DestacadasEstado

#Inseguridad | 54% de las víctimas de homicidios en SLP son jóvenes

Al menos 273 de los 500 homicidios en SLP durante el 2017, es decir el 54.6 por ciento, fueron menores y jóvenes entre los 15 y los 34 años

Por: El Saxofón

La estela de violencia que cubre a San Luis Potosí en los años recientes ha cobrado la mayoría de sus víctimas entre los jóvenes. Al menos 273 de las 500 víctimas de homicidio en San Luis Potosí durante el 2017, es decir el 54.6 por ciento, fueron menores y jóvenes entre los 15 y los 34 años de edad, según datos del Inegi. Este porcentaje es incluso superior al nacional.

Por grupos de edad, el mayor número de víctimas en San Luis Potosí se registró entre los jóvenes de 25 a 29 años, con 89 casos, que equivalen al 17.8 por ciento de las víctimas; le siguen los jóvenes de 20 a 24 con 82 víctimas (16.4%), después los de 30 a 34, con 58 (11.6%) y luego los de 15 a 19, con 44 (8.8%). Incluso, la violencia homicida cobró la vida de cinco menores entre los 10 y los 14 años (1%).

Como dato adicional, vale decir que 181 de los asesinatos de jóvenes, es decir el 66 por ciento, se produjeron en la capital potosina.

Si se toma en cuenta solo a la población joven entre los 15 y los 29 años, San Luis Potosí tiene una tasa de 29 homicidios dolosos por cada 100 mil jóvenes en este rango de edad.

A nivel nacional 16 mil 5 de las 31 mil 174 víctimas de homicidio registradas por el Inegi, fueron jóvenes entre los 15 y los 34 años de edad. Esta cifra equivale al 51.34 por ciento.

Al igual que en el caso potosino, el grupo de edad más afectado son los jóvenes entre los 25 y los 29 años, con 4 mil 730 víctimas, equivalentes al 15.17 por ciento del total.

Le siguen los jóvenes de entre 20 y 24 años, con 4 mil 505 víctimas (14.45%); los de 30 a 34, con 4 mil 419 víctimas (14.17%) y los de 15 a 19 años 2 mil 351 asesinados (7.5%).

Volviendo a San Luis Potosí, en esta entidad muchos jóvenes han perdido la vida en ataques con armas de fuego.

El 4 de junio de 2017, por ejemplo, un joven de 24 años fue asesinado a balazos por sujetos que se desplazaban a bordo de una motocicleta en el cruce de las calles Vicente Guerrero y Código Agrario, de la colonia 21 de Marzo.

El 27 de julio del mismo año, otro joven de 21 años fue asesinado frente a su propia casa en el Fraccionamiento Valle de Cactus, a plena luz del día. Otro adolescente resultó lesionado en el ataque.

El 29 de agosto de 2017, tres adolescentes de 15 y 17 años fueron asesinados por un comando armado en la colonia Los Pinos.

De acuerdo con especialistas, la presencia del crimen organizado y condiciones como la falta de oportunidades laborales y de estudios, representan mayor riesgo para este sector de la población.

En ciertas colonias de la capital potosina, la vida es un reto de supervivencia para algunos jóvenes, la dinámica cotidiana los lleva a involucrarse con pandillas o grupos delictivos, lo cual a la postre los arrastra a ejercer o ser víctimas de la violencia; sin embargo también hay quienes simplemente estuvieron “en el lugar y el momento equivocados”.

En “el barrio”, como se suele decir, un pequeño roce o un conflicto menor deriva de inmediato en una reacción violenta, y a veces el resultado de una pelea motiva una venganza, y las “rencillas”, aparecen como el móvil del asesinato.

La realidad refleja que el Estado no ha aprovechado el bono demográfico que representan los jóvenes, quienes viven a merced de la falta de oportunidades y enfrentan una oleada de violencia que se ensaña con ellos.

Expertos consideran que el estado, en lugar de implementar políticas públicas, que contribuyan a modificar estas dinámicas, tiende a criminalizar a los jóvenes, los homicidios no se investigan y prefieren ligar a las víctimas con actividades delincuenciales, como si ello justificara las muertes.

Crece tasa de homicidios

El 2017 ha sido el año más violento en el país, y ha sido también el año más violento en San Luis Potosí: la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes escaló de los 11 en el 2016, a los 18. Dicha tasa incluso es superior a la registrada en 2012, que se tenía hasta ahora por el año más violento de la década.

En el aciago 2012, la tasa de asesinatos intencionales en la entidad fue de 17 por cada cien mil habitantes. Dicha tasa bajó a 11 en 2013, a 10 en 2014 y 2015; volvió a subir a 11 en 2016, y se elevó bruscamente en 2017, para ubicarse en 18.

Los homicidios dolosos fueron a la baja en los años posteriores a 2012: 302 en 2013; 269 en 2014 y 266 en 2015. Sin embargo, en 2016 las muertes violentas incrementaron a 332 casos y en 2017 se cometieron 500 asesinatos en territorio potosino, la mayor cifra registrada en una década.

Pero más allá de las cifras, la violencia se hace notar:

A las once de la noche del pasado miércoles 1 de agosto, los vecinos de la colonia Reyitos estarían preparándose para dormir, otros aun tomaban la cena; incluso en unas canchas de la zona, en la tranquilidad de esa hora, un grupo de adolescentes disputaba una “cascarita”, cuando de pronto, por varios segundos, casi un minuto o incluso más, se escucharon ráfagas y detonaciones de armas de fuego.

El sonido de las balas despertó a quienes trataban de conciliar el sueño, quienes cenaban guardaron silencio para escuchar mejor, los jóvenes en la cancha, sin saber de dónde venían los disparos, corrieron a buscar refugio y en cuanto el ruido cesó, se marcharon presurosos a sus casas.

Apenas unas cuadras más allá, frente a un antro denominado La Cumbia VIP, los cuerpos de tres jóvenes quedaban tendidos regando su sangre en el pavimento, mientras los homicidas emprendían la cobarde huida.

 

También lea: Detienen a responsable del homicidio de dos jóvenes en la San Luis Rey

Nota Anterior

Potosinos ganaron 30 medallas en Barranquilla 2018; 20 fueron de oro

Siguiente Nota

One year later, Carrington Museum’s stones remain unplaced