#4 TiemposColumna de Miguel Ángel Paisano Parga

La mafia del poder y el altiplano | Colaboración de Miguel Ángel Paisano

Antorcha campesina mantiene el su alianza con el gobierno

 

Todo el mundo se empeña a tratar con pinzas al gobernante en turno, sobre todo si es gobernador del estado, y si acaso se pretende decir una crítica incluso por columnistas, primero tienden a decir un halago o justificación: es buena gente, no le informan, no lo han dejado decidir, lo presionan, y así hasta el infinito de justificaciones, pero al pan, pan y al vino, vino. Entonces, definamos el término mafioso: es lo dicho de una persona, que pertenece a la mafia, o que tiene una manera de actuar que se asemeja a la suya, es decir, con opacidad y al margen de la ley.

Entonces, de dónde proviene el atrevimiento de adjudicar a nuestro gobernador, Juan Manuel Carreras con un adjetivo tan duro. No se refiere a la pertenencia a la mafia, NO (y eso que es del PRI). Proviene de que como gobernador del estado ha tenido una manera de actuar con opacidad y al margen de la ley, y las elecciones que recién inician han destacado este hecho.

Por un lado, vemos a un gobernador constitucional del estado, que convocó a los involucrados en la firma de la Declaratoria por la Democracia a traducir el proceso electoral en una fiesta de libertad, espíritu cívico y paz social como valor de la democracia. Y que declaró que asumió su compromiso como autoridad de gobierno, para que la elección se desarrolle al margen de influencias indebidas que alteren la equidad y la imparcialidad en la renovación de los poderes constitucionales por medio del sufragio.

Por otro lado, vemos a un gobernador que se empeña en ser jefe político de su partido, que se compromete a llevar seiscientos mil votos para un candidato presidencial, aunque para ello deba actuar con opacidad y al margen de la ley, al pactar con grupos tan cuestionables como Antorcha Campesina, que en los últimos quince días se sirvió con la cuchara grande en los municipios de Mexquitic, Villa de Ramos y Salinas, donde los trailers atiborrados de cemento fueron entregados en las sedes de Antorcha, a la vista de todo el mundo y personalmente por los próximos candidatos, postulados por el mismo PRI, y no solo eso, en redes sociales un Iván Ruiz Gómez, ex candidato de Antorcha en el pasado proceso electoral, denunció que se les obliga a firmar una carta compromiso para votar por todos los abanderados del PRI.

Incluso, la famosa carta trae espacio para la firma de un testigo, prácticas que se creían ya superadas, pero que exhiben el modo que linda en lo ilegal de conducirse de los aliados y socios electorales del gobernador Carreras.

Ya habíamos señalado que Antorcha había doblegado al gobernador Carreras, ya que se le entregó todo el IV distrito local, pero no es la primera vez ni el único caso en que esto ha sucedido; en la propia capital del estado, el gobierno estatal adquirió un predio que había sido invadido por antorchistas, en la colonia Margarita Morán, en la capital potosina, y solicitó al Congreso del Estado que se lo adjudicara a los propios invasores, es decir los integrantes de Antorcha.

Por acciones como esa, las declaraciones del gobernador para garantizar equidad e imparcialidad, caen en el vacío, ya que mientras él estaba firmando y declarando su respeto a las instituciones en las oficinas del Ceepac, en los municipios de Salinas, Villa de Ramos y Mexquitic, sus aliados electorales, no paraban el reparto de cemento, y la recolección de cartas compromiso de votos a favor de los candidatos antorchistas y priistas.

Bien dice el dicho: dime con quién andas y te diré quién eres; mafioso por opacidad y conducirse al margen de la ley, a menos que demuestre lo contrario, poniendo orden en el ámbito de su competencia, por el bien del proceso electoral y del Estado.

 

TODOS CONTRA TODOS O TODOS CON TODOS

Comenzó ya el proceso electoral, el Altiplano adquiere un interés que no había tenido hasta el pasado proceso electoral, en que fue clave para el triunfo, sobre todo del actual gobernador Carreras López, acostumbrados a enfocar las baterías en la Huasteca, donde ha sido semillero de votos y fiel de la balanza en los procesos estatales.

Casi nadie advirtió los votos del altiplano potosino, que al final de la jornada electoral inclinaron la balanza a favor del actual gobernador, pero cada proceso es diferente, cada elección se tejen historias nuevas, los amigos que eran ya no lo son. Los aliados cambian, sobre todo en las circunstancias de procesos tan reñidos como el de este año.

Ya se había mencionado la desbandada de priistas que no estaban de acuerdo con el apoyo que su partido ha brindado al Movimiento Antorchista (al asignar la candidatura del IV Distrito), otorgándole la mayoría de las candidaturas, pero no se había contemplado que sería en la cabecera municipal de Matehuala (Primer Distrito federal) donde iniciara dicha desbandada.

Comenzando por Rosy Segovia, quien aspiraba a ser ella la abanderada priista a la diputación por el Primer Distrito federal, y quien sin el menor rubor, apoya al abanderado de la Alianza por México, Juan José Jover, además de Fermín Ávila Lucero, ex presidente municipal de Matehuala y también priista. Hasta hoy no se sabe si eso le sumará o restará votos al candidato a diputado, mejor conocido como “Cachetes”.

Lo único cierto es que existe un descontento en el tricolor, y ese descontento se reflejará en las urnas.

Por lo pronto, en el IV Distrito local, los candidatos tanto a diputados como a presidentes municipales, se encuentran a la espera de que les sea reconocido su registro y más de uno, comenzó a sudar frío. Sobre todo, después de enterarse de la pérdida de registro (por ahora) de Xavier Nava, aspirante a la presidencia municipal de San Luis Potosí, por el detalle de olvidarse de presentar un informe de gastos, por lo que en el IV distrito parece que apenas se acaban de dar cuenta de que les urge un equipo jurídico en sus campañas.

A ver si no lo integran después de que se les niegue el registro por alguna inconsistencia, y es que algunos llegaron al registro sin la papelería más elemental como actas de nacimiento o constancias de residencia, que esperan subsanar en los próximos días pero la pregunta obligada sería, si no pueden integrar ni su expediente de un registro de candidatura, ¿podrán integrar expedientes técnicos de obras?

También recomendamos: El idilio de Antorcha Campesina y el PRI se desmorona en el Altiplano | Colaboración de Miguel Ángel Paisano

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 6 de abril en SLP

Siguiente Nota

El orden de las cosas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”