#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

¿Gabino se va o se queda? | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

No, Culto Público, en La Orquesta no dejamos de pensar que a Gabino Morales, nombrado como coordinador en el estado por el propio AMLO, le falta mucho en habilidad, capacidad y lectura de los escenarios políticos.

A poca gente se acerca y en realidad le falta mucho en dimensionar el tamaño de la responsabilidad que le tocará desempeñar a partir del primero de diciembre… si es que llega.

¿Por qué lo pregunto? Porque el antecedente de la rechifla en la reciente visita a la capital de Andrés Manuel no puede pasar desapercibida, ni tampoco lo declarado ayer por Ricardo Monreal coordinador de Morena en el Senado y uno de los hombres más cercanos al próximo presidente respecto al coordinador potosino.

Para empezar la rechifla huele a armada y es visiblemente atribuible a los grupos que se sienten desplazados con el puro nombramiento de Gabino, y segundo, la opinión del senador parece decir más de lo que dijo a una radiodifusora local.

Y es que, seamos sinceros, ha cambiado todo y no ha cambiado nada en Morena San Luis Potosí. Como desde 2013, cuando fue electo presidente de este instituto político, Gabino Morales es y seguirá siendo la autoridad de más peso en el ala guinda del espectro político potosino.

Sus opositores, los sempiternos gritones, críticos vehementes de toda articulación política, subalternos antes en el PRD y hoy en Morena, no han entendido y no van a entender (no por falta de capacidad mental, sino de asimilación emocional) que Gabino está dónde está no solo por sus resultados y que son hasta para el más crítico, innegables :

1- El armado de Morena y su registro (2013-2014).

2- El refrendo del registro como partido político (2015). —En otros estados como Nuevo León y Guanajuato no fue así—.

3- La conformación de una estructura electoral y presencia territorial de Morena en todo el territorio potosino (2015-2017).

4- La Victoria Electoral más contundente de un candidato presidencial en SLP (2018).

Gabino logró además generar en el presidente electo, confianza, misma que hoy se traduce en el cargo más importante a nivel del gobierno federal en San Luis Potosí, que habrá de llevar Morales Mendoza.

La arenga que —según se sabe— mandó Primo Dothé en Fundadores, contratando gente pobre de comunidades marginadas de Zaragoza y Armadillo (con complicidad de Antorcha Campesina, se rumora) no fue más que un “tiro por la culata” y casi un tiro de gracia a sus aspiraciones a la gubernatura.

Igualmente lo son los análisis mezquinos, parciales y sesgados de Moisés Cedillo, Joaquín Muñoz y el ex perredista y ex morenista Felipe Cervantes, así como otros testaferros del Senador.

Si esto fue así, la verdadera impresión que se llevó el presidente electo en su vista por la entidad es que hay intereses oscuros que se resisten a su proyecto en San Luis Potosí, que Gabino es competente y tiene una posición firme a los chambistas y chantajistas que hoy lo repudian.

Al presidente electo lo que le sobra es olfato político, y su apuesta por Gabino no es casual, a él no se le olvida la etapa PRD cuando los hoy opositores a Gabino, lo abandonaron y se combinaron bajo las banderas de los Chuchos, o de “la otra campaña”. AMLO perdona pero no olvida, y si los inconformes del 5 de octubre antes no tenían la confianza del presidente, ahora menos. A Morales Mendoza, desde esa perspectiva no le pudo ir mejor. Lo que es.

Pero, ¿qué dijo Monreal al respecto? En una entrevista a la periodista Erika Salgado, dijo poco más o menos que si él fuera Gabino, mejor renunciaba y que todo en la política se paga, que el presidente puede quitar y mover a todos sus coordinadores estatales. ¿Entonces? ¿Gabino se va o se queda?

Si se va serán las grillas. Si se queda tiene mucho, mucho que hacer.

 

También lea: Amo su inocencia | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Colombiano recorre México en silla de ruedas para combatir la desnutrición

Siguiente Nota

Los “Yo no fui, fue Gallardo” de Xavier Nava