#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

¿Incomparables? | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

Se terminó otro torneo de Liga MX y nos dio como resultado el campeonato de los Tigres de la UANL, que se sobrepusieron a dos goles sorpresivos al inicio de los dos encuentros que se disputaron en la final. A base de un futbol estructurado y ordenado (no vistoso ni mucho menos espectacular para el pedazo plantel que tienen) fueron llevando los partidos de liguilla y posteriormente la final. Manejando los marcadores y las situaciones que fueron ocurriendo en los encuentros (empatando con León y pasando por la posición en la tabla, y “humillando” a las Águilas en el segundo tiempo del partido de vuelta, luego de ser sometido durante la primera parte y controlar únicamente las acciones hasta que cayeron las expulsiones de los cremas), así escalaron hasta levantar la copa.

Obviamente la intención no es menospreciar ni mucho menos demeritar el campeonato de los felinos: hicieron lo justo para quedar campeones (y así alcanzar a los Tuzos con 6 títulos de liga, que no es poca cosa). Pero “hacer lo justo” no me parece digno de un equipo que quiere ser catalogado como “grande”; eso sí, los Tigres pueden ser considerados como el equipo de la década o de “época” (aunque sea un periodo corto, pero muy ganador). Estos últimos tres años han sido de ensueño para los dirigidos por el “Tuca” Ferretti, han disputado nueve finales (en todos los torneos en los que ha participado) y han conseguido alzarse con 4 títulos, 3 torneos de Liga y un Campeón de campeones. Para su mala fortuna, perdió torneos de carácter internacional, como la Copa Libertadores (contra River Plate) y la Concachampions ante (América).

Para el tipo de plantilla que tienen es necesario señalar que esas derrotas han sido fracasos rotundos para los del norte, otros equipos mexicanos han conseguido llegar a las mismas instancias con planteles mucho más reducidos en nombres, y aunque tampoco pudieron levantar la copa, consiguieron llegar a la misma instancia con menos. Pachuca, por ejemplo, consiguió una Copa Sudamericana y varios títulos de liga, haciéndose un equipo a seguir y que marcó una época en México, por ser ganador y ocupar los primeros lugares en los titulares gracias a sus buenas actuaciones o a sus logros. Chivas llegó a una final de Libertadores con un equipo lleno de puros jugadores mexicanos, pero ciertamente no siendo el mejor equipo mexicano de esa época. Tigres, con su equipo de lujo, ha estado “dominando” la liga local, pero tampoco logró romper con la “maldición” de los torneos internacionales de clubes.

Un equipo como el América, se caracterizaba (muchos años antes) por traer a los mejores extranjeros y de los mejores jugadores mexicanos, actualmente eso ha cambiado, los dos equipos regios son los que tienen la chequera más grande, gracias a las empresas que los manejan, y por ello son los que pueden tener a los mejores jugadores extranjeros (en conjunto) y de los mejores jugadores mexicanos (nuevamente en conjunto) por lo que los hace las escuadras más poderosas, y eso es algo que deben envidiarle los demás equipos. Pero el equipo no sirve de nada si la cabeza del grupo no es también “top”. Tienen a uno de los técnicos más ganadores y constantes del futbol mexicano: Ricardo Ferretti. Podrá no gustar en ocasiones el tipo de futbol que hace y que se considera defensivo, pero es un excelente estratega y sabe manejar excelsamente los cambios y los tiempos de los partidos, por eso han conseguido posicionarse hasta donde han llegado.

La respuesta es: sí, actualmente Tigres es incomparable, pero no es el campeonísimo de Chivas, tampoco el América de los 90, ni el Toluca de Cardozo. Es comparable y equiparable con otros equipos que también han tenido momentos de gloria como Pachuca y Santos, que también en su momento dominaron y estuvieron siempre presente en finales y los mejores lugares. Los aficionados felinos deben disfrutar del quipo que tienen, los otros equipos envidiar y exigir a sus equipos que busquen reforzarse para poder competir contra ese monstruo. Tigres debe saberse como el mejor equipo en la actualidad, el de plantel más vasto, el de un estilo de juego muy definido y exitoso, pero para ser “grande”, o “el más grande”, le falta mucho camino e historia.

@Emmanuelcoatl 

También recomendamos: ¡Saquen las carnes! | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

Vida nómada | Columna de Juan Jesús Priego

Siguiente Nota

#SaqueElCobertor | Continuarán las heladas en SLP; hoy ingresa Frente Frío No. 15