#4 TiemposDesde mi clóset

La iglesia potosina y sus discursos de odio | Columna de Paúl Ibarra

Desde mi clóset

 

En la actualidad, existe en San Luis Potosí, una disputa entre bases ideológicas que históricamente se han enfrentado. En el centro de esta discusión se encuentran dos temas, que, para San Luis Potosí, son fundamentales de resolver a través de la legislación local. En primera instancia, el tema de la interrupción del embarazo, que desde hace décadas se ha puesto en la agenda, mantiene una constante resistencia por parte de tomadoras y tomadores de decisiones. Por otro lado, el matrimonio igualitario, que, si bien ha sido un tema superado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sigue tensando las curules potosinas.

Al respecto, es necesario puntualizar que cada vez que estos temas se colocan en la agenda pública, diversos sectores muy focalizados de la ciudadanía, manifiestan su descontento. De forma recurrente, estas personas pertenecen a grupos religiosos, organizados de manera tal que, pueden llegar a irrumpir la presentación de una iniciativa en la tribuna del Congreso del Estado.

De la misma manera, líderes religiosos, con total displicencia pueden emitir discursos de odio que colocan a las mujeres y las personas de la diversidad sexual en situación de vulnerabilidad. Equiparar el feminicidio con un aborto, no habla sino de la ignorancia y uso tendencioso de la información con el objetivo de provocar violencia.

Es necesario decir con todas sus letras que los grupos religiosos potosinos están llevando a cabo campañas de odio, y violencia que solo abonan al clima crítico que se vive en el estado. Por lo que es necesario que las autoridades en el ámbito de sus respectivas competencias, lleven a cabo acciones que permitan a todas las personas vivir libres de estigmas y discriminación.

Incluso, es fundamental que se busque la generación de procesos para la reparación del daño y una lucha sin tregua para lograr la justicia social. Hay un amplio camino por recorrer para lograr la emancipación de las mujeres ante el estado patriarcal y feminicida.

También lea: La desbordaba violencia contra ellas | Columna de Paúl Ibarra

Nota Anterior

Comienzan los tapes y destapes | Columna de Ricardo Sánchez García

Siguiente Nota

Los provida adelantan “suicidio político” a diputados si aprueban aborto en SLP