#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

Grandeza escasa | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

 

Con el nuevo inicio de la Liga MX, se renuevan las ilusiones, junto con los deseos y obligaciones de la obtención del logro máximo, la liga.

Los equipos grandes desde el día uno se encuentran obligados a ganar, gustar, golear y salir vitoreados por su afición cada 15 días, y aún más obligado a llenar el estadio contrario cada dos semanas sin importar que su ciudad natal se encuentre a más de 10 horas en autobús de distancia.

Pero la definición de grandeza en México se encuentra muy escasa.

Un equipo grande tiene muchas obligaciones y pocos derechos, tiene la obligación de jugar bien, y salir campeón, y ante la adversidad, solo puede guardar silencio y nunca dejarse amedrentar. Un equipo grande nunca presume de ello, América presume ser grande cuando dejó hace tiempo de serlo.

Un equipo grande debe de crear una fiesta patronal en cancha ajena, abarrotar las entradas, que su afición se entregue a ellos al momento de su arribo a la ciudad. Tigres tiene un excelente equipo, pero fuera de su cuadra nadie los conoce.

Un equipo grande vive del presente, respalda su pasado y debe garantizar victorias en el futuro, un equipo grande no nace grande, nunca deja de crecer. Cruz Azul sigue viviendo y aclamando los años 70’s y desde el 97 sigue en busca de nuevos héroes.

Un equipo grande no solo compra a los mejores, los mejores quieren vestir su playera y dan lo mejor en el club para que sus obligaciones, se vuelvan costumbres. Monterrey es un equipo millonario, pero solo con Vucetich ha podido triunfar y a nivel internacional, fue más chico que los equipos orientales.

Un equipo grande llena las portadas de los diarios cuando es derrotado y olvidado cuando se encuentra en lo más grande, principalmente debe ser el preferido de la afición en su propia ciudad. Chivas en Guadalajara es opacado por el Atlas y es popular en los otros 31 estados, pero sus glorias son de la época semi-amateur.

Un equipo grande le encanta llenar sus vitrinas y seguir renovándolas con nuevos logros, su grandeza nunca es interrumpida, Cruz Azul en los 70’s, América en los 80’s, Necaxa en los 90’s, Pachuca en el 00’s y ahora si los equipos del norte siguen con las victorias por una o dos décadas más, en ese momento que ganen partidos con la pura camiseta, en ese momento se le podrá considerar grandes, por ahora solo son los equipos ricos de moda.

También recomendamos: Ni en Chivas, ni en Europa, esperemos y sea en La Noria | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

El enojo de Erasmo | Columna de Juan Jesús Priego

Siguiente Nota

En 2018 prefiero el futbol | Columna de Xalbador García