#4 TiemposDesde mi clóset

#IncidenciaLGBTmx  | Columna de Paúl Ibarra

Desde mi clóset

Este fin de semana, una docena de jóvenes LGBT nos reunimos en las instalaciones del Centro Comunitario de Atención a las Diversidades Sexuales con el objetivo de fortalecernos y conjuntar esfuerzos para la construcción de una agenda estatal.

En días anteriores, asistí a un encuentro nacional de líderes y lideresas lesbianas, gays, bisexuales y personas trans. Dentro de este espacio se construyó una agenda nacional de articulación para realizar incidencia política en esta etapa coyuntural para la vida del país. La estrategia abarca temas de salud, educación, trabajo, seguridad social, acceso a la justicia, entre otros temas.

Luego de esa reunión, cada estado se está dando a la tarea de hacer lo propio. Para el caso de San Luis Potosí, se realizó una convocatoria para seleccionar a un puñado de jóvenes que trabajarán en la construcción de la agenda y desarrollarán la estrategia a nivel político.

Entre las necesidades localizadas, está el tema del acoso escolar por homofobia y transfobia, el cual ocupa el segundo lugar en motivos de deserción en nivel básico y medio superior. La violencia que vivimos las personas LGBT en la escuela llega a tal grado que limita las posibilidades de desarrollo de este sector, lo que se traduce en el acceso a trabajos mal remunerados y riesgosos. Por tal motivo, se ha decidido que uno de los puntos principales de la agenda es la construcción de políticas públicas en el sector educativo para prevenir, erradicar y sancionar el acoso escolar por orientación sexual, identidad y|o expresión de género (bullying homofóbico).

Otro tema primordial en la agenda es la atención a la violencia familiar hacia las personas LGBT, ya que este hecho merma el autoconcepto de lesbianas, gays, bisexuales y trans, lo que lleva a problemas de depresión, consumo excesivo de sustancias psicoactivas e incluso el suicidio. En lo que va el 2017, por lo menos hemos documentado siete casos de jóvenes LGBT que se han suicidado en San Luis Potosí. Es por ello que desarrollar espacios favorables dentro del contexto familiar, para de esta forma mitigar la violencia por orientación sexual, identidad y/o expresión de género, está dentro de los puntos prioritarios de la agenda. En este apartado, es importante involucran a instancias como el DIF, IMES y Desarrollo Social, con el objetivo de construir programas dirigidos a madres, padres y familiares de personas LGBT para de esta forma erradicar la violencia dirigida a este sector de la población.

Por último, el tema legislativo punto más obscuro. Ya que, desde este espacio de poder, no ha existido nada de voluntad política para echar a andar los cambios legislativos que favorezcan el ejercicio de los Derechos civiles y políticos de las personas LGBT. Ha sido, desde mi perspectiva, la legislatura más homofóbica a nivel general de la historia del estado, ya que diputados y diputadas abiertamente y ostentando el poder público que les confiere su charola, han atropellado los Derechos de lesbianas, gays, bisexuales y trans.

@paulibarra06

 

Nota Anterior

Coco: la ofrenda de Pixar | Columna de Carlos López Medrano

Siguiente Nota

Ni se le ocurra enfermarse