#4 TiemposColumna de Adrián Cossío

¿Qué son la ciencia y la tecnología? | Columna de Adrián Cossío

Ciénciate

 

¿Con qué se come?

Alguna vez, en diferentes circunstancias, las personas que habitan en este mundo cuasi esférico, feroz y voraz, han escuchado las palabras ciencia y tecnología. Sí, tal vez se ha escuchado en las gloriosas aplicaciones celulares donde se pide comida a domicilio o ayudan a localizar la casa donde va a ser la reunión; el poder acelerar un coche con nuevo sistema “eléctrico y limpio”, viendo las gloriosas series por internet que hacen sentir emoción o simplemente que ayudan a conciliar el sueño; el poder seleccionar con la mano derecha la mejor canción de “Luismi o José José” en la rockola mientras con la izquierda se sostiene la bebida; el encabezado de este artículo, entre otros ejemplos. Pero, más allá de los mitos populares y las definiciones no tan completas ¿Qué son la ciencia y la tecnología? ¿Qué las hace tan cercanas, pero a la vez tan distantes y diferentes?

La ciencia, como una antigua disciplina y una gran exaltación por lo que rodea al ser humano, fue la forma más común y característica de cómo los individuos a través del tiempo han salido adelante y han logrado sobreponerse a obstáculos que lo han llevado a la superación de su forma de vida y el entendimiento del universo en sí. La ciencia ha sido la escuela viva para entender los misterios de la vida, desde el descubrimiento del fuego, la agricultura y botánica, el cuerpo humano, nuevas aleaciones y mezclas, antiguos autómatas hasta los campos novedosos y actuales de ciencias sub-atómicas, cuánticas y el escalón tecnocientífico que hoy marca a la humanidad como una nueva era: La Nueva Era Espacial (tema que se abordará en columnas posteriores).

La ciencia, es totalmente abstracta. Solamente existe en ideas, en preceptos, en ecuaciones, en un concepto intangible. La ciencia en sí, permite descubrir qué rige las leyes de la naturaleza y determinar qué leyes fundamentales dominan en este planeta y afuera en el universo. Pero lo más emotivo, es que la ciencia precede del humano mismo, de su ingenio, de su percepción de la realidad y el entorno en el que vive. La ciencia es la clave de la evolución humana, simplemente resolviendo la siguiente sencilla, pero potente pregunta ¿Por qué? El porqué de las cosas (es decir, su origen) es la llave para obtener el conocimiento del entorno y así poder entenderlo y utilizarlo de manera apropiada. Tal vez no podamos obtener todas las respuestas de todos los porqués que se planteen, como ¿Por qué se cierra el puño cuando se voltea a ver el reloj y se dice la hora? ¿Por qué se le baja el volumen al radio cuando se está tratando de encontrar una calle? ¿Por qué te tatuatis? ¿Porqué los mexicanos siempre ven reflejada su vida en un meme?, etc. Pero la ciencia es el camino adecuado a comprender la inmortalidad de lo que se ve y es el camino a forjar un mejor mañana.

En contraste, la tecnología es la unión de la ciencia con su directa aplicación. La tecnología toma parte y posesión de estas leyes naturales para su respectiva aplicación y aprovechamiento y así dar resultado a nuevos productos, máquinas, habilidades y servicios que mejoren el ritmo y la calidad de vida. Pero, la mayoría de las veces, la tecnología está ligada a un contexto histórico o una necesidad específica de un sector poblacional para poderse llevar a cabo, como por ejemplo la tecnología de espionaje en los años sesenta, el desarrollo de nuevos sistemas espaciales para poder llevar las telecomunicaciones más eficientes, vacunas contra enfermedades, comida enlatada para catástrofes, la radio y televisión como entretenimiento para masas, internet para conexión instantánea, etc.

Estas dos palabras, ciencia y tecnología, son completamente dependientes. Sin ciencia no puede haber tecnología y sin tecnología no puede haber ciencia. Siempre ha habido un debate, ¿qué es mejor? o ¿Qué va primero?, si la ciencia o la tecnología, si el físico o el ingeniero y es el debate de carácter parecido al dilema ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? (Que por medio de estudios biológicos se descubrió que la gallina existió antes que el huevo debido a que en el huevo existe una proteína hallada en los ovarios de las gallinas, la ovocledidina-17, la cual es vital para la formación estructural de la cáscara del huevo). Por lo tanto, a la unión de estas dos palabras y su principal función de crear respuestas a las interrogantes, se le llama tecnociencia.

La ciencia y la tecnología, o tecnociencia, va ligada actualmente a desarrollar empresas líderes mundiales, crear buenos equipos de trabajo, facilidad de adquirir conocimientos para crecer como personas o emprender, mejoras en la capacidad de satisfacer necesidades básicas humanas, mejores sistemas comerciales y de óptimo aprovechamiento de recursos, etc. En resumen, la tecnociencia puede ayudar al ser humano a poder dejar una huella importante en la historia y seguir trascendiendo a más eras en lo que se traduce mejores sistemas para vivir, en descubrimientos más importantes para la raza humana y seguir la tendencia de evolución hacia un mejor mañana.

Es básico, o mejor dicho obligatorio, como un ciudadano del mundo globalizado y un ciudadano del mañana, estar familiarizado con estos dos conceptos generales pero muy ciertos sobre lo que es la mejora humana ante sus propios ojos. Si bien también se sabe que el humano ha hecho aplicaciones terroríficas y malas con la ciencia y la tecnología, no se debe de menospreciar o dejar aun lado por estas causas insignificantes. Si se ve desde un aspecto evolutivo, estas dos grandes disciplinas han aportado más de lo que el ser humano es en la actualidad de lo que el ser humano se ha autodestruido. Ahora que ya se tiene una noción general de ciencia y tecnología, ¿ya sabe cómo comerla para seguirla disfrutando?

adrian.hernandez.cossio@gmail.com

Adrián Cossío, ingeniero en mecatrónica, automatizador, dronero de corazón, columnista e inventor de afición. Amante de la ciencia y la tecnología, experimentado con nuevas tecnologías e investigador de sistemas espaciales. Siempre viendo hacia el futuro…

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 29 de marzo en SLP

Siguiente Nota

Los Noes de Federico | Columna de Ricardo Sánchez García