Estado

¿La FUP ofrece becas falsas? Escándalo salpica al PRI, al gobernador y a la UASLP

Por Edgar Santillana

Las irregularidades en las becas de transporte ofrecidas por la FUP a estudiantes siguen creciendo; esta vez ha quedado al descubierto que dicho programa de asistencia no es más que una simulación, toda vez que la FUP no cuenta con recursos para solventar dichos apoyos, además de que solicitan la credencial de elector como requisito indispensable para acceder a ellos; dejando entrever que se trata de una operación política.

Luego de que se diera a conocer que la Federación Universitaria Potosina (FUP) pidió, en total secrecía, al Gobierno del Estado 10 millones de pesos presuntamente para apoyos de transporte a estudiantes, LaOrquesta.mx se comunicó con diferentes líderes estudiantiles, quienes han dejado al descubierto que todo se trata de un apoyo fantasma.

La FUP, según fuentes que se encuentran inmersas en el equipo de trabajo de esa organización, no cuenta con recursos suficientes para ofrecer apoyos de esa magnitud, pues se han ofrecido becas de descuento del 100% en el pago del camión urbano, a través del depósito de mil 600 pesos mensuales a 4 mil 500 alumnos.

Esto se traduce en que la FUP debería otorgar un total de 7 millones 200 mil pesos mensuales en becas, lo que en un año escolar universitario (10 meses) serían un total de 72 millones de pesos, una cantidad que ni la propia Universidad Autónoma del Estado podría destinar a becas de este tipo, pues asciende a casi el 30% del presupuesto anual que recibe por parte del Gobierno del Estado, que para este 2018 será de 213 millones 402 mil 206 pesos, según datos del Presupuesto de Egresos aprobado en diciembre del año pasado.

El monto de mil 600 pesos mensuales ofrecidos por la FUP demuestra que no se realizaron los cálculos más indispensables para un programa de asistencia, pues con mil 600 pesos mensuales un estudiante podría pagar 5.9 pasajes diarios, lo que es igual a 177 viajes en camión urbano al mes. Regularmente, en SLP, puede cubrirse una ruta o llegar a cualquier destino con un solo trasbordaje, en términos simples, con tomar 2 camiones se llegaría a cualquier lugar de la ciudad. Es decir, no es necesario cubrir casi seis pasajes todos los días.

Si bien la FUP solicitó al gobierno estatal 10 millones de pesos y la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (SEGE) ha dicho que tiene un fondo también de 10 millones de pesos que podría destinarse a estos rubros, no hay ninguna garantía de que el Ejecutivo estatal otorgue dicha cantidad de dinero. Peor aún, las probabilidades de que eso ocurra son mínimas. Además, el fondo de la SEGE tendría que ser repartido entre varias universidades del estado, por lo que aún en el mejor de los escenarios, la FUP no podría conseguir ni la cuarta parte de los recursos que ya prometió a los estudiantes.

Una líder estudiantil de la UASLP, a quien para fines de este reportaje llamaremos María Guadalupe Vera Blanco, ya que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias por parte de la Federación Universitaria y algunas Consejerías de Alumnos, relató cómo ocurrieron las negociaciones al interior de la organización estudiantil y, posteriormente, con el Gobierno del Estado.

Vera Blanco Indicó que inicialmente tanto la Presidencia de la FUP como la vicepresidencia y las Consejerías de Alumnos, trabajaron en conjunto para realizar un compendio de peticiones al Gobierno del Estado, logrando así un pliego petitorio de 5 puntos que, entre otras cosas, demandaba la cancelación del aumento a la tarifa del transporte público anualmente y la creación de la “Uniruta”. Sin embargo, Alexis Pérez Guerrero, presidente de la Federación, intentó reformar el pliego petitorio, lo que provocó discusiones y la separación del equipo de trabajo de la vicepresidencia y algunos consejeros alumnos.

Así, Pérez Guerrero se cobijó únicamente con los representantes estudiantiles que lo apoyaban y agregaron a dicho pliego, sin consultar a nadie, 3 puntos más en el que destaca la petición de los 10 millones de pesos. Estos últimos puntos fueron omitidos en la presentación ofrecida a los medios de comunicación y además fue negociado en total secrecía con el subsecretario de Gobierno, Aureliano Gama Basarte, quien recibió a la comitiva de estudiantes en el Palacio de Gobierno en representación de Juan Manuel Carreras.

Esta información fue confirmada por otro líder estudiantil cercano a la vicepresidencia de la FUP, quien también pidió permanecer en el anonimato, y que para fines de esta nota llamaremos Joel Martínez Rosas. Este universitario recalcó que el documento presentado ante Gobierno era desconocido para los líderes universitarios que fueron “relegados” por la presidencia de la FUP, y que no se informó que se realizarían esos cambios al pliego original.

 

SUMISIÓN A CAMBIO DE “ACUERDOS”

María Guadalupe, por su parte, reconoció que gran parte de los desacuerdos se dieron debido a que el presidente de la FUP insistió en dirigirse al gobierno estatal en actitud “pacífica y muy tranquilos”, pues iban a buscar el diálogo y “un acuerdo”. La sumisión que el máximo líder universitario intentó imponer molestó a Gibrán Dalí Espriella Gutiérrez, vicepresidente de la FUP, quien reviró que el grupo debería exigir únicamente que se revirtiera el aumento a la tarifa del transporte.

Martínes Rosas agrega también que fue el presidente de la Federación quien realizó dichos cambios de manera autoritaria y “con fines desconocidos”, razón por la cual, varios consejeros decidieron desertar de las negociaciones, pues éstas habían tomado otro rumbo.

Guadalupe Vera, por otro lado, considera que esa actitud pasiva se debe a que la presidencia de la FUP está estrechamente ligada al PRI, al igual que el grupo Expresión Universitaria (Exu), del cual emana Alexis Pérez Guerrero.

La estimación de la chica es que el representante de los universitarios no quiere afectar al gobierno estatal, cuyo origen partidista también está en el PRI. “Sabemos que Exu y la Presidencia (de la FUP) está vinculada con el PRI. Yo creo que eso se dice a voces, pero todos lo sabemos, entonces ellos querían llegar ya no de una manera pacífica sino pasiva”.

 

APRENDIENDO DE AUTORITARISMO Y GUERRA SUCIA

La líder estudiantil entrevistada por La Orquesta declaró que el vicepresidente de la FUP pidió a Alexis Pérez firmar un documento donde se comprometía a dar las 4 mil 500 becas prometidas. Ello con el fin de que quedara establecida la garantía de que se cumpliría dicho apoyo. Esa petición se convirtió en un motivo para que el Espirella fuera expulsado de las negociaciones con el Gobierno del Estado.

El miércoles por la tarde, el medio local Plano Informativo informó que Annuar Kasis Ariceaga, Secretario General de la UASLP, trató de intimidar a los líderes estudiantiles para que evitaran emprender acciones en contra del alza al servicio de transporte público. La nota provino de un “boletín”, presuntamente firmado por Gibrán Espirella.

Para los integrantes disidentes de la FUP, es claro que “querían manchar la imagen de Jibrán para ponerlo contra todas las personas mencionadas en la nota y dejarlo fuera (de las negociaciones). Nada más embarran un poco a Alexis para despistarle pero al final al que afectan es a Gibrán”, consideran.

Los chicos aseguran que esa puntada fue una conspiración orquestada por el mismo presidente de la Federación contra su par, pues al poco tiempo de publicada esta información, la FUP envió un comunicado de prensa donde se le cuestiona al vicepresidente su actuar y además lo acusan de haber sostenido conversaciones “a solas” con el gobierno del estado.

IGNORANCIA, INGENUIDAD Y ¿EL PRI?

Al cuestionarle a Martínez Rosas sobre si considera que hay intereses políticos detrás de las acciones de la FUP y las diferentes irregularidades que han salido a la luz, él dijo que la forma en que se han hecho ciertas cosas “da a entender que muy probablemente así sea, puesto que se ha llegado a relacionar al presidente (de la FUP) con el PRI”.

Al respecto de que se pidieran credenciales de elector para poder ser acreedor a una de las becas de transporte prometidas, María Guadalupe Vera Blanco recordó que quien destapó esta información fue Alberto González Hernández, consejero alumno de la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FCC), quien a través de una publicación de un grupo en

Facebook de alumnos de esa institución, pidió a los interesados presentar copias de la credencial del INE como requisito indispensable para acceder a los apoyos.
Por su parte, Joel Martínez considera que el pedir credenciales de elector en temporada electoral “se presta para pensar que es para apoyar a un independiente o afiliarse a algún partido. Por ello hay mucha molestia entre los estudiantes”.

Esta petición resulta anormal para los procesos de apoyos que entrega la Universidad Regularmente se pide la clave única del alumno y su credencial universitaria, nunca el INE. En la publicación mencionada antes, los alumnos reclamaron por el requisito. Incluso algunos acusaron una operación política para afiliar a los jóvenes a algún partido como el PRI, sin su consentimiento, lo que la Ley electoral vigente en el estado considera un delito.

Ante las reacciones, González Hernández no logró responder a los cuestionamientos y optó por denostar a algunos de los estudiantes que comentaron la publicación en la red social, indicando que sólo trataban de confundir a la comunidad universitaria con información falsa.

El consejero alumno de la FCC aseguró que pedir esta credencial parte de un “proceso meramente administrativo” que realizaría la Federación Universitaria Potosina. Ese proceso no logra clarificarse hasta hoy.

Comentarios más abajo, alguien preguntó cómo podrían tramitar los apoyos los estudiantes menores de edad que aún no contaban con credencial de elector. La respuesta del consejero terminó por contradecirse hasta reconocer que no era necesario el documento, sino sólo la universitaria. Situación que generó aún más incertidumbre y sospechas.
María Guadalupe Vera Blanco indicó que estos requisitos fueron impuestos por la presidencia de la FUP, en la que no se tomó en cuenta el consentimiento de nadie, ni de la propia UASLP.

“RIDÍCULO, IMPOSIBLE”, DAR BECAS DEL 100 POR CIENTO

LaOrquesta.mx contactó a Alberto González Hernández para que fijara una postura frente a los hechos. En un primer momento, el chico negó que el pliego autentico (el entregado al gobierno del estado) no se hubiera presentado ante los medios de comunicación pero ante las pruebas reconoció el hecho y se limitó a decir que el próximo martes ofrecerán información al respecto para aclarar la situación.

“Sí hay una razón por la cual no coincide lo expresado en el comunicado de prensa y lo publicado por mí en la tarde. Me disculpo ante el hermetismo que pudiera generar el no decirlo todavía, pero cuando se dé la razón va a tener sentido”, declaró.

Y agregó que “no tiene nada qué ver con que los representantes estudiantiles nos apropiemos de esos recursos, no va por ahí, pero entiendo la desconfianza que generó en la ciudadanía. Pero hay una razón, te digo, pero no la puedo yo comentar”.

Respecto a que soliciten credenciales de elector para poder acceder a las becas de transporte, González Hernández dijo que este documento oficial se pide porque en él viene el domicilio, a diferencia de la credencial universitaria que no contiene este dato. Para él, saber dónde viven los solicitantes es determinante para medir su nivel socioeconómico.

Cabe mencionar que cada inicio de semestre, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí exige a los alumnos una “ficha de datos” actualizada donde deben indicar su domicilio y otros datos. Documentos como los recibos de pago de servicios también podrían cumplir la función que busca la FUP, evitando controversia.

A pregunta expresa de por qué no se informó a los estudiantes que la INE se pide para revisar el domicilio, el joven universitario respondió que “tampoco sabía para qué se requería” y agregó que “yo tuve que hablarle a la Federación, te lo digo con toda honestidad, yo tampoco sabía. Pero era eso. No tiene qué ver con una campaña de afiliación al priismo”, defendió.

También se le cuestionó sobre cómo fiscalizarían los 10 millones de pesos para que el proceso fuera transparente y se garantizara que los apoyos fueran entregados. Su respuesta fue que “no hemos llegado hasta ese punto porque no es nada oficial todavía. No tenemos ese recurso. No es algo que esté concreto”.

Aseguró que se trata de un recurso que será manejado únicamente por “liderazgos estudiantiles”, es decir, la FUP y los Consejeros; es decir, ninguna autoridad entrenada o con el conocimiento en transparencia y rendimiento de cuentas ayudará a los chicos a administrar la friolera de 70 millones de pesos.

Contrario a lo dicho por González Hernández, Joel Martínez Rosas explicó que la FUP presumió que ya tenía dicho recurso y que incluso manejaban cantidades “demasiado grandes”. “Si hacemos el cálculo de 4 mil 500 (becas) por los mil 600 (pesos) pues nos da una cantidad muy grande de dinero. Entonces no sabemos si ya se tenían o de dónde va a salir ese dinero”, reconoce.

Martínez Rosas afirmó que la FUP es incapaz de solventar un programa de becas como el ofrecido:“no, jamás. Lo que viene siendo la Federación, jamás. La verdad se desconoce de dónde (podrían sacar el recurso). Yo creo que tendrían que solicitarle al Gobierno del Estado, porque de otra forma jamás”.

El joven dejó entrever que este programa asistencial no tiene ningún sustento que lo haga factible. Al cuestionarle si la Federación estaba ofreciendo becas que no podía dar, tuvo que reconocer que “tal vez así sea”. Es más, hasta hoy nadie sabe cuántas solicitudes han llegado para las becas y cuántas están ya comprometidas, “porque a la vicepresidencia no han llegado. Tampoco nada respecto a las INEs”.

Sobre la cantidad de becas y el monto de éstas, dijo que durante la conformación del primer pliego, cuando aún no se fragmentaba el grupo, “nunca se habló de cantidades”, hasta que Alexis Pérez lanzó las convocatorias por sí solo. “Las cantidades que prometen y que se les va a descontar el cien por ciento es algo ridículo, imposible”.

El muchacho reconoce que solicitar la credencial de elector fue instrucción del Presidente de la Federación y que de acuerdo a como se han establecido las condiciones, los estudiantes universitarios menores de edad “yo creo que no podrían acceder al apoyo”.

Ante todas estas irregularidades, las autoridades de la UASLP han callado y no han fijado una postura ante la situación. El rector, Manuel Fermín Villar Rubio no se ha pronunciado al respecto. Esa actitud de lejanía incluso fue señalada por el propio presidente de la FUP en su rueda de prensa con los medios el miércoles pasado.

A raíz de que la controversia por las becas, el aumento al transporte y el pliego petitorio aumentado llegó a los medios de comunicación locales, Alexis Pérez Guerrero y Gibrán Dalí Espriella Gutiérrez dejaron de responder sus aparatos telefónicos. La solicitud de una entrevista por parte de La Orquesta todavía no ha sido respondida.

También recomendamos: 

#BaiaBaia | FUP escondió petición de 10 mdp al gobernador para becas de transporte

#BreakingNews | Ni usan el camión, pero a 2 días del aumento los líderes de la FUP ya reaccionaron

Partidos políticos se infiltran en elección de la UASLP

Nota Anterior

Secretaría de Salud recibirá medicamentos comprados el año pasado

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 22 de enero para SLP