México

#Entrevista | Aleix Sanmartín, el hombre detrás de AMLO, Alfredo del Mazo, Marcelo Ebrard…

El estratega político reveló las claves para que López Obrador o el PRI ganen la presidencia.

Por Luis Moreno Flores

Aleix Sanmartín es uno de los estrategas más solicitados por la clase política mexicana. Los nombres de sus clientes dan muestra de su capacidad, pues a ninguno de ellos parece importarle con qué partido trabajó antes, sino su visión y dominio del entorno. De Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Alejandro Encinas a Manlio Fabio Beltrones y Alfredo del Mazo, sin olvidarse pasar por la derecha encarnada en Ernesto Cordero, son solo algunos de sus proyectos; curtido en campañas de personajes tan icónicos como José Luis Rodríguez, Tabaré Vázquez, Ricardo Martinelli, Gustavo Petro… Después de haberse apuntado un triunfo en la elección más complicada de la historia del PRI (la del Estado de México) y a menos de un año de la votación más espectacular en la historia de México (en la que seguro será protagonista), Aleix interrumpió por unos minutos su luna de miel para darle a La Orquesta los pasos exactos que debe seguir López Obrador o el PRI si quieren la presidencia de México; además, deja entrever su propio futuro profesional.

La Orquesta: En el Estado de México hay un ganador que es Alfredo del Mazo, pero, como asesor político, ¿consideras que debemos entenderlo como un triunfo del PRI o una elección que fortalece a Morena?

Aleix Sanmartín: Trabajé en la campaña de Alfredo del Mazo como asesor, por lo cual mis opiniones están completamente sesgadas. Hay un claro ganador electoral de la contienda que es Alfredo del Mazo, con todas las salvedades que ahora podemos analizar.

Si la elección del Estado de México se entiende como una elección previa a la presidencial, si la entendemos en clave nacional, evidentemente Morena está fortalecido, esos es evidente. Porque partió con una candidata con niveles bajos de reconocimiento que, aunque no le dio para ganar, sí tuvo un resultado extraordinario, sin embargo, el ímpetu, el acelerador que tuvo Morena en el Estado de México no se debe a Delfina, se debe a la fuerza que arrastra Andrés Manuel López Obrador, que permite agarrar una candidata que era prácticamente desconocida y ponerla a tres puntos de ganar. Morena sale fortalecida en un contexto nacional.

Aleix Sanmartín (Foto: Archivo / EL UNIVERSAL)

LO: ¿Qué aprenden el PRI y Morena de esta elección?

AS: No soy quien para decir qué aprenden, pero creo que lo que debería rescatar el PRI es entender que no hay elecciones fáciles, en todas las elecciones y en todos sus gobiernos van a tener que ganarse día a día la confianza de los ciudadanos. Hay bastiones históricos del PRI que ahora se han vuelto relativos, tendrán que salir al terreno de juego a fajarse, algo que era absolutamente impensable tan solo hace seis años.

¿Qué aprende Morena? Aprende que tiene que presentar candidatos serios: si Morena hubiera tenido un perfil más preparado en el Estado de México, con mayor trayectoria y con más confianza que Delfina, quien merece todo mi respeto pero no tenía el tirón que podían haber tenido otros candidatos; si, por ejemplo, Morena hubiera presentado a Juan Zepeda, no me cabe la menor duda que sería el gobernador electo.

Morena aprende que debe jugar con candidatos más sólidos, a lo mejor provenientes del mundo universitario, empresarial o del mundo de la cultura, pero con solidez y reconocimiento.

Segundo, Morena debe aprender, y no es Morena sino Andrés Manuel, que no es la primera vez que entra en una elección presidencial arriba en las encuestas. No es la primera vez que desdeña alianzas con partidos, grandes o pequeños, de izquierda: recuerdo en el 2006 cómo despreció al Partido Social Demócrata de Patricia Mercado y que tuvo un millón de votos que hubieran convertido a Andrés Manuel en presidente hace 12 años.

Andrés puede ser presidente de la República haciendo alianzas con los partidos de izquierda tradicionales, con el PT, Movimiento Ciudadano y por supuesto con el PRD. Si lo hace es presidente, pero si va a una elección solo con Morena le van a faltar algunos puntos que están ahí y debe tomar para no tener que hacer unos últimos quince días de campaña basados en reclamos. Tener la batalla, como decía Sun Tzu, ganada antes de comenzarla.

LO: Además de las alianzas, ¿qué más tiene que hacer López Obrador para ganar la elección?

AS: Andrés tiene que hacer tres cosas: generar una amplia alianza con los partidos, obviamente jamás querría al PAN, está bien, entendemos el contexto histórico, incluso personal, pero tiene posibilidad de aliarse con los partidos de izquierda: Movimiento Ciudadano es un partido fundamental a nivel nacional, pero sobre todo en Jalisco, donde Andrés Manuel no tiene nada, nada es nada. Alfaro y los alcaldes del área metropolitana de Jalisco, ahí tiene posibles aliados que le darían un montón de votos, votos que además no son solo de izquierda, son mucho más ciudadanos, progresistas quizá, pero también relacionados con los empresarios, no es la izquierda tradicional que odia a la industria, son gente proveniente de clases medias.

Por otro lado tienes al PT que, aunque sea pequeñito, te da medio punto a nivel nacional y el PRD es fundamental. Para eso tienes que querer ganar, porque el PRD te va a pedir una alianza en la Ciudad de México donde ellos pongan al candidato, “si quieres ser presidente tienes que dar algo”, no puedes decir “quiero ser presidente, tú me apoyas y la Ciudad de México es para mí también”, ¿así cómo? Esta alianza le asegura a López Obrador casi el 80% de la probabilidad de ser presidente.

Siguiente tema, que lo estaba haciendo muy bien hasta que se mete en campaña. Sonreir a los empresarios. Debe dar tranquilidad a los empresarios mexicanos: presentar un programa económico solvente, avalado por economistas de carácter nacional e internacional, un programa que se pueda ejecutar sin darle miedo a los empresarios: que busque bancarizar más sectores de la población, generar una distribución de la riqueza compatible con los beneficios de los empresarios, que luche en contra del fraude fiscal, que haga que la gente pague impuestos… medidas económicas a nivel nacional con un carácter fuerte de izquierda pero que diga claramente lo que va a hacer.

Hay modelos progresistas en América Latina como Chile o en Ecuador, con Rafael Correa, que alcanzó un crecimiento económico brutal o como con Evo que tuvo avances tremendos o modelos socialdemócratas como los de Zapatero en España, hay muchos referentes de la izquierda donde se conjuga el crecimiento económico con la redistribución de la riqueza y que tranquilizan a los empresarios en los mercados internacionales y dan certeza.

Tercero. Esto no se puede decir con palabras, esto se da día a día con los hechos: evidenciar que es una persona que huye de modelos autoritarios o totalizantes como el de Venezuela y que apuesta por la libertad de prensa, por los derechos humanos, una serie de cuestiones que en los últimos días de campaña, cada vez que lo entrevistaba un periodista, Andrés parecía estar muy lejos de ello.

En un país como México, que ha tenido tantos años de autoritarismo y que tiene el foco rojo de los periodistas a nivel mundial por la cantidad de muertes, tú no puedes ponerte a regañar a los periodistas en las entrevistas, me parece mucho más inteligente demostrar que eres una persona demócrata, que entiendes el papel fundamental de los medios de comunicación independientes y que respetas, aunque no compartas las opiniones que viertan sobre ti. Así se ganan más votantes que en pelea con los periodistas y demostrando que no respetas a quien no comparte tu opinión. 

LO: ¿Qué debe hacer el PRI, que por ahora no tiene candidato, para ganar la elección presidencial?

AS: Lo primero es eso: tener un candidato, porque es imposible que la gente vote si no tienes uno. Hoy solo piensan en votar por el PRI los que pertenecen a su voto duro, pero a estas alturas ya deberíamos saber quién es el candidato del PRI o por lo menos algunas pistas, como en el PAN, donde vemos tres, será alguno de esos tres pero no va a ser alguno más. Morena sabemos claramente quién va a ser el candidato. En el PRI unos días hablan de Narro (José), otros hablan de Osorio (Miguel Ángel), otros de Luis Videgaray. Es complicado que alguien más allá del votante tradicional, vote por un partido si no tiene a un candidato.

Técnicamente qué tendrían que hacer: aprovechar la pauta publicitaria que tiene el PRI para poder posicionar un tema o posicionar la figura y valores del candidato que vaya a lanzar, pero ese es otro asunto.

Políticamente debe demostrar que es un partido que, con sus errores y sus defectos, apuesta por la lucha contra la corrupción. Vas a decir “¿cómo es posible?”, yo te digo: si están los exgobernadores en la cárcel, simplemente es por eso, ¿es que antes no había corrupción?, no creo, corrupción ha habido siempre, la diferencia es que ahora se les mete a la cárcel. Debe apostar por ese discurso y dar muestras claras y fuertes contra la corrupción, decir “no se puede controlar el que la gente robe, pero lo que usted sí puede hacer es meter a la gente a la cárcel cuando roba”. Debe hacer una política fuertemente basada en “el que la hace la paga”.

Con un candidato que se demuestre que tiene un compromiso fuerte contra la corrupción y definiendo un buen programa para continuar con las reformas a lo mejor tiene suerte y gana.

LO: ¿Podemos profundizar en el punto de las reformas?

AS: Es importante definir una segunda línea en la agenda de transformación de México, es decir, si en el primer mandato de retorno del PRI fueron las grandes reformas, ahora ¿qué va a haber? No sabemos cuál es la nueva promesa de valor, ¿por qué un ciudadano tiene que darle otra oportunidad al PRI?

El PRI necesita decirle a los ciudadanos para qué se hicieron las reformas, tienen que decir en qué va a consistir la segunda parte de estas.

¿Sabes cómo va a perder el PRI? Si la promesa de valor es “vótame para que Andrés Manuel no tumbe las reformas”, entonces está perdido, porque la gente no las percibe como la gran cosa. A lo mejor es que falta algo más por hacer, si dices eso tal vez te la compran, pero si me dices que te vote a ti para que quiten la reforma energética, va a estar difícil que confíe.

Requieren una promesa de valor nueva “¿qué falta? ¿Dónde hay que ahondar en la reforma fiscal, en la educativa? ¿Cuál es la segunda parte de este relato del PRI?”.

FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM

LO: A quién prefieres como cliente: López Obrador, Osorio Chong, Narro o Margarita Zavala.

AS: A Andrés Manuel lo tuve en el año 2012, lo conozco perfecto. A Margarita Zavala la quiero mucho y me encantaría trabajar con ella. Osorio me parece que es un gran candidato y al doctor Narro no lo conozco en persona.

En este momento me encantaría Margarita Zavala, porque tiene todo para ganar: es una mujer y hacen falta mujeres en política, tiene experiencia, es aguerrida, tiene el voto del PAN, pero sabe hacer alianzas y podría ir con el PRD en algún momento. Tiene mucho potencial para crecer.

LO: A propósito del PAN, ¿qué te parece el spot “un peligro para México” (acuñado por el equipo de Calderón en 2006 contra López Obrador)?

AS: Hoy en día, no creo que funcione.

LO: Aún tiene repercusiones.

AS: ¿Si? Andrés va primero en las encuestas. No veo que Andrés Manuel sea el peligro que el spot del 2006 parecía pegar y no creo que la gente lo compre demasiado. Aunque hay que recordar que Andrés Manuel es su peor enemigo. Todavía es posible que se genere un “cállate chachalaca”, que mande a la chingada al presidente o cualquiera de esas cosas.

También recomendamos: Izquierda puede ganar en 2018 pero AMLO provoca división: PRD

Previous post

Valores, colores e identidades | Columna de León García Lam

Next post

#Especial | SLP entre los 11 estados más corruptos