#4 TiemposColumna de Sebastián EscorzaDeportes

¿Existen los ídolos en el futbol mexicano? | Columna de Sebastián Escorza

En Cancha Rival

 

Nicolás Castillo sorprendió propios y extraños al regresar a México tras una estadía gris en el Benfica de Portugal. Sí, regresó… pero a las Águilas del América, algo que no fue bien visto por los aficionados de los Pumas de la UNAM, equipo con el que debutó en la Liga MX y al cual, dijo en alguna ocasión, regresaría.

Viene a mi mente aquella imagen de un fan del cuadro universitario que se tatuó a Nicolás Castillo en el brazo, a veces el amor por los colores causa que hagamos cosas un tanto “locas” como pedir matrimonio en el medio tiempo de un partido intrascendente o volver ídolo a un jugador que, si bien ha logrado buenos números, no se quedará para siempre.

Lo cierto es que hay formas para dejar un club, pero cada vez es más raro encontrar jugadores que realmente amen la camiseta, y los pocos que quedan están envejeciendo y retirándose con dignidad. Ya casi no hay jugadores que pasen a la historia para un club como lo hicieron Francesco Totti, Carles Puyol o Steven Gerrard en su momento.

Si bien estos jugadores son del viejo continente y en México estamos acostumbrados a ver a los jugadores cambiar de clubes o emigrar a ligas de otros países, no puedes decir que “el primer equipo que elegiría sería a Pumas” y luego irte con el odiado rival como hizo Nico Castillo.

Tras ser cuestionado sobre el por qué de su decisión, el seleccionado chileno dijo que trató de regresar con Pumas, pero que el club no lo contempló para formar parte de sus filas en una segunda etapa. Dicho esto, ¿fichar por América habrá sido para “enojar” a la directiva Puma?

También resalta una publicación de Instagram del delantero águila con motivo de su cumpleaños, donde dijo estar “agradecido por todo el apoyo que me brindan siempre y los que no, ódienme más”, sí, completamente al estilo americanista.

Algunos aficionados solemos ser resentidos con algunos jugadores, en mi caso lo estoy con Rodolfo Cota (aunque esa es otra historia); definitivamente fichar por uno de los clubes más odiados por la afición puma es la razón número uno para ser la comidilla de los auriazules, y Castillo lo supo en su debut con América, nada más y nada menos que en el Olímpico Universitario.

El ex de Pumas la pasó mal en el primer partido en su regreso al futbol mexicano, no aportó mucho a la ofensiva y la escuadra azulcrema terminó cayendo por la mínima; en contraparte, en el partido de esta jornada Nico Castillo colaboró con un doblete para ganar 3-0 a Lobos BUAP.

Hay que admitir que Castillo es un verdadero “killer” del área y su habilidad en la delantera le ayudará a unas águilas que buscan el bicampeonato, pero el trasfondo de su llegada al conjunto de Coapa da mucho qué pensar, sobre todo si ya no existen jugadores que jueguen por amor a la camiseta y respetando el escudo del club al que ofrecen sus servicios.


@sebaz_wolf

También lea: Gardons Espoir | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Este es el clima de hoy 25 de febrero para SLP

Siguiente Nota

El Silmarillion: un viaje por el mundo de J.R.R Tolkien | Columna de Edén Martínez