DeportesTesteando

Historia que se olvida (Parte 2) | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando 


En la primera parte de este pequeño ejercicio revisamos la historia de las franquicias de Puebla y Santos, en donde pudimos encontrar la raíz del nombre y colores de Santos Laguna, así como el origen de su actual franquicia, que es Oaxtepec. Por parte de Puebla, hablamos del cambio de franquicia, y que actualmente, es la franquicia de Unión de Curtidores, mientras que la original de Puebla desapareció en 2009.

Hoy toca revisar una historia un tanto diferente, un equipo de amplia tradición en el futbol mexicano, pero que a últimas fechas ha tenido transformaciones muy interesantes: Necaxa.

Necaxa

La historia de Necaxa se remonta al año de 1922. En ese entonces, el ingeniero inglés W. H. Frasser fungía como gerente de la empresa Luz y Fuerza del Centro, e interesado en el desarrollo del deporte, decide que dos equipos llamados Tranvía y Luz y Fuerza, se unan para crear un equipo competitivo llamado Necaxa, en honor al río que cruza el estado de Puebla y del cual se genera parte de la energía en sus presas. Cabe resaltar que Necaxa es un topónimo de la cultura Totonaca que significa “Ruido en el Agua”.

Así, el 21 de agosto de 1923, se funda el club rojiblanco del Necaxa.

Necaxa nació como un equipo no profesional, ya que el requisito para poder jugar en el equipo era ser trabajador electricista, con esto algunos jugadores comenzaron a llegar para poder ejercer su profesión y, en los tiempos libres, jugar al fútbol de manera semiprofesional. Sin embargo, en 1943, se crea la Liga Profesional y Necaxa no aparece entre los equipos que la conforman, con el pretexto (dicho por el mismo club) de que su espíritu no es el profesionalismo.

A pesar de ser considerado uno de los equipos más poderosos de la Ciudad de México, Necaxa no participa en la liga mayor, apareciendo solo en la liga menor, pero ahora administrado por el Sindicato Mexicano de Electricistas.

Es en 1950 cuando Necaxa, por fin, entra a la primera división, esto debido a que dos equipos desaparecen ese año (España y Asturias). Así Necaxa logra ingresar a la primera división bajo la administración de los sindicalistas hasta el año de 1971, cuando el equipo es vendido a unos empresarios españoles quienes le cambian el nombre a Toros del Atlético Español.

11 años duró el pesar de llamarse diferente, los aficionados al añejo Necaxa se alejaron de las tribunas, y el nombre de Atlético Español nunca logró a ser un referente entre los fanáticos de la ciudad de México. En 1982 el equipo es comprado por Televisa y este, en un intento por hacer rentable a su nueva adquisición, decide regresar la historia, colores y nombre del mítico Necaxa.

Así, con este grupo de dueños, Necaxa vivirá sus mejores años y también los peores: logran convertirse en el llamado “equipo de la década” en los 90 tras conseguir tres títulos de liga, un campeonato de Concacaf y el tercer lugar en el Mundial de Clubes.

Desgraciadamente, ni todos los títulos permearon a la afición del Necaxa, que en 2003 decide abandonar la Ciudad de México para jugar ahora como locales en la ciudad de Aguascalientes, apoyados por empresas de la región y el gobierno de la entidad.

De esta forma Necaxa continuaría su historia pero pagó cuota: dos descensos a la división de plata (2009 y 2011) terminaron por cansar a Televisa quien decide vender el equipo en 2014. La directiva, encabezada por Ernesto Tinajero y Guillermo Cantú, ha administrado desde entonces al equipo y lograron regresarlo actualmente hasta la primera división, ahora echando raíces en Aguascalientes.

En resumen

Para hablar un poco más claro, Necaxa sigue siendo el mismo equipo que se fundó en 1923, solo ha tenido cambio de nombre en 1971 y de sede (Aguascalientes) en 2003.

@NEFROX

También recomendamos: http://laorquesta.mx/historia-se-olvida-parte-1-columna-arturo-mena-nefrox/

Nota Anterior

C***s B****t | Columna de El Mojado

Siguiente Nota

Congreso del Estado, Circo Romano | Columna de Óscar Esquivel