#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

¡Hacen bonita pareja! | Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

El Tri Y San Luis Potosí

Solo se necesitaron 10 años, 3 meses y 4 días para que la Selección Mexicana volviera a pisar tierras potosinas, solo que con un entorno y momento totalmente diferente. En ese lejano 2007 era un duelo de preparación ante Irán previo a la Copa Oro, con el pentapichichi Hugo Sánchez como cabeza del grupo (todos sabemos cómo terminó su proceso) y teniendo a Nery Castillo como la “figura” (potosina y) del conjunto tricolor (otra estrella fugaz que brilló un tiempo y al final terminó deslucida). El partido terminó con un 4-0 en favor de los nuestros gracias a goles de Jared Borgetti, Jaime Lozano, Francisco Fonseca y Gerardo Torrado, en el papel, cumplió.

El de ahora es más que importante, es de eliminatoria Mundialista hacia Rusia 2018, contra Trinidad y Tobago y (afortunadamente) con plantel completo. Y es que ese fue el primer “temor” que tuve al saber del partido: qué México veríamos en el Alfonso Lastras (¿A, B, C?). Pese a que la Selección Mexicana ya está calificada, Juan Carlos Osorio no (cambia o) da sorpresas, la combinación de jugadores de alta calidad provenientes de la Liga MX (Corona, Ayala, Aquino, Peralta, entre otros) y por supuesto la legión de figuras europeas (Ochoa, Guardado, Herrera, Tecatito y Chicharito, por mencionar algunos) que todos esperamos ver y por las que se paga (bien) y seguramente se ha batallado para poder conseguir un boleto.

Sin duda un logro que se dio gracias a la buena gestión (y seguramente relación) que lleva la directiva del Atlético de San Luis con la Federación Mexicana de Futbol. La llegada de la inversión española a SLP proveniente del Atlético de Madrid hizo voltear los ojos del futbol mexicano nuevamente a San Luis Potosí para albergar un partido de dicha envergadura y por supuesto el buen paso del equipo en el Ascenso MX es otro de los puntos que se consideraron para que el partido llegara al Coloso de “El Paseo”. Mismo que ha tenido mejoras considerables, consolidando y dando pruebas fehacientes de la calidad y veracidad de tan ambicioso proyecto.

Mi consejo como aficionado (“futbolista”, “columnista”, etc.) es que disfrute, viva el partido y toda la parafernalia que le rodea. En casa con la familia, en el bar con los amigos, si tiene oportunidad de asistir al estadio qué mejor, y también, por qué no, en la oficina con los demás “Godínez”. Hagamos que el conjunto “Tricolor” se sienta bienvenido, demostremos por qué (como afición y gente de futbol) fuimos elegidos por encima de Monterrey, Guadalajara o algún otro estado (que vive también la pasión por el deporte), y por supuesto y también más que importante: hagamos que pese el Lastras.

Ideas sueltas

*No me agrada la idea de que cualquier gobierno (Estatal o Municipal) haya aportado “de alguna manera” ($) para que el juego se pudiera llevar aquí, hay tantas necesidades y problemáticas que deberían llevar prioridad (aunque públicamente se niegue).

*El costo de los boletos y la peculiar forma de poder conseguir uno me pareció bastante “peculiar”. No todas las personas tienen el poder económico para pagar un boleto a un precio tan alto. En este caso la “pasión” cuesta, y mucho (por más que pueda valerlo).

*No soy puritano, no me asusto fácilmente, no soy quién para decirle cómo comportarse en el estadio, pero por favor, no lance el grito ofensivo cada que despeje el portero visitante, hagamos del Lastras una plaza diferente, eso sí, con mucha pasión y picardía, pero sin “violencia”.

@Emmanuelcoatl 

También recomendamos: Chivas: de vuelta a su realidad | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

#Inseguridad | El ataque con coche bomba es el inicio del terrorismo en SLP

Siguiente Nota

El equipo de todos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”