#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

Guantes vacantes | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

Cuando uno piensa en arqueros de élite, fácil llegan los nombres: Jan Oblak (Atlético), Claudio Bravo (M. City), Keylor Navas (Real Madrid), Manuel Neuer (B. Munich), David De Gea (M. United), Gianluigi Buffon (Juventus), Thibaut Courtois (Chelsea), Ter Stegen (FC Barcelona), y la sensación Gianluigi Donnarumma (Milan).

En México podemos hablar de talentos con reservas: Jonathan Rodríguez (Santos), Alfredo Saldívar (Pumas), Jesús Corona (Cruz Azul), Rodolfo Cota (Chivas), Manuel Gibrán Lajud (Xolos), Carlos Acevedo (Santos), Alfredo Talavera (Toluca) y los expatriados Guillermo Ochoa (Standard de Bélgica) o Raúl Gudiño (APOEL).

Por ahí también se maneja el nombre de Pablo Sisniega (Real Sociedad). Y le pregunto, #CultoPúblico, ¿a quién le quedan los guantes de la Selección? 

En un plano general, la lista de Juan Carlos Osorio se ve disminuida en cuanto a opciones concretas, sin un hombre que destaque realmente por su calidad técnica y su momento futbolístico. No olvidamos que el último arquero mexicano en ser campeón fue Cota, pero carece de la experiencia en juegos internacionales para llenar el arco mexicano.

Lajud, ¿el futuro del arco mexicano?



Pareciera que al futbol mexicano no le importa crear seguridad en el marco, impulsando nuevos talentos, generando el escenario adecuado para su próxima figura. En la Liga MX la mitad de los arqueros son extranjeros, y de los restantes la mitad son inconsistentes. La banca no es un semillero de talentos; de igual forma, jugar en un equipo de tabla baja o B en Europa tampoco es la mejor escuela.

¿Es la falta de oportunidades para jóvenes como Lajud o Gudiño, lo que está condenando a México a depender de arqueros que no están en sus mejores días futbolísticos? ¿Es que el talento de la generación venidera no se compara con lo que pueden ofrecer actualmente Ochoa, Corona y Tala?

Ojalá que el próximo mundial ya encontremos a nuestro incondicional. Que los jóvenes mencionados puedan levantar la mano para convertirse en el líder defensivo que la selección necesita y que el próximo entrenador les de la confianza para cuidar el arco nacional.

@Adrian_Ibelles

También recomendamos: Un dulce sabor a derrota | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

15 puntadas | Columna de Dalia García

Siguiente Nota

Tekmol volvió… pero a las andadas; usó al Congreso para criticar a su rival electoral