#4 TiemposColumna de Sebastián EscorzaDeportes

La final de la esperanza | Columna de Sebastián Escorza

En Cancha Rival

 

-La esperanza se levanta como un ave fénix de las cenizas de los sueños rotos

Tottenham y Liverpool se verán las caras el próximo 1 de junio en la final de la Champions League, la primera para el conjunto londinense que, dicho sea de paso, nadie esperaba ver en estas instancias de la máxima competencia europea a nivel de clubes. Fue una travesía difícil para los Spurs, quienes compartieron grupo con equipos notables como el Barcelona y el Inter de Milán, en contraparte, el PSV era, junto con el Tottenham, la víctima en esta fase del torneo.

Por poco y el Tottenham se tuvo que conformar con ir a la Europa League, torneo en el que Chelsea y Arsenal disputarán la final en Azerbaiyán, pues los pupilos de Mauricio Pochettino empataron en puntos con el Inter, y tuvieron la misma diferencia de goles, pero la ofensiva londinense los metió a octavos de final, instancia en la que chocaron contra un Borussia Dortmund que vino de más a menos en el año futbolístico.

Sorpresivamente los Spurs doblegaron a los alemanes y los eliminaron de la justa con una goleada. La hazaña no se quedaría solamente hasta ahí, le siguieron el Manchester City, actual campeón de la Premier League y en semifinales, con un milagro, eliminaron a un Ajax cuyos jóvenes no se doblegaron ante los gigantes del continente.

Mientras tanto, los reds tuvieron una travesía un tanto más asequible, y en la que, sin duda, vinieron de menos a más pues, a decir verdad, yo no los imaginaba dando la voltereta al Barcelona en Anfield luego de que un equipo más modesto como lo es el Estrella Roja de Belgrado los hizo temblar en la fase de grupos.

De una forma u otra el grupo C de la Champions League fue considerado “el grupo de la muerte”: Liverpool, Paris Saint-Germain, Napoli y Estrella Roja dieron buenos partidos y el conjunto dirigido por Jürgen Klopp pasó por un auténtico calvario para dejar en el camino al Napoli.

En instancias eliminatorias se enfrentaron al Bayern Münich que, si bien es el campeón de la liga alemana esta temporada, se coronó más por los desaciertos del Dortmund que por una excelente campaña; al equipo del Cormorán no le costó trabajo eliminar al conjunto dirigido por Niko Kovac.

Para los cuartos de final los reds apabullaron al FC Porto y el verdadero milagro llegó hasta las semifinales contra el Barcelona. Si bien en el partido de ida en el Camp Nou el conjunto inglés se mostró con más argumentos para llegar a Madrid, la genialidad de Messi y las fallas de Liverpool casi sentenciaron la serie con un 3-0.

Pocos creían que Liverpool podría dar la voltereta en el milagro de Anfield, más si se toma en cuenta que Mohamed Salah y Roberto Firmino no pudieron jugar el partido. No obstante, Divock Origi y Georginio Wijnaldum se pusieron la camiseta y exhibieron totalmente a un Barcelona que no pudo evitar caer en el partido de vuelta.

Milagro y Esperanza

Estrategia o no, a veces en el futbol también suceden milagros, y lo que muchos pensábamos que sería una final Barcelona-Juventus (para ver quizá un último enfrentamiento entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi), se convirtió en un Tottenham-Liverpool, equipos con un tremendo poderío en la ofensiva, bien ubicados en la tabla y con argumentos para disputar una final de esta clase.

Ambos equipos no dejaron de soñar y nunca perdieron la esperanza, a pesar de que Ajax metió gol de visitante en el estadio de Tottenham, y aunque Liverpool debía marcar 4 goles a un titán como el Barcelona, ambos lograron llegar a la tierra prometida.

Esta sería la primera orejona de los Spurs, un equipo que supo vencer a los grandes de Europa; en contraparte, si Liverpool gana, sería su sexta copa y se convertiría así en el tercer club más ganador de Champions League solo por detrás del AC Milán, que tiene 7 ligas, y el Real Madrid, con 13 copas.

Todo parece indicar que los milagros son solo para aquellos que nunca pierden la esperanza; hoy por hoy, Tottenham y Liverpool lograron llegar a la final sí, con un buen esquema de juego, pero sin bajar los brazos ni dejar de soñar con la gloria.

¡Que gane el mejor!

También lee: ¡Felicidades San Luis! | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Gilberto Hdz hizo 3 cambios en su gabinete; una dirección desapareció

Siguiente Nota

Potosino desapareció en Texas; ofrecen 3 mil dólares para hallarlo