#Si SostenidoColumna de Arturo Haro

Jhon el Furioso | Columna de Arturo Haro

Contrapunto

 

Visto de espaldas, le encontramos parecido con el protagonista de la saga «Rápido y Furioso», pero éste solo está furioso. Hoy su nombre es Jhonatan, «Jhon» para los del trabajo en el almacén, pero en su natal Oaxaca lo bautizaron como Juan hace más de treinta años. Sus padres no lo han vuelto a ver desde que tuvieron que enviarlo con los parientes de Estados Unidos cuando apenas cursaba la secundaria, porque en el pueblo se estaban muriendo de hambre.

Jhonatan odia el muro, aunque su playera diga que le vale madre. Ya casi no habla español, pero el «¡chingada madre!» aún la sale sin ese acento pocho que ya no se preocupa tanto en disimular. «Lo que daría por volver aunque fuera un día a Oaxaca» piensa con nostalgia nuestro furioso, «acá nadie prepara chilate, ni conocen las tlayudas», aunque lo más probable es que su paladar no sepa cómo es enfrentarse a lo picoso sin más defensa que una cerveza bien fría y una pila de tortillas de comal para cucharear el guiso. Sí sabe de hamburguesas, de papas fritas y sodas cuando hay carreras o baseball, pero ya no de la fiesta de San Agustín en agosto, ni de los cerros a la luz de la luna cuando hay baile y mezcal en el pueblo. Jhon conoce de servicio a cliente, de conducir el montacargas con habilidad por los pasillos del almacén, pero nunca de arriesgar el físico sobre la bicicleta, cuesta arriba entre calles pedregosas para visitar a la novia a escondidas.

¿Mexicano? ¿Chicano? ¿Hispano? ¿Pocho? ¿Mexico-Americano? ¿Latino? Como quiera que le llamen en el trabajo, en el cine, en la calle, en las ventanillas de atención de trámites, a Jhon le suena a falta de identidad: «ni-de-aquí-ni-de-allá»… un número; índice estadístico, pretexto burocrático, arranque de discurso político. Por eso usa máscara, por eso solo está furioso. Aunque diga que le vale madre.

 

«Arturo Haro es diseñador gráfico, fotógrafo, músico percusionista, escritor y profesor en la UASLP. Escribe narrativa breve y disfruta hacer fotografía callejera e impartir dibujo, fotografía y diseño en la universidad»

El niño perdido y hallado en el OXXO | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

3 mil 500 atletas correrán el Cross Tamasopo el próximo 5 de mayo

Siguiente Nota

Policía Municipal de SLP, campeones en violar los DDHH: CEDH