#4 TiemposCampo expandido

Jesús Sánchez Urbina. Obra y contexto artístico | Columna de José Antonio Motilla Chávez

Campo expandido

 

La exposición “Jesús Sánchez Urbina. Obra y contexto artístico”, exhibida en el Museo Francisco Cossío de San Luis Potosí, reúne alrededor de 118 piezas de la autoría del artista plástico potosino, además de una selección de obra de artistas cuya producción estuvo relacionada con su trayectoria.

Organizada y curada por el doctor Salvador Gómez Eichelmann, la exposición ofrece una amplia perspectiva, la más completa que se ha presentado hasta la fecha, en la que es posible apreciar obra de las distintas etapas de la producción del artista; nos ofrece desde obras muy tempranas, hasta piezas realizadas poco tiempo antes de su muerte. La mayoría de lo expuesto es propiedad del doctor Gómez Eichelmann, y una pequeña parte pertenece a coleccionistas particulares y a instituciones de cultura.

La exposición está integrada por obras en diversas técnicas y soportes, en los que se incluye óleo, grabado, dibujo, acuarela, técnicas mixtas, y algunos ejercicios y bocetos. Si bien en su totalidad la exposición es interesante, cabe destacar los autorretratos hechos en diferentes etapas de la trayectoria del artista. Además, se presenta una selección documental en la que destacan invitaciones, programas, publicaciones y demás elementos que complementan la panorámica de su obra.

El contexto artístico al que alude el título de la exposición, está ubicado en una sala independiente y tiene como título “Maestros, compañeros, amigos y alumnos de Jesús Sánchez Urbina”. Se articula a partir de tres ejes: en el primero se presenta la obra de artistas que fueron sus compañeros en el Instituto Potosino de Bellas Artes, pertenecientes a una de las generaciones más prolíficas y con mayor impacto en la plástica mexicana, entre otros, María Teresa Caballero, Angélica Villareal, Rosa Luz Marroquín, Alberto Martínez y Gilberto Vázquez. El segundo eje está integrado por artistas que fueron sus alumnos, dentro de los que cabe señalar a Lucía Pouyou y Othón Salazar, además de la presentación de obra de Ricardo Joel Carrillo y de Pedro Rodríguez Flores, quienes son considerados por el curador como influidos por el trabajo del artista.

El tercer eje aborda la trayectoria que tuvo en la Ciudad de México, representada entre otros trabajos con obra de Rodolfo González de León, Rodolfo Nieto, Juan José Beltrán, Rodolfo Hurtado y Nunik Sauret.

Esta sección de “contexto” abre atinadamente con la pieza “Acapulco” (tinta sobre papel) del maestro Raúl Gamboa Cantón, quien fue responsable del surgimiento de esta generación de artistas potosinos, conocida por algunos autores como la “generación dorada”.

Originario de Rioverde, San Luis Potosí, Jesús Sánchez Urbina (1944-2005), ingresó al Instituto Potosino de Bellas Artes en 1966. Continuó sus estudios en la Ciudad de México en el Taller de Grabado de los Aprendices del Molino de Santo Domingo. En 1981 fue becado por el gobierno francés para estudiar en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes en París, Francia. Debido a la alta factura de su obra, fue contratado como artista de “Staff” de la Galería Estela Shapiro de la Ciudad de México, espacio de gran relevancia y proyección para los grandes representantes de la plástica mexicana.

Entre los reconocimientos y distinciones que recibió a lo largo de su carrera, podemos señalar el Premio 20 de noviembre en la edición de 1968 y el Primer Premio en el VIII Concurso Nacional para Estudiantes de Artes Plásticas Aguascalientes INBA en la edición de 1973.

El trabajo del artista, en su mayoría de carácter abstracto, fue uno de los más reconocidos y con mayor proyección a nivel local, nacional e internacional, y se caracteriza por ser una de las producciones más sólidas y contundentes de un autor potosino.

“Jesús Sánchez Urbina. Obra y contexto artístico” es una espléndida oportunidad para conocer de cerca la trayectoria de uno de los artistas más notables de la historia del arte potosino, en la que podemos apreciar piezas de alta factura, en su mayoría procedentes de colecciones privadas. Gracias a la generosidad de sus propietarios, y a la iniciativa del doctor Gómez Eichelmann, nos es posible acceder a la obra de Sánchez Urbina desde esta magnífica perspectiva.

Lecturas recomendadas:

Moisés Gámez, De planes creativos a realidades estéticas. Institutos regionales de arte y descentralización cultural. El Instituto Potosino de Bellas Artes, 1955-2005 (México: Instituto Potosino de Bellas Artes, 2010).

Salvador Gómez Eichelmann, Historia de la pintura en San Luis Potosí (México: Archivo Histórico del Estado de San Luis Potosí, 1991) 2 vols.

María Teresa Palau, “Evolución de la pintura en San Luis”, en Jesús Victoriano Villar Rubio (Coord.), Cien años de historia y arte potosino (México: Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 2011) pp. 270-311.

María Teresa Palau, Raúl Gamboa: el pintor, el maestro (México: Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 2012).

También recomendamos: Visceral Encapsulation | Columna de José Antonio Motilla Chávez

Nota Anterior

Comienza la liga, regresa la ilusión | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Sánchez Unzueta proposes to use public money to restore private and church properties