Columna de Adrián IbellesDeportes

El himno blanco | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

La pretemporada es siempre una época de bonanza para los espectadores quienes respiramos de nuevo el football; para los jugadores es la oportunidad de oro para afianzarse en el roster que lucirán los equipos durante la temporada regular.

Los novatos tendrán las mayores pruebas al venir a probar la razón por la que fueron elegidos en el draft, mientras que los veteranos solo deben probarse a sí mismos que aún dan el ancho.

Pero hay un pequeño grupo de jugadores que ven este calentamiento como su pase al olvido. Uno de ellos, el más destacable, es un QB que sigue en el limbo de la agencia libre, aún a pesar de sus capacidades. Fue el himno nacional lo que mató la carrera de Colin Kaepernick.

El año pasado, como forma de protesta ante la visible violencia racial que persiste en los Estados Unidos, el entonces QB de los 49’s de San Francisco rompió con la hegemonía del protocolo de entonación de su himno, hincándose y callando durante la ceremonia.

El revuelo fue masivo, y a pesar de las fuertes críticas en su contra, Kaepernick continuó siendo el estandarte de un mensaje que buscaba señalar un fenómeno que acaso se ha prolongado más de lo que se pudiese suponer. Decenas de jugadores replicaron esta acción, consiguiendo politizar una liga que es inconmensurablemente mediática, y por ende, al poner en juego tantos intereses, conservadora.

El castigo de Kaepernick se ha extendido hasta el momento. Es cierto que su baja deportiva contribuyó al éxito de su exilio, pero fuera de ello, no hay otra razón más que sus elecciones políticas para que este mariscal siga desempleado, mientras que brazos menos hábiles ya están entrenando y hasta lanzando pases incompletos e intercepciones en esta pretemporada.

Es una lástima que Kaepernick haya sido humillado de tal manera. También hay que decirlo, no hay suficientes voces en defensa de lo políticamente correcto en una liga que perdona a agresores sexuales, asesinos y defraudadores, pero que condena a un hombre por negarse a entonar el himno nacional.

@Adrian_Ibelles 

También recomendamos: Despedidas, regresos y eminencias | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Como equipo hemos superado distintos escenarios: Salvador Reyes Jr

Siguiente Nota

Thomas Carlyle y su amigo | Columna de Juan Jesús Priego