#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

La derrota, responsabilidad del jefe | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

No habrá vencedores, solo vencidos y huérfanos.

Los encuentros inesperados, a veces son los que mayor sorpresa causan. Cuando es un familiar que viene de lejos, un amigo de años o un encuentro con alguna persona que no conoces y de pronto se cruzan y se fortalece un lazo de amistad o de otro tipo, digamos más íntimo.

Con el tiempo la satisfacción queda en tu memoria con la sensación de plenitud. Las personas cambian con el tiempo y tal vez aquellos encuentros no sean tan gratos como esperabas, sin embargo, a pesar de ello sabrás que aún existe ese común denominador de atracción.

Se dice que de algún modo, esto ocurre con las profesiones; la buscas, la encuentras, te alejas o la refuerzas, casi siempre para bien, pero existe una en particular. La profesión más antigua de la humanidad, solo después de la prostitución: el profesional de la política.

Comienza casi siempre en la juventud, en algunos casos al entrar en la secundaria o preparatoria, donde puedes inscribirte en alguna planilla de la escuela o comenzar en alguna organización social o religiosa, otros prefieren irse directo y realizar su “pininos” en algún partido político.

El joven se afana por alcanzar un conocimiento de los embrollos internos, buscar padrinos y busca hacerse de presencia con todas las corrientes internas. Viaja, se mueve, siempre con la única finalidad de llegar a algún cargo de elección popular. Al correr de los años, aún a corta edad, es adoctrinado bajo los principios ideológicos, pero algo comienza a cambiar. El adoctrinamiento en lugar de hacerlos combativos los va llevando hacer obedientes, a ser permisibles con las formas equívocas de ejercer la democracia, buscar la justicia y sobre todo, los limita a solo observar y no proponer.

Aprenden que el silencio tiene sus recompensas. El miedo a ser rechazados por las cúpulas o sus padrinos políticos es estremecedor, sobre todo si ya tienen un cargo político o como funcionarios públicos solo deben bajar la cabeza, escuchar, obedecer y no reclamar, so pena de entrar en la congeladora.

En el Partido Revolucionario Institucional está por concluir los registros para precandidatos a diputaciones federales, estatales y las presidencias municipales. Todos se esperaban, sería una fiesta. En algunos distritos se inscribieron más de dos aspirantes; uno, el invitado por la cúpula, no de la del partido (eso es obvio), sino del señor que todo lo puede y sus asesores ampliamente conocidos por todos.

En un inicio pareciera que el espíritu democrático del gobernador priista, por fin asomaba el buen rostro, al permitir dar “jugada política” a todo aquel que “suspirara llegar” aunque sea a una diputación local… qué equivocados estábamos, al pensar en esta loable apertura.

Con la venia del precandidato presidencial Pepe Toño Meade, de dejar en manos de los gobernadores la decisión de imponer a candidatos sobre todo al Senado y diputaciones federales, aquí la peor de las decisiones políticas se llevó a cabo, que ya no es nuevo, terminó por bajar de la contienda al precandidato Enrique Galindo, para ungir al empresario Luis Mahbub Sarquis como único precandidato al Senado de la República, maniobra caprichosa e incoherente, ya que el empresario señalado, carece presencia en el estado, promovido por los compadres y por el dueño del tren de la Revolución, su amigo el Gobernador del Estado.

Funcionarios del partido comentan entre pasillos que Galindo se hace la víctima, ya que conocía desde días antes de la decisión cupular, si esto es verdad o no, más parece un berrinche que a una buena alternativa política, y todavía para rematar como buen desinteresado político impone en la fórmula a Doña Rebeca Terán ¡Dios apiádate de los militantes cafetaleros!, bueno querido Dios, de todos los militantes sin distinción.

¿Quién cargará con la culpa en el caso de un fracaso electoral? ¡Qué la boca se me haga chicharrón! ¿A quién se le responsabilizará de absurdas propuestas?, se tendrán encuentros de tipo partidista, inesperados, de abrazos y risas o tal vez reclamos al culpable.

Es entendible la presión de gobernar un estado donde la pobreza es el enemigo a vencer, así como acabar con la corrupción, la violencia, la impunidad. Pero si un hombre de estado, como Juan Manuel Carreras, toma las decisiones siempre acompañadas de ejercer el mandato fuera de los principios básicos de la democracia, entercado de buscar cómo pagar favores pasados o presentes, de imponer sus formas en lugar de ampliar los panoramas, no se puede de igual manera intervenir de arrogante, como lo ha hecho en la vida de su partido.  

Sé que esto ocurre, pero nunca se había visto tal presión desde el ejecutivo, la cabeza y sus funcionarios para imponer candidatos y salirse del plan trazado a nivel nacional, si se desea que Meade gane la elección, es necesario cambiar primero, de postura ante el militante para verlo reflejado en la sociedad, donde se mira al PRI como el mismo Maligno.

Una frase de Simón Bolívar justo para el momento presente del Revolucionario Institucional y el jefe político “El que manda debe oír aunque sean las verdades más duras y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que produzcan los errores”, agregaría: si el mal continua entonces asuman la responsabilidad de la derrota.

SOLEDAD, LA DISPUTA.

En Soledad De Graciano Sánchez, bastión amarillo pollo, el PRI se hace bolas con elegir a su candidato a la alcaldía. Se toman toda clase de opiniones, unas francamente descabelladas como apoyar al Famy, con el partidito de Óscar Vera.

Aquí mi opinión: Juan José Zavala abogado, expriista, pero de buen arrastre social, está en permanente contacto con las bases de colonos, en días festivos y en apoyo a la comunidad podría ser el candidato invitado para contender por la alcaldía, al componer la planilla de cabildo con personas como, Elpidio Salinas, excandidato, y con simpatía con grupos del centro, Amalia Velázquez Gaytán, excandidata y conocedora de la problemática del municipio y Margarita Fiscal, quien hizo en las pasadas elecciones un buen papel en la contienda electoral. De esta forma, se unirían la mayor cantidad posible de los grupos priistas soledenses, que abundan. Opinión sólo opinión.

Sean felices, hasta pronto.

También recomendamos: Los alias de los candidatos | Columna de Oscar Esquivel

Nota Anterior

23 aspirantes independientes registraron firmas falsas: INE

Siguiente Nota

Ghislaine Thomas | Columna de José Antonio Motilla