#4 TiemposRudeza necesaria

El jeque árbitro | Columna de El Mojado

Historias del mundial

 

Uno de los momentos más bochornosos en la historia de las Copas del Mundo ocurrió gracias a un poderoso jeque kuwaití, en España 82.

Para aquella justa, la Selección de Kuwait logró avanzar la clasificación para hacer su debut mundialista. Eran dirigidos por un joven brasileño de nombre Carlos Alberto Parreira, de 39 años de edad, quien solo había tenido experiencia como entrenador de Ghana, cuando tenía 24 años y con el club Fluminense de su país.

Años después de su aventura kuwaití, en 1994, Parreira ganó el título mundial como entrenador de Brasil.

El sorteo de la Copa del Mundo de España (que por sí solo merecerá una de estas historias) fue complicado para Kuwait, pues quedó en el mismo grupo que Inglaterra, Checoslovaquia y Francia.

Pese a que los pronósticos iban en contra de los pérsicos, lograron debutar en la Copa con un empate a un gol contra Checoslovaquia, que había marcado al minuto 21 el mítico Antonín Panenka de penalti… pero no fue un cobro “a lo Panenka”, como había inventado seis años antes en la Copa de Europa. Después, al minuto 57, Al-Dakhil hizo el primer gol kuwaití en la historia de los mundiales, el que les recuperó también su primer punto en la Copa FIFA.

Para el segundo partido, Kuwait se mantuvo en Valladolid, en el estadio José Zorrilla, donde enfrentarían a la selección de Francia, que tenía como capitán al legendario Michel Platini.

Francia no tuvo grandes problemas para anotar frente a los kuwaitíes, pues al minuto 48 del partido, el marcador ya era 3-0 para los galos, con goles de Genghini, Platini y Six.

Al minuto 75, el kuwaití Al-Balushi descontó el marcador 3-1 para los pérsicos.

Después, al minuto 83, el francés Alain Giresse atacaba por la banda izquierda. Cuando entraba al área, los defensores kuwaitíes se quedaron parados y permitieron al galo anotar el 4-1.

Los futbolistas de Kuwait reclamaban al árbitro que escucharon un silbatazo desde la tribuna que los hizo detenerse. En los palcos, el presidente de la Federación de Futbol de Kuwait, el jeque Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, hermano del emir de Kuwait, comenzó a hacer señas para pedir a sus futbolistas que se retiraran del campo, como represalia ante la que consideraban una decisión injusta del árbitro.

El jeque Fahad intentó bajar a la cancha, y ante la incredulidad del planeta entero, la guardia civil española le permitió entrar a reclamarle al réferi soviético Miroslav Stupar. El árbitro decidió anular el gol, algo aún más increíble, sobre todo porque en la jugada, él mismo había permitido que Giresse continuara hasta el gol.

En cambio, la guardia civil sí expulsó del campo a Michel Hidalgo, el técnico francés.

Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah volvió a la tribuna después de la decisión de Stupar y el partido se reanudó… solo para que, un minuto después de que se volviera al juego, al 89, el francés Maxime Bossis consiguió el 4-1 para Les Bleus, que esta vez no fue reclamado y terminó el partido.

Después del partido, la FIFA le retiró su gafete al árbitro Stupar, quien nunca más volvió a dirigir un partido internacional. Kuwait llegó al juego contra Inglaterra, el último de la Copa del Mundo, y el marcador terminó con derrota de 1-0. No les fue tan mal después de todo en su primera justa mundialista.

Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah siguió siendo el presidente de la Federación Kuwaití hasta 1987 y murió en 1990, durante la invasión iraquí a Kuwait en la Guerra del Golfo Pérsico.

La selección de Kuwait nunca más ha vuelto a calificar a una Copa del Mundo.

@RconRMacuarro

También recomendamos: Historias del mundial (1) | Columna de El Mojado

Nota Anterior

Ceepac, sin plan ni formato para debates en SLP

Siguiente Nota

Club de Cuervos en el mundo real | Columna de Alma Barajas