#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

Jémez tenía razón | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria

¿Cuál es el problema? Paco Jémez tiene razón. Cruz Azul no es un equipo grande y las pruebas están a la vista. Y en eso no estoy incluyendo a su historia, de la institución y mucho menos de su enorme y aguantadora afición, en la que además me incluyo.

Cruz Azul no es un equipo grande, porque ninguno que quiera usar ese adjetivo puede vivir con un solo campeonato en 39 años. Cruz Azul no es grande porque ningún grande puede estar tres años, seis torneos, sin siquiera meterse a la fase final y además, teniendo muy comprometida la clasificación para el séptimo torneo consecutivo.

Cruz Azul no es grande porque, ¿cuándo fue la última vez que hizo las mejores contrataciones?, ¿cuándo se habló de un plantel redondeado, con al menos un referente de la liga en cada una de las posiciones?

Ya no es un grande porque se ha opuesto a su historia. Cruz Azul consiguió siete de sus ocho campeonatos en sus primeros 17 años en Primera División. Esa historia, ese número de títulos, tendría que ser suficiente para mantener a La Máquina en lo más alto del futbol mexicano y no convertido en la burla que es hoy.

Pero no solo de títulos se alimentan las aficiones y la de Cruz Azul lo sabe bien. Ha nacido con esa capacidad de reinventarse cada seis meses y de ilusionarse con tan solo un buen partido, con un triunfo resonante o hasta con una jugada espectacular de alguno de sus futbolistas.

Y por más grande que sea su afición, el club ya no lo es. ¿O cómo pueden explicar que un equipo grande tenga más de dos años sin poder reunir dos triunfos al hilo?

El Deportivo Cruz Azul ya no es grande porque el club dejó de serlo. Porque ha dejado ir a sus mejores hombres a causa del negocio. Y si esa no fuera la explicación, entonces no hay ninguna otra. Los nombres sobran: Francisco Palencia, Óscar Pérez, Sergio Markarián, Emanuel “Tito” Villa, Luis Amaranto Perea.

Cruz Azul ya no es grande y no hay ningún problema en que cualquiera lo diga, incluyendo a un pelagatos como yo. O casi cualquiera. El que no debió decirlo nunca es Paco Jémez.

El español tiene en Cruz Azul al equipo más importante, relevante y con mayor afición que haya tenido nunca en su carrera como entrenador, y ahora, a casi once meses de haber asumido el cargo, parece que no ha logrado ponerse a la altura de las expectativas que generó.

Cruz azul ya no es grande y en eso Jémez dijo la verdad. La parte que el técnico de La Máquina no dijo, es que él mismo se ha vuelto pequeñititito ante el reto.

También recomendamos: ¿En qué estamos con ASL? | Columna de El Mojado y Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

Recuerde: Rocío Cervantes Salgado.

Siguiente Nota

Todo al mismo tiempo | Columna de Silverio Marín