#4 TiemposLas Maracas del Viejo

José Antonio Meade, ¿candidato priista? | Columna de Marco Martínez

Las maracas del viejo


Querido lector, esta colaboración la pongo a su consideración con base en el interés que está despertando en la sociedad de todo el país el hecho de que una vez más podrán contender a un puesto de elección popular los candidatos ciudadanos o independientes, ahora hasta por el puesto de presidente de la república, todo esto por el hartazgo de la sociedad con los partidos políticos.

Esta nueva opción para el electorado mexicano se muy atractiva por el desánimo que se cuenta con las propuestas de los partidos políticos y de los integrantes de la cúpula del poder, corriendo el riesgo el electorado de elegir a un hombre o una mujer a un puesto de elección popular, sin identidad, sin una ideología o una dirección de forma de gobernar.

Lo descrito en los párrafos anteriores me hace recordar que en parte los partidos políticos han entendido la lección de lo que en verdad quiere el ciudadano de a pie como usted y un servidor, han entendido que la forma de realizar una campaña electoral va a tener que ser diferente por un reclamo de la sociedad a raíz de la solidaridad de los ciudadanos después del sismo del 19 de septiembre del 2017, ese colectivo que demandó el no gastar en exceso en campañas pobres de contenido y excesivas en el gasto inútil de utensilios de cocina, playeras, espectaculares y cosas que a la postre no sirven de nada y se arrumban en el cuarto de lo que se olvida por no servir.

La lección la entendió el Partido de la Revolución Democrática en el 2012 al elegir a Miguel Ángel Mancera para que gobernara en la Ciudad de México, un profesionista que no se encontraba afiliado al PRD, partido que lo postuló; fue en verdad un candidato independiente y ha gobernado de forma independiente a su partido, sus resultados tendrán que ser evaluados una vez que él se encuentre fuera del cargo de elección popular del cual fue favorecido.

Y que al día de hoy al momento de escribir esta colaboración, entiendo que el Partido Revolucionario Institucional ha aprendido perfectamente la lección, y la puso en práctica con la cargada que se venía dando desde hace más de un mes en favor de José Antonio Meade. La elección realizada por el presidente Peña Nieto, claro que ha sido cuestionada, por las formas, sí fue un dedazo, pero un dedazo fuera de la liturgia priista, misma que fue defendida por el mandatario, ya que al llenarlo de elogios el canciller Luis Videgaray, se habló que le dio el beso del diablo, de un enojo presidencial, que ahora se tendría que elegir a otro en lugar del ahora exsecretario de Hacienda y Crédito Público.


Ahora bien, la oferta de José Antonio Meade como precandidato por parte del Partido Revolucionario Institucional, es una candidatura fresca para el electorado, ya que es un candidato independiente dentro de una estructura que trabaja a la perfección en un día de elección, la posible candidatura de José Antonio Meade, será para captar votos del electorado temeroso de la izquierda de Andrés Manuel López Obrador, obtendrá votos de simpatizantes panistas que no han concordado con las formas del presidente nacional de su instituto político, Ricardo Anaya.

La precandidatura de José Antonio Meade no es obra de la casualidad, la misma fue cocinándose en la cancillería mexicana, desde el perfil de ser un allegado a Luis Videgaray el secretario del gabinete con mayor poder dentro del mismo, pero lo trascendental es que al ser un candidato sin ligas partidistas, haber trabajado en administración del presidente Calderón y posteriormente en la administración del presidente Peña Nieto, se ofrecerá como un candidato con resultados probados en dos administraciones con ideologías diferentes, como un candidato capaz de sumar adeptos con ideologías diferentes, pero lo especial es, que podrá ser un candidato capaz de caer bien a la mayoría del electorado, ese electorado joven que será el que hará ganar una votación, motivando a esa población con propuestas que los hagan salir a votar. Estoy convencido que si a ese electorado le pudieras realizar una aplicación con la que pudieran votar desde la comodidad de su celular, lo harían.

En verdad sería muy bueno que viéramos a Miguel Ángel Mancera en la boleta electoral en la elección presidencial del 2018, como abanderado del PRD, porque entonces sí tendríamos a dos candidatos independientes que no han estado afiliados a un instituto político, mismos que creo van a generar propuestas atractivas para el público.

Querido lector, no estoy en campaña a favor de José Antonio Meade, ni de Miguel Ángel Mancera, tampoco de cualquier otro candidato independiente que reúna los tediosos requisitos del INE, aquí lo importante es que como electorado, pensemos muy bien en las nuevas propuestas que están surgiendo, propuestas que no teníamos, mismas que nos pueden hacer reflexionar una intención de voto, no pensar en un instituto político como tal, eso es lo importante, que en este momento nos involucremos como sociedad a decidir el destino de nuestro país.

@Viejomtz1 

También recomendamos: La 5ª ronda y la frustración de Trump | Columna de Marco Martínez

Nota Anterior

El VIH y yo | Columna de Paúl Ibarra

Siguiente Nota

Meade, enseñar honradez | Columna de Óscar Esquivel