#4 TiemposDesafinando

Un informe en cada hijo te dio | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

La mano que ayuda no siempre es la misma.

Te encuentras entre cascajo y hierros retorcidos. Eres uno entre la muchedumbre desconcertada, desolada, sin preparación para el rescate y, sin embargo, sigues aquí, puesto y presto para lo que se ofrezca.

Un héroe anónimo, uno más entre las filas de rescatistas esperando turno para rolar a otros que cansados, agotados, han removido toneladas de piedras, una tras otra, parece sin fin, la frustración se asoma al no ver resultados que hagan alegrarse o cuando quedas pasmado al ver un cuerpo rescatado sin vida, tal vez murió con la esperanza que tú llegaras a donde se encontraba enterrado en vida entre las losas de enorme peso, lloras de frustración, te reclamas “pude haber hecho más”. Encuentras el instante para respirar y continuar con tu tarea altruista de rescatar al desconocido ahora tu hermano que nunca conociste.

Continuas tu labor en las primeras horas, en el resto del día, no importa el tiempo. Tus manos sangran de todos lados, nudillo, la palma, entre los dedos donde escurre la sangre a la falta de guantes, lloran tus ojos no por el dolor sino por el polvo intenso que entra en ellos, hacen falta lentes de seguridad que aminore la molestia, y ahí siguen tus lágrimas en tus ojos por el trabajo, al fin, ya por la noche lloraras por la aflicción que causa ver tanta destrucción.

Tu herramienta, lo que encuentras a la mano, tus ganas de servicio el motor que te impulsa, sabes que llegará la ayuda y comienza a fluir, llegan los refuerzos de los militares y cuerpos de rescate, la sociedad se mueve, buscan cómo ayudar, en qué cooperar, miles de toneladas de víveres por repartir, en el sureste y centro del país, los mexicanos se movilizan, falta tanto que comenzó la pesadilla.

Entra el gobierno burócrata, lento, inútil, los políticos comienzan sus bravuconadas, a ver quién dona más, quiénes hacen más por México, por la sociedad.

Comienza las historias conmovedoras inventadas, el secretario de educación, toma el mando otorgado por Peña Nieto, inventa historias engañando a los medios de comunicación culpándolos de la noticia falsa. Ordena a la Marina echarse la culpa después de la historia fallida de la niña Frida Sofía, el niño Nuño, siempre estuvo en el Colegio Rébsamen, hasta el descubrimiento de la verdad, Aurelio Niño fue el artífice de la historia que hizo llorar a muchos y como todo politiquillo se fue a dormir a ver las noticias para ver como avergonzaban a la Marina con sus disculpas.

En una franca disputa por encontrar a quién creerle, en quién confiar, se han abierto cientos o miles centros de acopio, los de gobiernos saludan con sombrero ajeno, los partidos ven futurismos hacia las elecciones del 2018, propuestas como la de eliminar los plurinominales las quieren discutir en medio de la tragedia -tomemos la palabra y ya- el pueblo espera posturas serias, comprometidas con él no banalidades.

Como esos ejemplos existen muchos, la solicitud exigente de freno al dispendio inmoral de propaganda en los informes de gobierno, en este mes se llevaron a cabo nueve informes de gobernadores en el país, un sin número de informes de presidentes municipales y diputados.

En el caso de los gobernadores el dispendio fue terrible, simplemente el puro acto de lectura del gobernador del estado potosino costo según Oficialía Mayor 1.2 millones de pesos. ¿Cuánto sería en publicidad?, tal vez unos 15 millones como mínimo, creo me quedo corto, esperemos transparencia.

Sin impacto en la sociedad se llenó de espectaculares la ciudad -con una alta dosis de culto a la personalidad- prohibido por la ley, no sé quién o quiénes asesoran al señor gobernador en comunicación, pero existe el principios morales donde el gobernante debe ser empático con el sufrimiento de la población.

Si un gobernante publicita su imagen en tiempos de crisis, en lugar de contribuirle ganancia política, se hace un efecto de reversión negativa a quien ve la propaganda”. En resumen la gente lo rechaza y eso sin contar la calidad del mensaje iconográfico de la propaganda

¡Señores de comunicación social!, el gobernador no vende camisas, informa de lo que se ha realizado, parece como aquel comercial de una prestigiada marca de camisas, donde su eslogan era “si te gusta te la presto”. Con todo respeto pero los alcances de un sistema de mercadeo vulgarmente “propaganda” dependen del ánimo de las personas a quien va dirigido el mensaje.

Sin desviar el tema principal que es el derroche, los gobernadores pudieron ahorrar bajita la mano, unos 100 millones de pesos, que bien podrían aportar algo a los 25 mil millones que costará la reconstrucción… la frivolidad les ganó nuevamente.

Pero México está en pie, con un ejército de privilegio, mi respeto y admiración al igual a cuerpos de rescate y policías.

Con toda una participación social exigiendo el buen manejo de los recursos se espera tener una autoridad a la altura, las aportaciones de millones de pesos de los partidos políticos sea asignado a la reconstrucción y no a pagar deuda o nivelar el dólar o vaya usted a saber dónde lo podrán usar, que no sea la reconstrucción.

En fin, no es el momento de desafinar, tal vez y lo digo tal vez, tanta participación ciudadana sea el parteaguas para el 2018.

También recomendamos: México requiere ayuda | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Futbol ficticio | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Este será el clima de hoy 29 de septiembre para SLP