Estado

Gasolinazo pone en riesgo estabilidad social: PRD

El Comité Directivo Estatal del PRD dijo que el “gasolinazo” es un atentado a la economía de millones de familias mexicanas, y marca el inicio de un profundo descontento popular que puede poner en riesgo la estabilidad social y económica del país, en un comunicado de prensa enviado esta tarde.

“Los perredistas potosinos, como el resto de todo el país, estaremos en movilización permanente no solo para echar atrás el nefasto aumento a la gasolina, sino para conseguir un aumento justo al salario mínimo”.

El boletín continúa: “Pedimos a las autoridades tanto federales como estatales el respeto irrestricto a la libre manifestación y expresión de las ideas”.

“Hacemos un llamado para que no se permita a los cuerpos policiales caer en la tentación de reprimir por la fuerza el descontento popular que tanto en San Luis Potosí como en el resto del país se puede ver incrementado en las próximas semanas y meses”.

“La medida de aumentar los combustibles puede resultar incendiaria y catapultar a niveles imprevisibles el descontento de la gente, sobre todo cuando empiece a resentir en sus bolsillos y en su despensa familiar las consecuencias inflacionarias de un incremento tan imprudente a las gasolinas”, menciona el comunicado de prensa del PRD.

El gobierno de Peña Nieto -dice la dirigencia perredista en el estado”- es el único responsable de haber autorizado aumentos desproporcionados a la gasolina, al gas LP y a la electricidad, mientras obstaculizó el incremento al salario mínimo, que apenas fue del 9.6 por ciento.

“Antes que un programa de austeridad y de cobrar más impuestos a quienes más se benefician, el gobierno de Enrique Peña Nieto escogió apretar el cinturón de la gente; dejando intactas a las grandes empresas, sin exigirles que cumplan la ley, y paguen todos sus impuestos”.

Estaremos dando la lucha en la calle y en todas las tribunas disponibles para conseguir un salario digno para los trabajadores.

El grupo parlamentario del PRD en la Cámara Federal presentará una iniciativa para reformar la Ley de Ingresos respecto al “gasolinazo” y exigirá a Enrique Peña Nieto que -mediante decreto presidencial- detenga el alza a los combustibles.

“Los altos precios de los energéticos y el freno salarial violan los derechos humanos a la alimentación, la educación, la vivienda, la cultura, al trabajo digno, y al salario remunerador”.

“En el 2017 el gobierno sólo autorizó un aumento de 7 pesos al minisalario, insuficiente para enfrentar el gasolinazo, y el encarecimiento del gas y la electricidad, pues de los 52 millones de trabajadores, 36 millones tienen ingresos menores a lo que marca la Constitución”.

Además de parar el “gasolinazo” por medio de acciones legislativas y populares, nuestro objetivo será también lograr un aumento mayor del salario mínimo, para que el trabajador pueda comprar la canasta de alimentos recomendada que vale 218.06 pesos. Solo así se evitará que aumente la pobreza a niveles peligrosos para todos, finaliza el comunicado.

Previous post

Contrato con Ford favorece a gobierno

Next post

Ya merito termina obra de rehabilitación en 20 de Noviembre