DeportesTercer tiempo

La evolución mexicana llega desde Europa | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Hace años el continente europeo se visualizaba muy distante desde este lado del océano Atlántico, las puertas para llegar allá en el aspecto futbolístico estaban casi cerradas, hasta que llegó un conquistador mexicano. Si acá llego Hernán Cortes a conquistar México, a España llegó Hugo Sánchez, en donde no la tuvo nada fácil, lo llamaban indio y burro, hasta esclavo le llegaron a gritar, pero supo bien nuestro Hugo por donde atacar, primero se fue al Atlético de Madrid en donde luego de seis meses estuvo a punto de regresar Pumas, pero a costa de chilenas y goles terminó dejando al Atlético, para mudarse a unas cuantas manzanas de ahí, rumbo al Real Madrid, en donde finalmente se convirtió en Hugol.

Luego de los cinco pichichis de Hugo Sánchez, quedó una puerta abierta en España y el resto de Europa, pero el viejo continente siempre fue malo con los mexicanos, ya que luego de una mala campaña, regresaban al país sin poder consolidarse y con el sueño destruido de hacer una hazaña parecida a Hugo Sánchez. El ejemplo más claro es el ahora cronista deportivo el Dr. García, donde luego de tres años en España en donde sin importar que en su primer año fue figura, en las otras dos no tanto y terminaron por mandarlo de “retache” a México.

Pero luego de la llegada de nuestro segundo emperador azteca, Rafael Márquez, el panorama parece haber cambiado totalmente, desde la marcha de Rafa a Mónaco, ahora los mexicanos figuran en el futbol europeo, ya sea en España, Holanda, Francia, Italia, Alemania o Inglaterra.

Múltiples jugadores han militado en equipos de varios países europeos, en donde aparte de llegar a ser figuras, logran consolidarse y permanecer varios años en el viejo continente. Héctor Moreno, el ahora nuevo refuerzo en la saga para la Roma, ha estado en Europa por 10 años, pues llegó en el 2007 al AZ Alkmaar con apenas 19 años. Se ha convertido de inmediato en referente en los equipos en donde ha pasado el defensa mexicano, hasta terminar convirtiéndose campeón de la liga holandesa en dos equipos diferentes.

Hacer una cuenta de los caídos nos llevaría muchas páginas, aunque creo que lo que sí podemos mencionar es que Europa no es para todos, ya que los que regresan con el fracaso en la maleta, por alguna extraña razón, ese es el principio del fin para sus carreras. Jugadores como “Maza” Rodríguez, “Kikín” Fonseca y  Omar Bravo, en su regreso no rindieron ni la mitad de cuando zarparon rumbo a Europa, y ahora se encuentran retirados o jugando en equipos chicos, con la esperanza de poder revivir sus mejores momentos.

Maldición para unos, bendiciones para otros, representa el anhelado sueño europeo, pero afortunadamente para la selección mexicana ya son más los sueños logrados que los fracasos, aunque algunos obtuvieron una segunda oportunidad en Europa sin ganársela, como es el caso de Carlos Salcedo, el cual llega en calidad de préstamo al Eintracht Frankfurt (sigue perteneciendo a las Chivas), donde dicho sea de paso, será compañero de Marco Fabián. Fabián que también es otro de los que han tenido oportunidades futbolísticas pero parece que ahora en Alemania se ha logrado establecer, algo que ni con las Chivas ni el Cruz Azul logró.

El tema aquí parece meramente individual, pero no es así el caso, ya que el nuevo fogueo que está teniendo más constante el futbolista mexicano es para mejorar en todos los niveles, mentales y físicos y así también inculcar a los jugadores nacionales en estar siempre en una etapa de constante superación y no en un estancamiento como en generaciones pasó, con este nuevo modelo de jugador mexicano esperemos sea a favor de tener una selección nacional que finalmente destaque en competencias internacionales.

@H_dmgz

También recomendamos: Draft mexicano, ¿mercado de jugadores o de ganado? | Columna de Héctor Morán  

Previous post

Gobierno de SLP ofrece 1mdp para bloquear La Orquesta

Next post

¿El cobre se transforma en oro? | Columna de Emmanuel Gallegos