#4 TiemposDeportesGame, set and match

Ganar desde la tribuna | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

Pareciera que cuando la victoria está fuera de todo pronóstico, y se gana, todo se disfruta de manera diferente. Una intensidad en las emociones que se experimentan invade súbitamente todo el cuerpo y hay una cantidad indeterminada de formas de actuar: se grita, se estalla en llanto, se funden los cuerpos en abrazos, etc. O todas las anteriores.

Algo similar ocurrió con Petar Popovic, entrenador de Filip Krajinovic, quien al ver ganar a su pupilo la semifinal del Masters 1000 de París contra John Isner hasta se quitó la playera y cerró sus puños con fuerza, cual festejo de cualquier jugador de fútbol al clasificar su equipo a una fase final de la Copa Mundial.

Recapitulo un poco. Krajinovic es un tenista serbio de 25 años que no ha tenido una carrera que sobresalga en un plano internacional. Nunca ha ganado algún título de la ATP, aunque sí ha ganado nueve torneos de las series ATP Challenger, los torneos de menor jerarquía dentro de la Asociación de Tenistas Profesionales. El ganar un ATP Challenger no se considera como título, pero sí se otorgan puntos para poder avanzar a las fases clasificatorias (qualy) de los torneos de mayor jerarquía, y por lo general participan tenistas de ranking inferior al puesto 70.

Krajinovic justamente venía de la qualy del Masters 1000 de París, y realmente no se esperaba que llegara hasta las instancias importantes. En cuartos de final le tocó enfrentar a Rafael Nadal y era casi un hecho que iba a perder frente al manacorí. Pero Rafa se retiró por no sentirse pleno físicamente, lo cual le dio el pase automático al serbio para disputar la semifinal contra el estadounidense John Isner.

Si bien Isner tampoco es un jugador que se caracterice por una constancia en su buen juego, es de los mejores tenistas en EUA, por lo que no iba a ser nada fácil para Krajinovic ganarle y acceder a su primera final de un Masters 1000. Pero lo hizo: con un marcador de 6-4, 6-7 y 7-6, Krajinovic rompió cualquier pronóstico y se clavó en la final del último Masters 1000 de la temporada. En ese momento su entrenador, Petar Popovic, no se contuvo, se despojó de su playera y celebró el logro de su jugador desde la tribuna donde estaba apreciando el encuentro.

En la final, el joven serbio no pudo contra el también estadounidense Jack Sock y perdió 5-7, 6-4 y 6-1. Pero el gran festejo vivido en la instancia anterior no fue en balde: Krajinovic pasa hoy del puesto 77 al 33 en al ranking mundial. Un salto bastante importante, además de la experiencia que brinda disputar la final de uno de los mejores torneos en el mundo.

Ya sea que Krajinovic obtenga o no más logros, pero la victoria desde la tribuna nadie se la quita a su entrenador Popovic.

Tiebreak
De las finales de la WTA en las que estaba en juego el terminar en puesto uno del ranking, no hubo gran sorpresa. Simona Halep mantendrá ese lugar de honor aunque no avanzó a semifinales del torneo. Garbiñe Muguruza tampoco pudo hacer gran cosa en el torneo y conservará el segundo puesto. En tanto que Karolina Pliskova y Elina Svitolina, quienes hubieran podido acceder al número uno mediante combinación de resultados, no lograron su cometido. Más bien bajaron un puesto cada una al haber ganado el torneo Caroline Wozniacki, quien ganó la final contra Venus Williams y pasó del puesto seis al tres.

En tanto que las Finales de la ATP, a disputarse entre los mejores 8 jugadores del ranking del 12 al 19 de noviembre ya tiene al jugador que faltaba, y es justamente el ganador del Masters 1000 de París, Jack Sock. Con los mil puntos que le dio ganar este torneo le quitó el último puesto en disputa a Pablo Carreño Busta. Los siete restantes son Rafael Nadal, Roger Federer, Alexander Zverev, Dominic Thiem, Marin Cilic, Grigor Dimitrov y David Goffin. Aún le queda un último estirón a la temporada 2017, y será de la mano de los mejores.

Nos leemos pronto.

@alejandrotello 

También recomendamos: Las mejores tenistas del 2017 | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

Entropía | Columna de Jessica Tristán

Siguiente Nota

Hoy arranca el 37 Foro Internacional de Cine