#4 TiemposLas Maracas del Viejo

La 5ª ronda y la frustración de Trump | Columna de Marco Martínez

 

 

LAS MARACAS DEL VIEJO.

Al inicio de esta quinta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, los representantes de los tres países realizaron un pronunciamiento, en el cual se estableció que durante el desarrollo de esta ronda, a celebrarse en la Ciudad de México, se mantendrían al margen de la misma y dejarían que los negociadores y expertos realizaran su trabajo.

Al momento en que un servidor escribe esta columna querido lector, se dio por terminada la quinta ronda de negociaciones del tratado trilateral de libre comercio para América del Norte, y que del desarrollo de la ronda de las negociaciones, aunado a las declaraciones de los negociadores y los pronunciamientos de la Iniciativa Privada de los tres países, la percepción es que las posturas de las Delegaciones de Canadá y México ante las imposiciones del presidente Trump, han llevado a un desánimo a los negociadores de los Estados Unidos, en el sentido que no han logrado imponerse ante las otras dos delegaciones, esto en atención a que los puntos importantes que se trataron en esta última ronda de negociaciones no hubo un avance a los intereses de Trump, ya que sobre las reglas de origen, remediación comercial y el capítulo agrícola, fueron.

Las mesas de trabajo y negociaciones trabajaron sobre las propuestas presentadas por los negociadores de los Estados Unidos al final de la cuarta ronda de negociaciones, pero las delegaciones de Canadá y México, no realizaron contrapropuestas a las posiciones planteadas por los Estados Unidos, posiciones en las que se pudieran modificar los temas que se trataron en esta última ronda de negociaciones, circunstancia que ha llevado a la administración presidida por Donald Trump, a tener un desánimo, se podrá decir que es una estrategia por parte de los negociadores de los dos países restantes que integran el pacto comercial, presionando al desgaste del presidente Trump, al tener en puerta la negociación con los grupos parlamentarios de su país por la reforma tributaria en su país, circunstancia que lo haga desviar su atención al TLCAN, a que se interese más en la gestión de ante el Congreso de los Estados Unidos de la liberación de recursos para la Guerra en contra de Corea del Norte, pero el hecho es de que los negociadores de Canadá y de México han llevado las negociaciones a los puntos que ellos quieren, a ser inflexibles a cambios estructurales en los que se vean perjudicados los intereses de los dos países a los que representan.

Aunado a lo señalado en los párrafos anteriores, se encuentra el hecho de que las grandes empresas en los Estados Unidos, bajo el mando de la Cámara de Comercio de ese país se encuentran realizando una campaña dentro del congreso, a fin de que se realice una operación de cabildeo con la Casa Blanca, a fin de que sean rechazadas las propuestas del presidente Trump que modifican el tratado de libre comercio y perjudican a los intereses corporativos, y que sean sensibles en la Casa Blanca en cuanto a que una retirada del Gobierno de los Estados Unidos en el tratado trilateral de libre comercio para América del Norte, sería perjudicial para estados que apoyaron al Presidente Trump, ya que la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en base a foros en los Estados de la Unión Americana, tiene la respuesta de que el tratado ha sido benéfico y no un desastre como fue señalado por el Presidente Trump.

Los negociadores de los Estados Unidos de Norteamérica, ven cada vez más complicado las modificaciones que han propuesto al tratado, lo único que se llevaron de esta quinta ronda de negociaciones fue la propuesta de los negociadores de México en el sentido de revisar el tratado cada cinco años, contrarrestando la propuesta de la finalización del tratado a los cinco años de forma automática, esto y la oposición de los grupos empresariales de la Unión Americana, bajo el cobijo de la Cámara de Comercio de ese país, los hace sentir un desánimo al momento de realizar sus negociaciones.

Si los negociadores de México, logran continuar con las negociaciones después del primer trimestre del 2018, se llegara al objetivo de una no modificación del tratado, por los factores de las elecciones del 2018 en México, por negociación de la Casa Blanca en cuanto a su reforma tributaria, como lo señala en una colaboración anterior culto público, para México lo mejor seguirá siendo la paciencia y que transcurra el tiempo.

Nota Anterior

Acribillan a dos policías de la Metro en Soledad

Siguiente Nota

Gobierno de Salinas permitió la invasión y construcción ilegal en predio "La Canela"