DeportesTesteando

Historia que se olvida (Parte 4) | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

 

Testeando

Seguimos con esta pequeña documentación sobre el origen de algunas de las franquicias del extraño fútbol mexicano. Ya hemos revisado el devenir de equipos que parecen tradicionales y que sin embargo distan mucho de serlo en sus raíces. Hoy hablaremos de un equipo con supuesta tradición.

 Querétaro

 La segunda división vio nacer al primer equipo de Querétaro. Fue en la temporada 1950-51 cuando Club Querétaro A.C. participa por primera vez en la competencia. Este equipo queretano no va a obtener grandes logros, pasó entre la segunda y tercera división toda su existencia.

 A la par de la existencia de Querétaro AC, otro equipo iba a aparecer: la Universidad Autónoma de Querétaro fundaría el club Estudiantes de Querétaro, que en la temporada 1974-75 lograría el ascenso de la tercera a la segunda división, vía la promoción contra el equipo de Sahagún. Este equipo jugaría bajo ese mote hasta el año de 1978 cuando es comprado por el empresario Armando Presa y se le nombra Atletas Campesinos. Al mismo tiempo, el mismo empresario compra el equipo de Querétaro de la misma división y lo nombra Atletas Industriales, teniendo así dos equipos jugando en la misma ciudad, el mismo estadio, del mismo dueño y en la misma división (segunda división).

 Los dos equipos “Atletas” comparten división en la temporada 1978-79, quedando los enfrentamientos entre ellos en un empate a 0 y un 2-1 favorable a los Industriales. Al término de esta temporada, el equipo industrial terminaría en puestos de liguilla, mientras que los campesinos fueron eliminados en la etapa regular del torneo.

Para el siguiente año, la temporada 1979-80, las cosas pintaron distinto: los campesinos lograron dos victorias contra los industriales durante la temporada regular, 1-0 y 4-1, lo que llevó a los campesinos a ser los “atletas” que en esta ocasión llegarían a la liguilla, y no solo eso, sino que obtendrían por primera vez el ascenso a primera división de un equipo de la ciudad de Querétaro.

Durante la campaña 1980-81 ambos equipos jugaron aún en la ciudad de Querétaro. Mientras Atletas Campesinos lo hacía en primera división, el Atletas Industriales jugaba en la segunda división. Sin embargo, al término de esta campaña los industriales desaparecen, y con ello, la federación da la anuencia para que los Gallos Blancos de la UAQ jueguen en la segunda división “B” la temporada 1981-82. Cerrando así la historia de la primera franquicia de Querétaro FC.

Atletas Campesinos se mantiene activo hasta la temporada 1982-83 cuando son vendidos al Sindicato de Petroleros, quienes se llevan la franquicia a Tampico para conformar el nuevo equipo Tampico-Madero, que venía a suplir al descendido Tampico. Esta franquicia tendrá una historia relevante más adelante.

En la temporada 1983-84 el equipo de la UAQ logra ascender de la Segunda “B” a la Segunda “A”, y con esto es vendido al grupo Televisa, que buscaba en este equipo tener un filial para el Club América; el equipo es rebautizado con el nombre de Cobras de Querétaro; sin embargo, en la temporada 1985-86, logran el ascenso a primera división, pero sus malos números hacen que el regreso a la segunda división sea inmediato. Para la temporada 1987-88 el equipo no solo descendería, sino que también era mudado a Ciudad Juárez. La suerte es caprichosa, ya que en esa misma temporada el equipo, ahora en Juárez, logra el ascenso a primera; la temporada 1988-89 la jugarán en el máximo circuito una vez más. Desafortunadamente para el equipo, el resultado vuelve a ser el mismo, ya que al término de ese torneo regresan a la segunda división, en donde desaparecerán en la temporada 1993-94.

Mientras todo esto ocurría en el plano futbolístico, a nivel político el país sufría cambios importantes: el sindicato de petroleros sufriría el llamado “Quinazo” que los obligó a vender al equipo de Tampico-Madero. El equipo de primera división va a ser adquirido por José Antonio García para mudarlo a Querétaro en 1990, en donde se convertiría en el “nuevo” Querétaro FC.

Gallos Blancos de Hermosillo vs Pachuca en 1996

El equipo se mantendría en primera división hasta la temporada 1993-94, cuando después de un pésimo año descienden a la segunda división, que para ese momento se convierte en el tercer nivel del fútbol mexicano, ya que se había creado la Primera “A” como antesala del máximo circuito; de esta manera, el equipo es vendido en 1995 a empresarios de Hermosillo quienes lo renombran como el Gallos Blancos de Hermosillo, en donde desaparece en 1996.

En 1951, un equipo de La Piedad, Michoacán, es invitado a participar en la segunda división, logrando inmediatamente el ascenso a la Liga Mayor. De este modo nace el equipo de Reboceros de la Piedad, un equipo que sólo jugó en primera división en la temporada 1952-53, ya que tras su inmediato descenso, estará jugando en divisiones de plata hasta el año 2001. La temporada 2001-02 tuvo al sorprendente Reboceros de la Piedad como uno de los protagonistas de la primera división, sin embargo, en la temporada 2002-03 el equipo es vendido a la ciudad de Querétaro y con esto nace un nuevo Querétaro FC. Dicho gusto solo duraría un par de años, ya que al finalizar el torneo 2003-04, la federación mexicana decide desaparecer a este equipo, junto con Irapuato, ya que ambos equipos presentaban comportamientos “sospechosos” en su administración. Nuevamente un equipo de Querétaro desaparecía.

Para que la ciudad no se quedara sin equipo profesional (otra vez), el empresario Juan Antonio Hernández, famoso por armar equipos competitivos tanto en Primera “A” como en Primera división (Zacatepec y Toros Neza), decide mudar a Querétaro para la 2004-05 al equipo Leones de Morelos, que anteriormente era el equipo de Zacatepec fundado en 1948 pero mudado en 2003 a Xochitepec, con el nombre antes mencionado. Este nuevo equipo de Querétaro conseguiría dos ascensos deportivos en 2006 y en 2009; desgraciadamente también tuvieron dos descensos por la misma vía deportiva en 2007 y 2013. Este último descenso llevó al equipo a la desaparición para la temporada 2013-14 donde ya no participaron en la división de ascenso.

Ronaldinho en su breve etapa con el Querétaro en 2015

La caprichosa historia de la franquicia actual del equipo de Gallos Blancos de Querétaro, se remonta al lejano 1948 cuando es fundado como Freseros de Irapuato, un equipo que va a rondar entre la segunda y primera división durante varias décadas. Sin embargo en diciembre de 2001, el equipo que pertenecía al Grupo Pegaso es mudado a la ciudad de Veracruz por motivos económicos, el cual en ese año futbolístico termina jugando como el Tiburones Rojos. Para la fortuna de la gente del puerto, su verdadero equipo logra el ascenso en 2002 vía promoción contra el León; de esta forma y teniendo dos clubes en la ciudad, deciden enviar la franquicia que era de Irapuato a jugar a Tuxtla Gutiérrez y así en 2002 nacen los Jaguares de Chiapas.

La franquicia de Jaguares se mantendría en primera división durante varios años, mientras que Querétaro FC pasaría entre ascenso y primera división en este tiempo. Fue en 2013 cuando el equipo de Gallos Blancos finalmente desciende, sin embargo su dueño Amado Yáñez, un acaudalado empresario petrolero, decide comprar la franquicia de Chiapas para mantener el fútbol de Querétaro en primera división. El problema no se resolvía ya que este empresario es detenido por el gobierno mexicano y la franquicia queda a la deriva nuevamente. Es administrada por la federación mexicana hasta que en el año de 2014 es adquirido por el Grupo Imagen, mismo que los administra actualmente en la primera división.

@NEFROX

También recomendamos: Historia que se olvida (Parte 3) | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Previous post

Valdemar

Next post

Pokémon Go no ha muerto | Columna de Víctor Hernández