#4 TiemposCiudad

Gustavo Barrera López: Genio y figura | Artículo de Joel Hernández Vázquez

CUÉNTAME UNA DE ABOGADOS ABOGADOS.

Cuando tuvimos la ocurrencia de formar semblanzas para “Cuéntame una de abogados” el primer telefonazo fue para Gustavo Barrera. Un referente y creativo innovador; una mente sobredotada.

Colaboré en el despacho del Maestro muchos años, inicié como practicante y salí entrado en el ejercicio profesional. Lo conocí de cerca; fue una lástima no contar (ni de lejos) con la mitad de su inteligencia para seguirle el paso. El teléfono y la puerta de su privado nunca han estado cerradas para mí; una distinción personal del mentor que se convirtió en amigo.

Gustavo Barrera López parece salido de una película de abogados. Dueño de una personalidad magnética y cultura deslumbrante; conversador excepcional. Impecables sus textos. Intenso en el estudio, frenético en el trabajo; inclemente ante el error. Detesta el epíteto de “licenciado” y exige (que no pide) llamarle “Gustavo”. Trajes cortados a medida, siempre en camisa blanca y sofisticada la corbata. Las paredes de su privado adornadas con cuadros de Tamayo y hechiceros autoría de Rafael Coronel. Dice Gustavo: “El verdadero arte del abogado; hacer magia”.

El Maestro es un intelectual práctico. En su método sostiene entregarse a “la conciencia de la reflexión”; “entender el problema humano y resolver el litigio”.

No puede estarse calmo. En 1974 –con 20 años- se convirtió en el alumno más joven en egresar de de la licenciatura en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Su tesis: “Anotaciones sobre el negocio jurídico simulado y su prueba”.

Siete años después Banco del Centro S.A, contrató sus servicios para defensa de la expropiación bancaria. Inició el primer despacho fiscalista en la ciudad (durante 10 años publicó el “Boletín Fiscal”). Incursionaría en materia agraria y apoyado en la reforma histórica; constituyó las tres primeras inmobiliarias ejidales del país. Catedrático en la facultad de Derecho, Contaduría y Administración. En numerosas ocasiones representante ante organismos y tribunales electorales. Autor de “La Expropiación Bancaria en México” y “Carta al hijo”. En los agitados tiempos políticos de 1991 a 1993; Secretario General de Gobierno del Estado de San Luis Potosí.

En alguna ocasión, nos sorprendió (todavía pasantes) perfectamente entregados al ocio. Agitó las manos y tronó: “Hay que hacer cosas ¡Chingao!”. Se retiró a prisa.

Esa fue la mejor lección que me dio el Maestro.

En un camino como el suyo se hacen grandes aliados y detractores. La prensa documentó algunos choques personales en los que contó con ambos. Así tenía que ser. Es el curso natural de un postulante con especial fascinación por embestir; como los toros Miura.

Le pregunté: ¿Cómo le gustaría que lo catalogaran?

–No me gustaría ninguna casilla.

Yo

soy:

Gustavo

Barrera

López.

Noviembre, 2017.

Nota Anterior

Rentar en SLP, casi imposible | Columna de Víctor Hernández

Siguiente Nota

Calcetitas rojas, la niña dibujada | Columna de Óscar Esquivel