#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

Juan Manuel Carreras: ¡Culpable! | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Momentos difíciles para el PRI

El tiempo llegó, las circunstancias ameritaron un sinnúmero de posturas en la semana que transcurre. Los medios de comunicación sacaron lo peor y lo mejor de ellos: algunos esperaban un milagro que nunca llegó e hicieron de la pantalla o las ocho columnas una feroz andanada de ataques al recién electo Presidente de la República. En conferencia de prensa, aceptando la derrota, José Antonio Meade tranquilizó casi en automático a todo público, incluyendo algunos comunicadores. Cabe destacar, reconociendo lo difícil que es aceptar la derrota, la humildad, el oficio político de Meade, acto aplaudido por propios y extraños por su valía.

La derrota del PRI ya se veía venir, tal vez no se esperaba en esa magnitud, casi convertido en un partido muy minoritario. Desde el 2016 en las elecciones de gobernador en varios estados de la República, gobernados por entes altamente corruptos, el gobierno, avalado por la cúpula priista no removió a tiempo a estos mandatarios estatales y la derrota fue apabullante. Sin embargo, no se hizo nada para corregir el rumbo, la cúpula priista prefirió hacerse de la vista gorda y continuar en el camino de siempre, la simulación, el compadrazgo y el dedazo.

San Luis Potosí: el priismo potosino no estuvo ajeno a este tipo de procesos internos para esta elección, amañados, ventajosos, candidatos a modo, de dudosa reputación social y sobre todo con una clara tendencia al servilismo del jefe político priista, Juan Manuel Carreras, el hombre que está en deuda con todos y no sabe cómo pagar. Lo más fácil era acomodar, en cualquier cargo de elección popular a sus correligionarios obedientes.

Gobernar no es fácil, pero si se gobierna de manera gris, en la tenebra política, los resultados son desastrosos. Llama mucho la atención que el primer priista del estado, durante las campañas políticas, rara vez se presentó en público o en los medios de comunicación, y cuando lo hizo mágicamente, Xavier Nava apareció sentado junto a él en Casa San Luis, comenzando a evidenciar su preferencia. Juan Manuel tuvo tiempo suficiente para “operar” y así nació la idea del sacrificio político de Cecilia González, que por cierto, se ventila como la futura presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI, a menos que exista ya una reconciliación con el exrepresentante y coordinador de Meade en San Luis. Si el proceso se hace democrático, que es de dudarse, seguramente el presidente podría ser otro.

Algo salió mal. Tan mal que los cuatro fantásticos ampliamente conocidos por todo priista, simplemente hacen “mutis” ante el desastre electoral. ¿Los habrá regañado de manera explosiva el “gober”? Creo que no, porque con quien contaría para la próxima elección. ¿El priismo potosino estará dispuesto a soportarlos?

¿Juan Manuel Carreras López tendría el valor de renunciar al PRI, por su intervención tan fallida en la elección de candidatos?, ¿por su apoyo visible a candidatos de otros partidos?, ¿por ser omiso en el llamado a la unidad del priismo en todo el estado?, ¿por permitir la intromisión de sus principales colaboradores en la elección de candidatos? ¿Elías Pesina, Alejandro Leal?, ¿entregarles la operación política sin más razonamiento?, ¿“lo que mande el jefe” aún en menoscabo de la dirigencia, que no hizo otra cosa que seguir instrucciones? A esto le llamo disciplina incondicional.

No es casualidad que algunos candidatos ganaron sus distritos por méritos propios, porque de continuar con las instrucciones de los estrategas de campaña, hubieran perdido sin duda, esto le ocurrió a Luis Mahbub, no pudo sacudirse la presión de la cúpula a tiempo y perdió, fue una queja constante, la poca sensibilidad del partido y la burocracia institucional.

¿De qué serviría acudir a la instancia de Justicia Partidaria, para solicitar un castigo ejemplar al “primer priista”, si es bien sabido que no prosperará? Porque tres años viviendo del presupuesto son tres años, sino pregúntales a los diputados: se van, pero regresan aún cuando quedan algunos meses… el presupuesto es el presupuesto.

La Presidencia Estatal del PRI estuvo informada de muchos golpes bajos, traiciones al por mayor, en distritos federales y estatales parecía guerra civil antes de obtener el poder. En las presidencias municipales ni se diga, aparte del descontento natural del proceso interno por las candidaturas, el apoyo fue casi nulo. Aún así se suspendió la operación cicatriz y la debacle llegó: 18 presidencias municipales ganadas por el partido, en siete de ellas gracias a la fuerza de Antorcha se obtuvo la victoria. Por lo demás… no actuó como corresponde: ¿llamará a cuentas a traidores visibles? Lo veremos con el tiempo.

CARROÑEROS

René Juárez, presidente del CEN del PRI, en un discurso en la sede nacional se refirió a la crítica de actores políticos como “carroñeros”, haciendo referencia -supongo- a todos los muertos políticos que quedaron por culpa de la dirigencia actual y el comportamiento político inmoral y poco ético, desde el presidente, hasta gobernadores.

Los “carroñeros”, como se les llamó a quienes asumen un postura crítica, tal vez sean la salvación del Revolucionario Institucional en tres años. Como vamos en San Luis, con una aceptación del 20% de gobernador, es de dudarse.

El mismo Juárez llama a realizar un análisis de la derrota. No hay nada que analizar, la corrupción, impunidad, violencia y deshacerse de la auténtica militancia fueron los factores determinantes.

Así concluye el proceso electoral. Si eres priista, ¿crees que Juan Manuel Carreras deba ser juzgado hacia el interior del PRI? Culpable o inocente.

Nos saludamos pronto.

Caminante369@yahoo.com

También recomendamos: PRI, un día después, Operación Valquiria | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

#SLP | Violencia familiar, una tragedia en todo el estado

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 6 de julio para SLP