Estado

#Entrevista | Epic Queen: Rols Models tecnológicos para las niñas

Una de las consignas de Epic Queen es enfocar el trabajo al reconocimiento de mujeres que están haciendo cosas importantes, dirigiendo empresas de tecnología o desarrollándola, dar visibilidad a las rols models, modelos a seguir
Por Blakely Morales Cruz

Lía era la única mujer en una generación de ochenta, en la ingeniería en electrónica en el Tecnológico Superior. Todo estuvo en su contra desde el principio. Pero todo se complicó todavía más cuando tuvo a su primera hija, decidió salir y ponerse a estudiar belleza pensando que la ingeniería no era para ella. “Me embaracé en el tercer semestre de la carrera, entonces me decían cosas como usted váyase a su casa ¿Qué hace aquí?”.

No obstante, un impulso hizo a Lía Natallí Morales, hoy de 32 años y habitante de la ciudad de San Luis Potosí, regresar a terminar lo que había empezado. Además de los juicios machistas, tuvo que enfrentar su propia inseguridad. Lía sentía que no daba el ancho con las matemáticas y se frustraba al ver a sus compañeros resolver problemas sin despeinarse:

“Yo me comparaba con ellos y yo decía ¿por qué no tengo esas habilidades? Pero no veía que en realidad sus circunstancias no eran las mismas, ellos estaban todo el día sin hacer nada, solo estudiaban; yo tenía que llegar a mi casa hacer la comida, cuidar la bebé: todo”.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencias y la Cultura (UNESCO), revelan que las mujeres representan apenas el 28 por ciento de los puestos de investigación en el mundo. El año pasado el diario El Financiero calculó, con entrevistas a mujeres involucradas en el sector de la innovación tecnológica, que en México ellas ocupan el 10 por ciento de los puestos de trabajo.

Al salir de la ingeniería, Lía estudió una maestría, donde pudo desarrollar su propio método de estudio. Al terminar y salir a buscar trabajo, sin éxito, la idea de que no era buena en lo que hacía se recalcó… Hasta que encontró un puesto como docente en ingeniería: “ahí descubrí que amo dar clases; me encanta, porque me permitió transmitir todo esto; siento que todo lo que he vivido, lo he vivido para estar ahí, frente a grupo, y poder cambiar la vida de alguien que estuviera pasando por lo mismo que yo pasé”.

Lía ha impartido clases como programación básica, cálculo y diseño de interfaces electrónicas. Con diferencias en la Politécnica, la UASLP y la Universidad Tecnológica, donde vio entrar generaciones enteras sin una sola mujer, Lía se ha encontrado con la realidad: los cálculos más pesimistas aseguran que en la actualidad, el 20 por ciento del alumnado en las ingenierías, son mujeres.

Rols Models

Hace dos años Epic Queen, el movimiento nacido en México que busca generar la comunidad más grande de mujeres en tecnología, subió un video de presentación a su fanpage de Facebook. En él mencionan el dato de la UNESCO arriba citado y acompañan la cifra con el cálculo de que para 2020 existirán 1.4 millones de puesto de trabajo en tecnología, donde las mujeres no estaría integradas.

Al ver ese video, Lía supo que tenía que traer Epic Queen a San Luis Potosí. Envió un mail a la organización, que ahora es patrocinada por empresas como Google, Facebook, Always y Disney; le respondieron al día siguiente con un paquete de logos y tipografías para que hiciera y deshiciera. A dos años de eso, Lía ya logró que una docena de niñas potosinas de entre diez y diecisiete años, aprendieran a programar y desarrollaran su propia aplicación para smartphones con apoyo de programadores y expertos en marketing de la comunidad Tuna Tech, en un programa denominado Technovation, patrocinado por Sillicon Valley.

“Cuando vi este video de Epic Queen, me identifiqué un chorro. Yo siempre pensé que para dedicarte a estas carreras tenías que ser un genio –recuerda Lía-. No significa que si te dedicas a esto, tengas que ser Steve Jobs; es también el entorno, yo siento que a veces, si no traes alguien que te esté echando porras o te dé palmaditas en la espalda, es muy fácil que dejes una carrera de ingeniería, en los primeros semestres y eso no pasa solo con las niñas; pasa con todos”.

Una de las consignas de Epic Queen es enfocar el trabajo al reconocimiento de mujeres que están haciendo cosas importantes, dirigiendo empresas de tecnología o desarrollándola, dar visibilidad a las rols models, modelos a seguir.

Lía Natallí, por ejemplo, forma parte de la red de divulgadores del Consejo Potosino de Ciencia y Tecnología, además coordina y lidera tres de las comunidades que integran Tuna Valley, la comunidad de comunidades que está irrumpiendo en la ciudad. El pasado sábado 19 de agosto, en el evento Tuna Tech, Lía participó coordinando la organización y logística; además reunió a siete mujeres que están destacando en innovación.

Sobre eso, Lía cuenta en entrevista para La Orquesta, lo difícil que fue encontrar una mujer que esté dirigiendo proyecto tecnológicos y empresariales: “el tema era La mujer en la innovación desde diferentes aristas; yo quería a alguien de la academia, en la empresa, en la parte social; y quería a alguien que haya tenido su empresa de tecnología, dime si la encontré; estuve haciendo encuestas, buscando una chava, aunque no fuera potosina, alguien que tenga algo súper chido”.

Lía hace una reflexión y concluye que las mujeres no están fundando empresas, pues se topan con lo que se dado a llamar el techo de cristal: “Puedes llegar a un lugar, empoderada, como le llaman, pero el entorno sí te puede derrumbar”. En retrospectiva, Lía recuerda con una imagen dónde empezó para ella la segregación en el desarrollo de tecnología: la universidad, cuando sus compañeros la tomaban en cuenta para las fiestas y las cervezas, pero no para el trabajo en equipo, para la discusión en serio.

Las niñas que participaron con Lía y la comunidad de Tuna Valley en Technovation, tuvieron que desarrollar aplicaciones que ayudaran a solucionar problemas de su entorno inmediato. Desde conectar a pacientes con médicos en situación de urgencia, de manera rápida y eficiente, hasta un botón de pánico en situaciones de acoso o violencia sexual, fueron algunas de las ideas que desarrollaron y presentaron en inglés ante un jurado a distancia, en Sillicon Valley.

Lía concluye así la misión que ha tomado con Epic Queen y Technovation: “que mi hija ya no tenga que pasar por eso que yo pasé; que tenga más herramientas, se equivoque menos, o sea menos doloroso cuando se equivoque”.

También recomendamos: #Entrevista | Makers, los ingenieros que no quieren seguir generando obreros

Nota Anterior

Desaparición forzada | Columna de Ricardo Sánchez García

Siguiente Nota

Así será el clima hoy 29 de agosto en SLP