#GritosDeDesesperación | Crónica de la manifestación en SLP contra el gasolinazo

09:13 11-enero-2017
#GritosDeDesesperación | Crónica de la manifestación en SLP contra el gasolinazo

Por Fernanda Padilla

“Estoy hasta la madre, me hierve la sangre de coraje, me he tenido que revolcar de

hambre no solo yo, sino toda mi familia, y eso es lo que me duele”, gritaba una de las

manifestantes, que se unió al grito de lucha que resonó en al menos seis estados de la

República, incluida la capital potosina, en contra del aumento de la gasolina.

 

ASÍ COMENZÓ…

La táctica fue innegable, un supuesto desabasto de gasolina que desató una psicosis

entre los ciudadanos, con el objetivo de aumentar los costos de los combustibles sin queja

alguna.

 

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció los aumentos en los

combustibles para el 2017, que entrarían en vigor a partir del 1 de enero. La dependencia

explicó que serían de 14.2% en el precio de la Magna; 20.1% en la Premium y 16.5% para

el diésel, con respecto al precio máximo en diciembre de 2016; es decir, que los precios

promedio a nivel nacional del 1 de enero al 3 de febrero de 2017, serán de 15.99, 17.79 y

17.05 respectivamente.

 

Los costos varían en cada región del país, tomando como referencia la dificultad para

llevar los combustibles a cada una de ellas. La SHCP detalló que la diferencia la marcan

factores como: la distancia de cada localidad a las refinerías de Pemex o a los puntos de

importación, así como a los diferentes tipos de infraestructura para el transporte y

distribución del combustible.

 

El golpe al bolsillo de la población para este 2017 no se detuvo ahí, de este anuncio que

provocó rabia e inconformidades entre miles de mexicanos, empezaron a saltar aumentos

en la canasta básica, el transporte público, incluso los servicios como luz, gas, agua y

todo eso que necesita un ser humano para vivir dignamente.

 

EL RECORRIDO

El 7 de enero marcó un cambio importante en aquellos estados donde se llevó a cabo el

movimiento. Para San Luis Potosí el punto de encuentro fue en avenida Chapultepec y

Salvador Nava Martínez, donde cientos de potosinos se dieron cita para gritarle a este

país: “¡Ya basta!”.

 

Con paso firme iniciaron su recorrido por Manuel J. Clouthier, consignas, lonas, pancartas

y hartazgo los acompañaban en una lucha que no inició hoy, pero que poco a poco va

despertando a más ciudadanos.

“El pueblo se cansa, de tanta pinche tranza”.

 

Levantaron la voz contra la opresión que ya no solo pesa en sus bolsillos, sino en el

orgullo de ser pisoteados por un gobierno que pareciera no tiene la sensibilidad de ceder

frente a millones de mexicanos, a los que cada día les alcanza para menos.

“Y ellos cómo la van a sentir, si no saben lo que es tener que aguantarse un día sin

comer, bañarse con agua fría porque no hay para el gas. Tampoco saben lo que es que

les corten la luz o el agua porque no alcanzó en la quincena, no saben lo que es tener que

rascar hasta debajo de las piedras para la renta, o caminar grandes distancias porque no

traes ni para el camión, pero tienes que salir a trabajar; es más, los pobres no nos

podemos dar el lujo ni de enfermarnos, ¿el pinche gobierno qué va a saber de

necesidad?”, expresó Juan Hernández.

 

Como él, millones sienten la rabia de vivir en un país donde la injusticia, la corrupción y la

marginación van ganando terreno desde hace décadas; quizá desde siempre.

Continuaban los gritos que ahora llevaban su curso sobre avenida Venustiano Carranza…

“afuera el del copete y todo su gabinete”… después de haber resonado sobre la calle de

Benigno Arriaga y en la que provocaron que más de uno saliera a unirse al recorrido.

Al llegar a Plaza de Fundadores, en donde los ciudadanos indignados ya superaban los

mil, algo en el ambiente tomó mayor fuerza, quizá por su cercanía a las sedes donde se

supone reside la justicia y se procura el porvenir de los ciudadanos.

 

Los gritos de desesperación y de hartazgo transmitieron una sensación que era capaz de

erizar la piel de cualquiera, es algo que marca, que duele, que mueve.

 

“El pueblo consciente se une al contingente”, repetían una y otra vez, para invitar a

aquellos espectadores que con timidez observan la valentía de los que decidieron no

aguantarse más y manifestar su sentir.

 

Frente al Palacio de Gobierno comenzaron a poner de cabeza la bandera de México en

señal de auxilio. Las lágrimas recorrieron los rostros de centenares de personas que

entonaban el Himno Nacional, uno de los manifestantes aseguró que “el Himno es un

llamado a no olvidar a aquellos que murieron por nuestra libertad, y también por ellos

alzamos las voces”, por ellos y por todos esos gritos de desesperación ante un pasado

manchado, un presente que pesa y un futuro que lastima, es que “¡Ya basta!”.

 

Más Noticias

 
Comentarios