#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

In Poncho we trust | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria

 

Lo que hace semanas parecía imposible, podría convertirse en realidad este domingo. Poncho Sosa inyectó una nueva dinámica al Atlético de San Luis, que con una marcha casi perfecta, con 16 de los últimos 18 puntos disputados, está en camino a la calificación a la liguilla, aunque aún depende de su resultado como visitante contra Leones Negros.

Sosa no solo otorgó al Atlético de San Luis de buenos resultados y mejoró mucho el funcionamiento de un equipo que estaba prácticamente desahuciado, apenas a la mitad del torneo. Otro acierto de Sosa es que dotó al club potosino de una garra y una mística que no tenía con el español Francisco Molina como técnico, misma que ha sido notoria en momentos fundamentales de los últimos partidos.

Esa nueva mística, la que nunca había mostrado este equipo desde que fue creado hace casi un año por el Atlético de Madrid, ha hecho recordar incluso otros momentos de la historia reciente del futbol potosino, como mi amigo Nefrox escribió el viernes pasado. Y eso que no había visto la exhibición del partido contra Dorados.

El viernes, el San Luis jugó un partido de suma relevancia para meterse en la pelea por la calificación. Los clásicos decían que el 2-0 era el marcador más engañoso y por instantes fue así, después de que Dorados logró anotar el 2-1. El ambiente de tensión era notorio en el estadio. De hecho, el gol de los sinaloenses puso en silencio al estadio Alfonso Lastras, temeroso de que lo que hasta ese momento era una fiesta, se convirtiera después en una tragedia.

Ahí fue donde la mística nueva se mostró y el equipo volvió a la pelea hasta que consiguió un golazo después de una espectacular jugada individual de Leandro Torres, que terminó en gol de Nicolás Ibáñez. La fiesta volvió al Alfonso Lastras y este equipo debe pretender que no pare. El estado actual de este San Luis — espero no exagerar— hace pensar que, de conseguirse la liguilla, hasta el ascenso es posible.

Pero la primera meta, la de entrar en la liguilla, no será nada sencilla de conseguir. Enfrente está un equipo que también requiere la victoria, Leones Negros. Aquí podría costar todo lo que el Atlético de San Luis dejó de hacer mientras estaba bajo el mando de Molina. Y nadie puede quitarme la idea de que el plantel, que mágicamente recordó cómo jugar al futbol desde que llegó Alfonso Sosa, en realidad provocó con sus malos resultados el despido del español.

¡Que fin de futbol!

Que la cancelación de varias figuras, sobre todo de Ronaldinho, desinfló el Partido por La Paz que se jugó el pasado sábado en el Lastras es una realidad. Pese a eso, la experiencia de tener algunos ídolos mundiales en San Luis Potosí fue enriquecedor.

Tuve la fortuna de charlar por unos minutos con varias estrellas del pasado, como el campeón europeo con España, Marcos Senna; con los extraordinarios jugadores Missael Espinoza y Oscar Donizete, con quienes pude —yo y algunos amigos— bromear en un plan muy amigable; con el histórico Manuel Negrete, quien dijo para La Orquesta que su gol en el Mundial del 86 fue mejor que el de Maradona; con un amabilísimo Juan Pablo Sorín, quien recordó las eliminaciones que Argentina le propinó a México en 2006 y 2010 y unos segundos con Bora Milutinovic, el único ser humano que ha dirigido a cinco selecciones distintas en Copas del Mundo. De esto podrá leer esta semana en estas páginas.

También recomendamos: ¡A lo San Luis! | Columna de El Mojado

Nota Anterior

El buen augurio de las preferencias de Mario Vargas Llosa | Columna de Enrique Domínguez

Siguiente Nota

San lunes, de vacaciones con menú | Columna de Jorge Ramírez Pardo