central será más evidente en 2018 por la ausencia en el mundial de muchas de las más importantes selecciones de ese continente, incluyendo a Camerún, campeón africano.

Pero ni la África central ni la subsahariana tienen la clave para el éxito futbolístico. El error de todos fue pensar que las condiciones físicas son determinantes en el juego.

@RconRMacuarro 

También recomendamos: Jémez tenía razón | Columna de El Mojado

Nota Anterior

TRI-polaridad | Columna de Emmanuel Gallegos

Siguiente Nota

Orizatlán | Columna de Luis Moreno Flores