#4 TiemposTercera Llamada

La chapuza acusa | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

 

 

Ah, Culto Público, que bella es la semántica y el parafraseo. Dígame por favor cómo puede alguien evitar la carcajada cuando lee algún anuncio como: “Se venden respaldos digitales”, cuando todo el mundo sabe que se trata de piratería.

¿Cómo no reír del ingenioso y amable término “gestoría” o “asesoría en trámites burocráticos”?, cuando todo el mundo sabe que se trata de coyotaje o una bien organizada red de corrupción en las instituciones de gobierno.

Lo mismo pasa cuando leemos las rebuscadas notas de los diputados que se esconden tras términos pomposos para repartirse millones de pesos y dicen cosas más o menos así:

“Se aprobó la distribución de recursos de gestoría (fíjese qué casualidad), apoyos de informe de gobierno y la partida asignada a gastos médicos menores a cada uno de los legisladores, con el fin de evitar el subejercicio y el retorno de los recursos a la Secretaría de Finanzas”.

¿A poco no es una joya lingüística para decir que se repartieron todo lo que sobró para llevárselos a sus bolsillos? En suma de todo, fueron 700 mil pesos “extras” que se llevó cada legislador. (Aquí debo hacer una acotación, porque, en justicia, el único diputado que no se atascó con las sobras de los recursos que no gastaron fue Fernando Chávez, y aunque no es santo de mi devoción, se le debe reconocer como la excepción a la inmoral fechoría).

El asunto está en que los potosinos nos hemos quizás medio acostumbrado a consumir este tipo de malabares semánticos cada que el gobierno, el congreso, los funcionarios y en general los servidores públicos intentan salirse con la suya.

Lo que sí es novedad es que, de forma chapucera, desde una supuesta asociación ciudadana nos quieran manipular acomodando argumentos inatacables como la anticorrupción, para lograr fines meramente políticos.

Como recordará mi Culto Público, el Frente al que me refiero nació en un papel periódico y no ha pasado de ahí. Sus supuestos integrantes tienen más cola que les pisen que un ratón mutante y los intereses que supuestamente intentan esconder bajo la bandera de la verdad, la vida, la moralidad y la justicia, son eminentemente políticos, sesgados y por demás interesados.

No me malinterprete, no quiero desalentar la participación ciudadana y me parece indispensable que cada vez más los civiles nos interesemos en los asuntos públicos, pero con la condición indispensable de ser parejos en sus juicios.

Y es que mire, el Frente Ciudadano Anticorrupción no dijo ni media palabra cuando se descubrió que el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López, regaló un terreno por el que pagó más de 40 millones de pesos a la organización Antorcha Campesina, simple y sencillamente porque no pudo o no quiso ejercer las facultades que le fueron conferidas. Prefirió pagar a aplicar la Ley, y de lo que se pudo investigar como un desvío de recursos públicos para donarlo a manos de particulares incómodos, el Frente aceptó sin chistar el parafraseado e inteligente argumento de la “reposición” del bien para evitar enfrentamientos.

Ahí no hubo nada que investigar.

Un caso más: el del terreno de la Ford. Ese que aún es propiedad del gobierno estatal y que pagaron por casi 300 millones de pesos a la familia de los compadres del gobernante.

Los potosinos nos tuvimos que conformar con un “No había otro terreno. El de mi compadre era el indicado y actuamos a favor de los potosinos para no dejar ir una inversión mayor”.

Bueno, pues ni la inversión se quedó ni nada, pero al final la familia Del Valle se hizo 300 millones de pesos más acaudalada de dinero de todos nosotros. Ahí tampoco dijo nada el Frente Anticorrupción ni juntó firmas para demandar al gobernante, ¿verdad?

Hace unas semanas, el mismo gobierno avaló una licitación por demás mañosa para asignar la obra insignia de la administración y que son ni más ni menos los brazos que se le añadirán al Distribuidor Juárez.

De 7 constructoras que participaron 6 tenían mejor propuesta económica y mejores especificaciones de calidad pero, ¿qué cree?, a todas las descalificaron una hora antes del concurso con argumentos totalmente absurdos y burocráticos que se hicieron a modo desde la Junta Estatal de Caminos y la propia Seduvop (donde el titular es hermano del paladín anticorrupción por cierto).

Obviamente le asignaron la obra de casi 300 millones de pesos a una constructora propiedad de una de las familias más priistas del estado y que fue “casualmente” la única que cumplió los requisitos y que por mera coincidencia del destino “dona” una buena cantidad de recursos para la noble causa de los buenos ciudadanos que combaten desde los medios la corrupción. Tampoco de este caso se enteró el Frente de papel –perdón- anticorrupción.

Los diputados, ¡ah, mis perezosos favoritos!, ellos se repartieron cada uno casi 700 mil pesitos, entre recursos de gestoría no gastados, partidas para informes legislativos que no usaron y hasta por facturas médicas de gastos menores que no necesitaron. ¿Sobró? Pues me lo embolso. ¿Y el Frente qué dijo? Nada.

Ahora bien, la corrupción no solamente existe en la esfera pública, sino también en la privada. Pregunte a usted cómo les va a los compradores de la zona industrial, pregunte por los regalos que entre empresas se hacen unas a otras por contratos millonarios, pregunte por la venta y renta de espacios de locales comerciales, pregunte por los “moches” para enterarse primero por los remates inmobiliarios. Esa también es corrupción y la Liga de la Justicia no se ve que tenga un programa verdaderamente ciudadano para combatir este mal en todos los ámbitos, ¿verdad que no?

Mal hicieron los Gallardo en patear al perro arrinconado con sus encuestas que circularon la semana anterior. Todo el mundo sabe que si se patea a un animal, tarde o temprano les iba a soltar una tarascada. Ahí están las consecuencias. ¿Qué ganaron? Quizás la oportunidad de que legalmente puedan comprobar nuevamente lo verificado por la Auditoría y Contraloría, y así despejar una vez más las dudas. No estaría mal.

Al final de cuentas eso no es algo negativo, no obstante tendrán que distraerse en un asunto en el que no importan los resultados. Al Frente ciudadano lo que verdaderamente le interesa es mantener vivo el tema, demandado al alcalde y al Ayuntamiento y usar ese tema de mil y un formas durante la campaña.

Al fin y al cabo responden a su origen mediático para hacer grilla. Queda claro que no quieren combatir la corrupción, lo que quieren es que no se ejerza sin su consentimiento o sin que les genere dividendos.

Se llama Frente Anti Corrupción, y se oye bonito, pero así como los ejemplos del inicio, es un parafraseo de su verdadero fin: es un comité defensor de la oligarquía. Ojalá que me equivoque. Al tiempo.

 

BEMOLES.

 

 

MORENO CIUDADANO

De forma personal me enteré de la valoración que hace Jorge Armendariz, mejor conocido en Twiter como @Potosinos_slp, de participar o no por la candidatura al séptimo distrito local cobijado por las siglas de Morena, PT y PES, pero sin dejar su condición de ciudadano. De botepronto le respondí que la empresa es cuesta arriba, pues aunque su trayectoria en el ámbito empresarial ha sido muy exitosa, es el distrito más difícil de arrebatar a los panistas, sin embargo, viendo al tirador blanquiazul que no tiene más mérito que ser un empleado mediano del partido, y el PRI piensa en lanzar a LadyPRI, pues en una de esas por eliminación tiene una buena oportunidad. Ya le estaremos informando si el tocayo se anima. #DenRT

LA ÚLTIMA DE LADY PRI

Le iba a contar sobre el baile en la barra que hizo LadyPri el pasado fin de semana en el antro Los Maderos de San Juan, y que según dicen es la madre de todas las fiestas en las que se ha hecho notar la también funcionaria de la Sedesore, pero ya me dio flojera hablar de eso. Total, hasta parece campaña de la señorita andar cada fin convenciendo a los parroquianos del séptimo distrito local, candidatura a la que no se desistió, sino que le quitaron por mal portada, no obstante, se rumora que le van a levantar el castigo y que con todo no han encontrado a una mujer menor de 35 para competir por ese distrito así que pues ni modo. Su lema de campaña bien podría ser “Qué viva la fiesta y la música fuerte”. #YaMeImaginoLosBotsMañana #Ay

También recomendamos: Elija su propia aventura: capítulo SLP | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

#NoTieneLlenadera | El doble chapulinazo de Tekmol costará 158 mil pesos

Siguiente Nota

#Pidos | Días de intercampañas… ¿a quién benefician?