#4 TiemposColumna de Sebastián EscorzaDeportes

Gardons Espoir | Columna de Sebastián Escorza

En cancha rival

Gardons Espoir es una frase en francés que, traducida al español quiere decir “esperar lo mejor” o “mantener la esperanza”, algo que los familiares de Emiliano Sala, sus compañeros de vestidor y aficionados han manifestado en estos últimos días, no así las autoridades encargadas de la búsqueda del avión en la que viajaba el fichaje más caro en la historia del Cardiff City.

Una enorme fotografía con la imagen del jugador argentino se pudo observar en una malla del campo de entrenamiento del Nantes, donde aficionados del club francés se aferran a la esperanza de encontrar al delantero cuyo vuelo se perdió en el Canal de la Mancha.

Flores, mensajes de apoyo, fotografías y mercancía del Nantes adornaron la fotografía de Emiliano. Los días pasan y las probabilidades de encontrarlo han ido a menos, pero la esperanza muere al último.

Luego de que las autoridades decidieran cancelar la búsqueda de la aeronave al señalar que los cuerpos de rescate también corrían riesgo en el Canal de la Mancha, una campaña para recolectar donativos fue una solución para financiar estas labores de manera privada.

Jugadores como Kylian Mbappé y Adrien Rabiot, del PSG, İlkay Gündoğan, del Manchester City, y Alejandro “Papu” Gómez, del Atalanta, se unieron a la causa bajo el lema #NoDejenDeBuscar, con lo que se ha superado la cifra de 300 mil euros, misma con la que se contratará a expertos que realicen el trabajo de búsqueda.

Mientras tanto, en otra arista de la tragedia, el propio Cardiff City analiza emprender acciones legales, pues la desaparición de Emiliano Sala los dejaría en números rojos tras haber invertido una fuerte suma de dinero, e incluso han congelado los pagos correspondientes al Nantes por la compra del jugador.

La situación es un tanto extraña: el club galés ofreció a Emiliano Sala pagarle un vuelo comercial para que se incorporara a los entrenamientos; no obstante, el argentino optó por hacer uso de un vuelo privado para poder despedirse de sus compañeros en Francia.

Medios de comunicación difundieron un audio en el que el propio jugador manifestaba su preocupación por el estado de la aeronave, mismo que parecía “caerse a pedazos”, acto seguido Sala se pregunta si mandarían a alguien a buscarlo en caso de que no haya novedades suyas una hora y media después de enviar el mensaje.

Si bien es cierto que, en un vuelo en pleno invierno, con un clima hostil y transitando por uno de los canales más fríos de Europa, las esperanzas de sobrevivir son casi nulas, duele más perder a un amigo o un familiar sin siquiera darle el último adiós.

A estas alturas muchos aseguran que Emiliano Sala ya no está con vida, pero, quizá, para los familiares y sus seres queridos, aún haya esperanza de encontrarlo… Gardons Espoir.

También lea: La doble moral en el fichaje de Lainez | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Business breaks in San Juan; Chato López must start over

Siguiente Nota

Un sol naciente | Columna de Jesús Alejandro Tello