#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

La balada del italiano | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

Hace tiempo que la hegemonía hispánica en el balompié europeo ha restado interés en los éxitos de competidores de otras ligas, con la lógica excepción de los alemanes, actuales regentes del mundo.

Me gusta pensar que a veces, en el fútbol basta un buen día y unas condiciones adecuadas para hacer historia, de la manera en que lo hicieran Juventus y Roma.

Y entiendo que la Juve se quedó fuera, pero por muy, muy poco. Demeritar el esfuerzo sería erróneo. Las deidades del futbol decidieron darle un penal a Cristiano y el luso no falló. Ambos equipos (Juve, Roma) llegaron al encuentro de vuelta en desventaja, enfrentando a los equipos más populares del orbe, cuyas plantillas son envidiadas en cualquier liga.

Nadie (incluyendo los aficionados de ambos equipos italianos) se imaginaba que en 90 minutos sus esperanzas habrían de resurgir, poniendo a sus equipos como los caballos negros de la competencia. Aunque claro, con varias presencias en finales de la Juve, es difícil no esperar un gran nivel de la escuadra que dirige Allegri.

Un espectáculo. Poco menos que un verdadero milagro. Y aunque al final solo haya avanzado uno de ellos, queda registro de un par de juegos cardíacos, con series paralelas que parecían cerradas en el encuentro de ida, y que sirvió para demostrar la enorme soberbia que efervece en los jugadores, cuerpo técnico y aficionados del Barcelona y del Madrid.

A pesar que la victoria de la Roma haya sido un momento especial, la casi remontada del equipo de Turín me sacudió el corazón. No porque el partido fuera suyo, si no porque soportaron los embates de un Madrid que ve en la Champions su único consuelo en un año futbolístico sin glorias. Porque Ronaldo, Bale e Isco lo intentaron hasta el cansancio. Porque Navas hizo falta y Buffon demostró un nivel impresionante. Porque podría ser el fin de la carrera de Buffon y lo vimos, lo disfrutamos y lo admiramos todos. Porque un día antes un equipo italiano había derrotado al español, y tenían ese precedente en su contra. Porque el fútbol da revanchas, a veces más pronto de lo que uno espera.

Bien por el Madrid, que sueña un día más con no repetir este episodio de pesadilla. Ahora a definir al rey de Europa, en lo que los caídos se preparan para una cita mucho más grande, la de Rusia.

También recomendamos: Al filo del abismo | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Estuche de palabras | Columna de Dalia García

Siguiente Nota

Cero y van 3; motosicarios ejecutan a un hombre en la Julián Carrillo