Estado

Independientes: un corto y sinuoso camino

En vísperas del cierre de recolección de firmas, los aspirantes por vía independiente dan cuenta de los claroscuros del proceso

Por Carlos López Medrano

El próximo martes 6 de febrero cierra el proceso de recolección de firmas para los aspirantes a la candidatura independiente en San Luis Potosí. Si bien un movimiento ajeno a los partidos políticos empezó con entusiasmo, desde entonces los resultados han sido, cuando menos, agridulces. Los independientes que buscan una diputación local enfrentaron una serie de obstáculos relacionados con aspectos tanto burocráticos como logísticos, y también con un ambivalente vínculo con la sociedad.

Entre los aspirantes existe una impresión generalizada. La de una gran dificultad para obtener los apoyos requeridos, mismos que representen un 2% del padrón electoral de su distrito. Si bien la cantidad de apoyos exigidos no parece demasiado grande en un principio, el reto se amplifica por la limitación de tiempo que tienen para obtenerlos (apenas 40 días), a lo que hay que sumar, encima, la serie de trabas que son atribuibles a una legislación que se antoja hostil y adversa contra ellos. Un bombón envenenado cortesía del sistema al que pretenden acceder.

En declaraciones para La Orquesta, Olga Liliana Palacios, candidata independiente al séptimo distrito local, admitió que si bien la experiencia ha sido enriquecedora, también ha sido extenuante debido a que los formatos para la recolección de apoyos ralentizan el proceso.

En una época distinguida por los avances tecnológicos incorporados de lleno a la cotidianidad, San Luis Potosí quedó anclado a un protocolo con el que la obtención de cada firma toma entre 10 y 15 minutos por cabeza en una carrera contrarreloj donde cada segundo es de vital importancia. No es ya tener solo la voluntad de la gente, que se puede tener, sino registrarla mediante un método rudimentario y poco amigable con el usuario que desincentiva a algunos prospectos.

Varios de los aspirantes consultados por este medio manifestaron la necesidad de implementar otra plataforma para recoger las firmas. Una aplicación similar a la que se ha utilizado a nivel federal para los aspirantes a la presidencia de la república, que si bien no está exenta de imperfecciones, al menos dinamiza más la cadena de firmas.

En el mismo sentido se expresó Javier López, quien busca obtener una curul del sexto distrito local, quien además recalcó a La Orquesta otra dimensión que ha entorpecido la recolección de apoyos: cierta desconfianza por parte de la población para entregar su credencial del INE.

Juan Carlos Muñiz Garza aspirante del segundo distrito fue tajante al respecto. E incluso consideró que la inseguridad que existe a nivel nacional y local ha influido, para mal, en la apertura de la gente para respaldar a los independientes. En un contexto donde hay desconfianza, la petición de datos personales se vuelve aún más complicada, dado que hay una posición a la defensiva. En ello coincidió Javier López, quien sugirió una reforma electoral de fondo para agilizar el camino, desde la inscripción hasta el día en que concluya la elección. Muñiz Garza pidió mayor seguridad y candados durante el proceso, además de mostrarse en desacuerdo con la asfixiante fiscalización que se ensañó con ellos desde la cúpula.

INDEPENDENTISMO EN CIERNES

Una tendencia nacional ha marcado un hecho interesante. Si bien las figuras de los independientes gozan de simpatía entre la gente, esto no siempre significa que estén dispuestos a entregar unos minutos de su tiempo  para sujetarse a una dinámica que implica, entre otros detalles, proporcionar información personal y la copia o foto de su credencial de elector.

El mismo Juan Carlos Muñiz consideró que el ejercicio ha sido aleccionador para él. Su comienzo tuvo una fuerza notable, pero con el paso del tiempo se fueron revelando las complicaciones de la dinámica electoral. A los candidatos independientes ni siquiera les benefició la época. Finales de diciembre,  enero y principios de febrero son parte de un periodo complicado para acceder a la población. Desde la disponibilidad de la gente hasta cuestiones climatológicas pueden ser determinantes al momento de hacer un acercamiento con la gente, que más bien anda ocupada o distraída en otras cuestiones.

Otro fenómeno interesante (y que influye) es uno que da cuenta de las nuevas condiciones de vida en el área metropolitana de San Luis Potosí. Olga Palacios destacó que el flujo de la población en la ciudad complica la tarea de recolección, toda vez que hay un gran movimiento de gente que trabaja en distritos distintos a los de su origen. De ahí que acudir a una plaza, un parque o cualquier lugar público, no garantice que toda la gente de ahí sea un prospecto de soporte para su precandidatura en particular, la cual debe sujetarse a electores de la circunscripción por la que trabajan.

Aun así Juan Carlos Muñiz continúo con la travesía. Tocando la puerta de la gente en una recolección que, según sus propias estimaciones, supera las dos mil firmas. Su pronóstico, de cualquier forma es reservado. Según manifestó, las credenciales de algunos ciudadanos contienen errores o datos inválidos a la hora de ser cotejados. Señaló que la redistritación ha complicado en tal sentido.

Además, según destacó Juan Carlos Muñiz, el arraigo de los partidos políticos es todavía muy fuerte entre una parte de la población. Aún hay algunos individuos acostumbrados a las dádivas.  E incluso hay partidos, aseguró, que han movido a sus bases contra los independientes. De este modo, quienes pertenecen a dichas estructuras no colaboran con las posibles alternativas en el tablero de la administración pública.

INDEPENDIENTES NO HACEN EQUIPO


Las suspicacias sobre la travesía de los independientes vienen de tiempo atrás, en un ambiente de sospechas en el que nunca logró a configurarse un frente común o de apoyo entre la mayor parte de los candidatos. Daniela Korrodi, del séptimo distrito, apuntó en esa dirección en declaraciones para La Orquesta: la confrontación que se dio entre algunos candidatos no abonó a la causa y, por el contrario, se convirtió en una mancha para independientes ajenos a pleitos que se vieron presas de rencillas que nublaron el ambiente en vez de impulsar una agenda verdaderamente útil para la ciudadanía.

La percepción que hay sobre los independientes, continuó Korrodi, se tiende a homogeneizar, por lo que, aunque cada uno de ellos sea diferente y manejen ideologías contrapuestas, las falencias de unos puede perjudicar a los demás. De ahí que se muestre inconforme con perfiles que bajo la máscara de independientes no conlleven un genuino compromiso en construir un cambio y que, de hecho, sean (tanto a nivel local como nacional) infiltrados provenientes de corrientes partidistas.

Jesús Monsivais, por otro lado, enfatizó la necesidad de hacer un análisis riguroso a la hora de analizar y registrar los apoyos. Según comentó a este medio, hay aspirantes que apenas y han tenido actividad y que sin embargo podría pretender, al final, haber tenido un gran arrastre popular sin nada que lo justifique. Será entonces tarea de las autoridades tener la mirada bien puesta en que los apoyos tengan un sustento real.

En la confrontación contribuye un hecho en particular, apuntado por Olga Palacios: de acuerdo a la Ley Electoral del Estado de San Luis Potosí en su artículo 237, solo el independiente con más votos podrá aparecer en la boleta. A diferencia de lo que ocurre a nivel federal y en otros estados, existe una enfrentamiento tejido desde origen. No basta con cumplir con los —exhaustivos— requerimientos apuntados por las instituciones; aunque sea haga, hay que superar al resto de los competidores si es que se pretende rivalizar con los representantes de los partidos políticos.

Con esta argucia del reglamento se borra de tajo la voluntad de un sector de la población que, en efecto, impulsa candidaturas independientes de una manera más directa y con mayor esmero que la que se ofrece a partidos minoritarios, pero que se acaba desvaneciendo por una decisión tomada de antemano desde arriba.

Jesús Monsivais fue pragmático al señalar que de origen sabía a lo que se atenía, por lo que decidió encarar el proceso sin excusas y amparándose, sobre todo, en la red de apoyo que le han proporcionado amigos y familiares. Más que al Consejo Estatal Electoral (CEEPAC), apuntó al Congreso como el responsable de los escollos a los que se han visto sujeto él y sus compañeros. En este caso, las figuras emergentes fueron contenidas a priori por un grupo que, al parecer, hará todo lo que sea posible para mantener la hegemonía.

Los independientes no recibieron financiamiento público para el periodo de recolección de firmas, por lo que toda la intentona tuvo que ser cubierta por ellos mismos y personas que decidieron brindarles su colaboración, sobre todo amistades y miembros de su propia familia, lo cual implica, desde luego, una adversidad extra en comparación a la estructura de los partidos tradicionales que bailan bajo otro ritmo.

Lo anterior, no obstante, supone el precio a pagar por desmarcarse, precisamente, de los partidos políticos. Un asunto de congruencia a la hora acusar el despilfarro de dinero que se hace por motivos electorales. Así lo consideró Jesús Monsivais quien recalcó que este ejercicio es más un asunto de vocación que de un mero interés.


PERSPECTIVAS A FUTURO

La situación de los independientes queda aún en la incógnita. Más allá de que cumplan los requerimientos de base, falta ver si, dado el caso, son favorecidos ya en las urnas. Aunque el ansia de renovación democrática resulta evidente, se trata de una opción aún embrionaria que falta por definirse.

En cualquier caso, si hay algo en que coinciden los aspirantes por la vía independiente es continuar en el activismo ciudadano. Así lo expresó Javier López, quien enfatizó que corresponde a cada uno seguir el proceso democrático desde sus trincheras. Así lo promete también Jesús Monsivais, quien aseguró que no le obsesiona un cargo, y en dado caso,  pase lo que pase en los próximos comicios, seguirá aportando desde el sector académico, en donde se desarrolla con entusiasmo. No obstante permanece ilusionado con lo que pudiera conseguir si tiene una oportunidad dentro del congreso.

Daniela Korrodi, por su parte, pidió a la ciudadanía analizar el perfil de aquellos que los representarán. Depositar la confianza en un servidor público es un asunto de suma importancia que no debe tomarse a la ligera. Ciertos detalles del proceso la decepcionaron, en específico la actitud de algunos aspirantes que cayeron en prácticas y actitudes similares a las de los viejos partidos. Daniela Korrodi sugirió que los independientes deben ser más cuidadosos en sus formas y contenidos, ya que algunos errores, vicios y actos ensucian al resto de las candidaturas de su tipo frente a la imagen que tiene la población.





También recomendamos: #YaNoJuego | Independiente dejará de juntar firmas perdidas en misterioso robo

Nota Anterior

PGJE detiene a pistoleros de la General I. Martínez

Siguiente Nota

#Dinastías | Los Páez Galván: 32 años de vivir de Salinas