Ciudad

#Entrevista | “La violencia sexual, de género, o como le quieras llamar”

El protocolo para erradicar el acoso en la UASLP está siendo divulgado con sentido de urgencia entre los directivos de las escuelas y facultades; el coordinador del proyecto Víctor Manuel Arreguín asegura que el principal motivo de su elaboración es la mejora de “la calidad”. La Orquesta conversó con él para conocer el contenido del documento.

Blakely Morales

_

La oficina de Víctor Manuel Arreguín Rocha, jefe de la división de desarrollo humano de la UASLP, está en el tercer piso de la Unidad de Posgrado e Investigación. Tiene a su disposición una secretaria de quien depende el rellenado de su taza de café y de paso una botella de agua para el entrevistador.

LO: ¿Usted alguna vez se ha considerado violento?

VMA: En ningún momento.

LO: ¿Se considera usted misógino?

VMA: No

LO: ¿Se considera usted machista?

VMA: Tampoco. Mira, para la psicología el individuo normal no existe. El individuo angelical y puro no existe, todos los seres humanos flaqueamos de algún lado.

LO: ¿Se considera feminista?

VMA: Este… mira… hay muchas clasificaciones que se convierten en clichés, porque tú sabes que dentro del feminismo hay una gran cantidad de enfoques, de aproximaciones; entonces esa es una pregunta… en ese sentido, hago mi trabajo creyendo que lo que hago es lo correcto.

De la oficina a su cargo depende el Observatorio de Equidad y Género y es él quien coordina la elaboración del protocolo contra el acoso sexual en la universidad, sin embargo vive desinformado sobre la violencia machista: “muchos no tenemos esa información, muchos no nos damos cuenta que algunas de las cosas que hacemos son agresión, no nos damos cuenta, lo tenemos tan internalizado, que para nosotros es algo natural y no lo es”.

Arreguín es un psicólogo con enfoque cognitivista egresado de la UASLP, de sesenta años de edad, más de la mitad lo ha pasado en puestos de la máxima casa de estudios.  

La división que coordina tiene cinco años funcionando y trabaja sobre tres programas, el más antiguo es el Laboratorio Universitario de Equidad y Género. En 2011, la división realizó un diagnóstico del estado que guardaba la violencia de género en los pasillos y aulas de la universidad. Derivado de ello, según Arreguín, se hicieron modificaciones legislativas al estatuto universitario para establecer como eje lo que él llama “la situación de la equidad de género”.

“Lo que necesitamos es cambiar los objetivos en las acciones formativas –argumentó en entrevista– al incluir en el modelo educativo una serie de ejes transversales, que los estudiantes aprendan valores, porque en el eje transversal de igualdad están cuestiones de no violencia, que los estudiantes aprendan que hay esa opción; educar en la no violencia”.

LO: ¿Usted cómo lleva a la práctica la transversalidad, la política de igualdad y de no violencia?

VMA: Bueno, lo que pasa es que nosotros hemos diseñado una serie de programas de intervención que…

LO: No, me refiero a usted, personalmente…

VMA: Bueno, este… No entiendo muy bien la pregunta.

MEDIACIÓN, NO

Estas semanas, Arreguín Rocha, otro director de la Facultad de Psicología, ha estado visitando con su equipo de trabajo algunos campus y facultades, donde se ha reunido con directivos para exponer el protocolo. El martes estuvo en Ciencias de la Comunicación y el miércoles en Ingeniería.

La mediación, un método de solución de conflictos que ha sido criticada por tratarse de un mecanismo revictimizante, no está incluida en el protocolo. No obstante, Víctor Manuel Arreguín opina que debería estar pues tiene una cualidad educativa. En la reunión con personal de Ciencias de la Comunicación expuso su postura tal como aquí se escribe, y cuando refirió que hubo una discusión al respecto, dijo: “¡me ganaron!”. Por eso quedó fuera del documento.

“Discutimos el tema (…) el protocolo de la UNAM tiene todo un capítulo sobre la mediación; muy probablemente lo que esté pasando, es que tengamos distintas concepciones sobre la mediación (…) si leemos el protocolo de la UNAM nos podemos dar cuenta de que su enfoque no es revictimizante, sino que busca resolver el problema sin la necesidad de poner frente a frente al agresor y al ofendido”.

LO: ¿Cómo se van a arreglar los conflictos por acoso, entre un maestro y una alumna, según el protocolo?

VMA: (Resopla) Si se amerita una sanción va haber una sanción, si hay una responsabilidad, va haber una sanción.

LO: ¿Cómo va ser el proceso de investigación?

VMA: Estamos hablando de pruebas circunstanciales, por eso la comisión que se propone para el protocolo, por eso está formada por una parte de expertos.

A pregunta expresa, Arreguín no supo definir quién ni cómo se integraría esa comisión de expertos.

El protocolo contempla desarrollar un formato de queja que permita una descripción detallada de los eventos de presunto acoso u hostigamiento y la referencia a los testigos. Según Arreguín, el protocolo no inhibirá la presentación de denuncias judiciales pero al parecer, tampoco lo promoverá: “La denuncia depende de la persona, estos delitos no se persiguen de oficio. El protocolo en ningún momento limita ninguna de las acciones que la persona afectada quiera realizar”.

Las sanciones contempladas para quien cometa algún acto de acoso dentro de la universidad, van desde la suspensión hasta la expulsión del cargo. Sin embargo, el protocolo no contempla ni especifica cuál será el papel de los sindicatos, ente que probablemente, salga en defensa de sus agremiados en caso de que se les determine culpabilidad y expulsión.

DE ARRIBA PARA ABAJO

Arreguín espera que el protocolo sea aprobado en fechas próximas por el Consejo Directivo. Pero en las reuniones se han topado con la presencia de alumnas que no están del todo de acuerdo con el documento y exigen que sus propuestas, nutridas de su presencia diaria en las instalaciones de la UASLP, sean integradas.

Arreguín afirma que las propuestas pueden ser tomadas en cuenta, pero hasta pasado el periodo de prueba de seis meses; el documento afirma, es un protocolo “de entrada”.

LO: ¿Están convocando a los alumnos a las reuniones?

VMA: A través de los directores. Sobre todo a los consejeros estudiantes.

LO: ¿Y antes de que se presente el protocolo se hará alguna reunión masiva con alumnos? ¿No hay un consejo de alumnos ahí…?

VMA: Mira, para mí, en mi opinión particular, y siguiendo una de las ideas que maneja el Inmujeres, este tipo de acciones deben venir de arriba hacia abajo. Así. Así lo propone el Inmujeres (…) Yo les decía en la reunión, no estamos descubriendo el hilo negro; lo que estamos haciendo es una estrategia normativa que se adecúe a nuestra estructura normativa general. No podemos tener un instrumento que contravenga el estatuto orgánico

LO: ¿Y si los alumnos quieren opinar?

VMA: Lo pueden hacer. Nosotros dejamos copia del documento con el director. Además ojo, es un protocolo de entrada, va a ser evaluado en un periodo de tiempo.

LO: ¿No se está usted contradiciendo al decir que tiene que ir de arriba para abajo cuando dicen promover la transversalidad, la política de equidad?

VMA: Cuando se implementa un instrumento en alguna universidad, la primera acción es una declaración de la máxima autoridad de cero tolerancia a la violencia sexual, de género, como le quieras llamar. Si las autoridades no están convencidas, no van a actuar. Aquí en la universidad las autoridades están convencidas”.

(El rector Manuel Fermín Villar declaró hace un par de semanas que la UASLP no necesita un protocolo anti acoso)

LO: Pero pareciera que a quienes están haciendo el protocolo, les viene mal la opinión de activistas; usted la calificó como la oposición.

VMA: No, nos viene mal. Al generar un documento, no todos van a estar de acuerdo con él; te pongo por ejemplo el protocolo de la UNAM que ya está autorizado; ese documento tiene críticas como cualquier ley o norma. Que está incompleto que le falta esto. Toda norma va a encontrar siempre una crítica. Nunca vamos a generar un documento perfecto.

Previous post

#Perfiles | Manuel Barrera y Guadalupe Torres: algunas coincidencias

Next post

Hoy lunes inicia en Cancún la 47 Asamblea de la OEA