DeportesTesteando

Historia que se olvida (Parte 1) | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

Uno de los grandes pecados de la humanidad es repetir sus errores. Borrar u olvidar su historia es cada vez más común y detestable; la propia labor de los hombres, que no debería perderse a pesar de la distancia.

Hoy comienzo uno de los grandes pendientes que tenía: intentar descifrar la historia de la Liga MX, buscar el origen y movimientos de (por lo menos) los equipos que actualmente juegan en la liga de primera división. Así que en esta primer entrega les presento a Santos Laguna y Puebla FC.

Santos Laguna

La historia del futbol en Torreón se remonta a los años del añejo Diablos Blancos del Club de Fútbol Torreón, quien se convirtió en Universidad de Guadalajara en 1974 y después desaparecería; el Club Laguna corrió con la misma suerte y fue vendido en 1978 al Club Deportivo Coyotes Neza, que en 1988 fueron comprados por la Universidad Autónoma de Tamaulipas, para convertirse en los Correcaminos.

Lejos del glamour actual que el club santista presume, los orígenes de la franquicia son muy humildes. A mediados de los años 70 nace el Club de Futbol TAMSA (Tubos y Aceros de México), quienes comenzaron a jugar en la tercera división en la ciudad de Veracruz, por lo que fueron conocidos como Los Tuberos de Veracruz; con mucho esfuerzo lograron su ascenso a la segunda división en la temporada 75-76, para después ceder su franquicia en la 1982 por falta de liquidez, ya que la afición de Veracruz le era muy fiel a los Tiburones Rojos. Así, la franquicia fue adquirida por el IMSS y esta institución decide fundar un equipo en Tlaxcala, donde en el municipio de Santa Cruz tenían un centro vacacional llamado “De la Trinidad”, por lo que el equipo toma el nombre de Club Santos de la Trinidad (el Santos fue propuesto porque así le llamaban a los habitantes de Santa Cruz).

Un año después, el equipo se muda con anuencia de la FMF a la ciudad de Torreón, en donde es llamado Club Santos IMSS. Sin embargo, esto solo es el nombre de la franquicia, porque la verdadera franquicia que hoy juega en primera división tiene un pasado poblano.

En 1979, el IMSS funda un equipo de futbol en la tercera división, el Club de Futbol Oaxtepec-IMSS, mismo que logró el ascenso de tercera a segunda en tan solo un año y consigue llegar a la primera división en la temporada 81-82; el equipo se volvió histórico, ya que en esta escuadra es donde se retira como jugador Ricardo Antonio La Volpe y es donde el “bigotón” debuta como técnico de primera división en la 83-84.

Para la temporada 84-85, el IMSS decide vender su equipo de primera división y es adquirido por gente de la ciudad de Puebla, para nombrarlo como el equipo Ángeles de Puebla, pero al no tener una respuesta positiva por la afición, es vendido a los dueños del Club Santos, para llevarse la franquicia a Torreón, en donde no lograron el ascenso con su equipo en la 88-89.

De esta manera nace por fin, la franquicia actual del Club Santos Laguna de Torreón. Cabe resaltar que los actuales colores del equipo son por sus equipos pasados por esa región, los Diablos Blancos (Torreón) y la Ola Verde (Laguna).

Puebla

El 7 de mayo de 1944 se funda el Puebla FC, un equipo que tiene sus raíces en ligas locales de la ciudad y que después de grandes rivalidades entre las comunidades españolas y mexicanas avecindadas en la región, deciden fundar el equipo profesional para jugar en la Primera División. La historia de este primer Puebla FC terminará en 1956, cuando el dueño del equipo pide anuencia a la Federación para congelar el equipo un año por problemas económicos. Ese año se volvió eterno, la franquicia jamás regresaría.

En 1964 se vuelve a fundar un equipo en la segunda división para el regreso del fútbol a la capital poblana. Esta franquicia será la más ganadora de la historia del futbol de Puebla, conseguirán el ascenso a la primera división en el año de 1970 y campeonatos de liga en la 82-83 y en 89-90.

Justo en los años entre campeonatos, el equipo es vendido a Emilio Maurer, un empresario que continúa con el futbol en la ciudad. Pero en 1995 el equipo es vendido a los hermanos Abed, que cambiaron los colores del Puebla por un naranja, así como el mote del equipo, ahora llamado “Ejecutivos”.

Fue hasta 1998 cuando el equipo es adquirido por Francisco Bernad, que La Franja recupera sus colores, escudo y mote anterior. Poco duró el gusto, ya que en el Verano de 1999 Puebla FC desciende a la primera A.

Al mismo tiempo, un segundo equipo avecindado en León, Guanajato, consigue el ascenso a primera división, la Unión de Curtidores regresa a primera división y de esta forma es comprada la franquicia por Francisco Bernad para que se convierta en Puebla FC.

El equipo de Unión de Curtidores fue fundado en 1928 y es el primer impulso para el Club León que actualmente conocemos. En la temporada 67-68 Unión de Curtidores por fin logra entrar al profesionalismo en la segunda división. Para la temporada 73-74 el equipo de Curtidores logra quedar entre los cuatro equipos de la liga y con ello conseguir el ascenso a primera división por invitación de la federación.

En primera división lograron permanecer hasta la temporada 80-81 en la que regresan a la división de plata, en donde tienen un gran rendimiento, que les da la oportunidad de salir campeones en la 82-83 y con esto regresar a la primera división. Sin embargo, tras el peor torneo de la historia del equipo, regresan a segunda división en la 83-84.

Ahí, mientras Curtidores regresaba a la segunda división, nacía un equipo en León llamado Búfalos Curtidores, mismo que en un torneo consigue el ascenso a segunda división, por lo que la franquicia de Unión de Curtidores es vendida a Chetumal y los Búfalos toman el nombre de Unión de Curtidores. Lastimosamente la temporada 86-87 fue la última que pudieron mantener al equipo, que terminó desapareciendo.

La Unión de Curtidores regresó al profesionalismo en 1997, cuando la federación decide expandir la Primera A de 18 a 21 equipos, llegando así nuevamente a participar en un torneo. Valente Aguirre era el dueño de este nuevo equipo que servía de filial del Club León. De esta manera en 1999 logran el ascenso y su posterior venta a Puebla.

Desde entonces el equipo de Puebla no ha vuelto a sufrir cambios, solo de división y de dueños, pero la franquicia sigue siendo la misma.

Para seguir con la historia, la franquicia “original” de Puebla FC de 1964, que descendió en 1999 juega durante dos años como el Ángeles de Puebla, sin embargo. en 2001 son vendidos a la Universidad Cuauhtémoc y esta les cambia el nombre a Real San Sebastián, misma que solo pudo jugar seis meses. Para el Invierno 2001 el equipo se muda a Chiapas con el nombre Atlético Chiapas, pero para el Invierno 2002 el equipo vuelve a mudarse, ahora a Mérida para tomar el nombre de Atlético Yucatán. Nuevamente vuelven a emigrar en 2003, ahora a Playa del Carmen, donde se van a conocer como Inter Riviera Maya por solo seis meses; después se fueron a Córdoba en Veracruz, donde jugaron con el nombre de Azucareros de Córdoba. Para el Apertura 2004, nuevamente la franquicia hizo las maletas para ir a jugar ahora a Colima como los Huracanes. Solo un año duró la aventura por el pacífico, ya que en 2005 el equipo regresa a Playa del Carmen para nombrarse Águilas Riviera Maya, por tan solo seis meses, ya que vuelven a viajar para el Clausura 2006 a Zacatepec, hasta que en el Clausura 2007 se convierten en Socio Águila, una filial directa del América quien en 2009 decide extinguir la franquicia para dedicarle todos los esfuerzos a sus equipos de menores.

En resumen

Y para poder hablar claro con estos dos equipos y que la historia no olvide, Santos Laguna es Ángeles de Puebla que fue Oaxtepec y el origen de su mote es de Tlaxcala.

Laguna fue Coyotes Neza y ahora es Correcaminos.

Torreón ahora ha desaparecido después de ser U de G.

Mientras que Puebla es Unión de Curtidores; el Puebla FC que se (re)fundó en 1964 desapareció en 2009 pero antes fue Ángeles de Puebla, Real San Sebastián, Atlético Chiapas, Atlético Yucatán, Inter Riviera Maya, Córdoba, Colima, Águilas Riviera Maya y Socio Águila.

Esta es solo una pequeña parte de la enredada historia del fútbol mexicano, misma que torneo tras torneo queda enterrada en un montón de datos para olvidar, y que en estas entregas desmpolvaremos para que la memoria se intente preservar.

@Nefrox

También recomendamos: ¡Salud, campeón! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Previous post

Niños potosinos presentaron cortometraje en Francia

Next post

El día que no me importó ver a Chivas campeón | Columna de Luis Moreno Flores