#Si SostenidoDestacadas

#Entrevista | 3 periodistas potosinas que han sido agredidas por funcionarios

Amenazas, hostigamiento, ninguneos, insultos y manoseos son algunos de los actos de violencia que las reporteras han padecido por parte de trabajadores del gobierno

Por José Luis Vázquez

En el marco del Día Internacional de la Mujer, La Orquesta entrevistó a tres mujeres periodistas que de manera distinta, han sido agredidas por algún funcionario público de San Luis Potosí; y si en algo estuvieron de acuerdo, es que el hecho de ser mujer y periodista, las hace sentirse más vulnerables.

El primero de los casos es el de Leticia Vaca, una profesional que lleva más de un año ejerciendo su labor como periodista y quien el  pasado 3 de diciembre presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por hostigamiento de parte de funcionarios del Gobierno del Estado, y de la cual prácticamente se le recomendó desistir.

“Empezó el equipo de comunicación de gobierno del estado a intentar que no abordara al gobernador con cierto tema, me pedían que lo entrevistara pero sólo como una plática sin que grabara, obviamente no lo hice y eso les molestó; después de ahí me citan a una rueda de prensa donde habíamos muy pocos reporteros, al terminar me pidieron que me quedara para hablar pero no acepté, porque me pareció muy extraño”.

La entrevistada afirma que antes y después de la rueda de prensa, personal del gobernador tuvo muchos acercamientos hacia su persona, incluso llegando a abrazarla y agarrándola de la mano sin su consentimiento.

“Cuando me salgo de la rueda de prensa, empiezan a llamarme por un teléfono que no conocía y del cual nunca tomé las llamadas, me dejaron hasta un mensaje de que saliéramos a tomar un café, a mí ya me parecía que me estaban hostigando, obviamente niegan todo lo que pasó”, dijo.

De acuerdo con la queja, Leticia recibió un total de siete llamadas provenientes de tres números distintos para poder localizarla.

En ese sentido, criticó el actuar de la CEDH ante esta situación: “lo que ellos hicieron fue buscar la versión de los señalados y simplemente me dijeron: ‘tú ya dijiste esto, ellos dicen que no fue así (…)’; me dieron dos opciones, que en realidad se resume a una, que se ya se cierre el caso o decir que no estoy conforme pero de todas formas se cierra el caso, para mí no era una solución, yo esperaba que se hiciera una investigación o que se consultara a quienes estuvieron presentes para que pudieran avalar lo que yo estaba diciendo”.

Por su parte, Lizeth M., quien lleva más de dos años como periodista, detalló que fue agredida de manera verbal por parte de dos diputados de la pasada legislatura, según relata, los funcionarios saben el poder que ostentan y del cual hacen gala con este tipo de acciones.

“Te intimidan porque son personas que ocupan un cargo superior a ti. La manera en que te lo dicen, lo hacen con toda la intención de intimidar y lo logran. Te hacen menos, que te digan que tú no sabes hacer tu trabajo es molesto porque que cada quien hace lo que se nos pide y si hacer mi trabajo es hablar bien de una persona, tenemos los conceptos equivocados, creo que el periodismo se trata de criticar”, externó.

Luego detalló: “Fue por parte de un diputado de la pasada legislatura, me mandaron hacer un monitoreo de la asistencia de los diputados, al terminar el registro obtuve como resultado que esta persona era uno de los diputados que más inasistencias tenía en el legislativo por lo cual se elaboró la nota correspondiente; luego del paso de un par de días, yo tenía que entrevistarlo, cuando me acerco a él lo primero que me dice es que esa nota en específico era una ‘chingadera’, dijo que esa nota era algo muy ofensivo para él, seguido le dije que cuál era el problema y me dijo que yo no sabía hacer mi trabajo”.

“Tú no sabes hacer tu trabajo, no sabes en qué problema me metiste, mis amigos de Monterrey me dicen que estoy cobrando y no voy a trabajar”, le reclamó el legislador.

Luego de ese momento, la periodista comentó que una compañera escuchó el altercado y lo público a través de sus redes sociales, “pasaron los 10 minutos y en eso el diputado me contactó por WhatsApp y me mando la captura de pantalla de ese comentario, me puso que eso no era lo que él había puesto y me volvió intimidar”.

Lizeth M. dio cuenta sobre una agresión verbal más, cometida por otro diputado: “fue cuando critiqué el trabajo de un diputado priista también de la pasada legislatura, cuando me acerqué a entrevistarlo de una manera grosera y exaltado me dijo: ‘tú ni te me acerques, yo a ti no te voy a dar ninguna entrevista’, todo el mundo estaba escuchando como el diputado me estaba gritoneando”.

Otro caso registrado en la comunidad periodística es el de la reportera Fernanda Padilla, quien no solo recibió empujones por el personal del oficial mayor del ayuntamiento de San Luis Potosí, sino también la orden directa de un funcionario altanero para que publicara lo dicho en una rueda de prensa y evitando así sus cuestionamientos.

“Todo ocurrió cuando convocan a una rueda de prensa, el personal de comunicación social del ayuntamiento capitalino nos había informado que el oficial mayor iba atender a medios, por eso no lo agarramos previamente; en esta rueda de prensa solo dio los datos que él quiso pero pues yo traía otros temas; cuando dicen que ya se va, se va de la sala y mi primer instinto es conseguir la información porque es mi trabajo, salgo detrás de él y cuando empiezo preguntar sobre cierto tema una persona que estaba a lado de él empezó a empujarme ligeramente”, precisó.

Después de ello, Fernanda agregó: “en el momento no lo sentí, sino hasta después cuando vuelven a empujarme y ahí me surgió esa sensación de miedo, sobretodo porque estábamos sobre unas escaleras; luego, cuando estábamos cerca de su oficina insistí con mis preguntas y el oficial mayor voltea y me dice: ‘tú encárgate de sacar la información que ya te di’, como si él me diera las órdenes de información o como si fuera mi jefe, en lugar de contestar mis preguntas prácticamente me amedrentó”.

La periodista relató que luego durante este tipo de percances no se sabe cómo reaccionar: “no sabes ni cómo actuar, pero el miedo está ahí latente, te inunda una desesperación muy grande, (…) te bloqueas, no sabes qué hacer, la forma en que te contestan, esa manera tan despectiva, da cierto coraje, es una sensación de impotencia”.

La Orquesta : ¿Confías en que las autoridades dan seguimiento a las denuncias hechas por periodistas?

Leticia Vaca: Yo no confío en las instituciones porque creo que lamentablemente están ligadas a los entes de gobierno, aunque tú vayas y presentes tu queja realmente queda en un mero trámite y sólo formas parte de la estadística, ellos te meten en su informe de atención de víctimas pero ahí quedas, en un simple número, a mi no me dieron ninguna solución.

Lizeth M.: Yo no confío en las autoridades pero creo que es importante denunciar porque es necesario dejar un precedente, es necesario que quede asentado por si alguna situación llegara a pasar, se vaya por la persona que ejerció alguna amenaza o intimidación.

Fernanda Padilla: Mi sentir de ciudadana es que no hay nada, te puedo decir que no hay confianza, pero hay que tratar de tenerla.

 

La Orquesta: ¿Consideras que el hecho de ser mujer en el ámbito periodístico te hace más vulnerable?

LV: Sí eres más vulnerable, yo no he visto que las cosas que nos han pasado a mí o a mis compañeras las hayan vivido hombres, no tengo referencia de eso.

LM: El hecho de ser mujer y ser periodista sí genera una problemática más a la que se podría enfrentar cualquier reportero, podría asegurar que muchas de las agresiones que he tenido han sido principalmente por mi condición de ser mujer.

FP: Sí hay una diferencia, siento que de alguna manera los funcionarios dan más respeto a los compañeros hombres que a las mujeres, por ejemplo, la forma en que responden a mis compañeros es diferente a la manera en que responden a mí.

 

La Orquesta: ¿Qué consejo das a la mujeres periodistas en torno a este tipo de situaciones?

LV: Si no encontramos una solución denunciando pues mínimo lo evidencias, mínimo dices esta persona me agredió y lo das a conocer, a lo mejor es un antecedente para que no haya futuras agresiones porque ya nos estamos atreviendo a denunciar, ya estamos señalando a las autoridades, entonces a lo mejor es una manera de blindarnos un poco.

LM: Creo que es importante hacernos escuchar porque a veces optamos por callarnos y eso provoca que las agresiones continúen, si hiciéramos una presión al denunciar lo que nos ocurre podríamos poner fin este tipo de problemas.

FP: Hay que poner un alto y hacer una diferencia para que no continúen estos hechos, es muy importante denunciar y dejar el precedente, es algo trascendente en los casos para que los funcionarios no continúen manejándose en la impunidad y tratándonos como poca cosa.

 

También lea: (VIDEO) Sugieren a periodista agredida por taxistas, que denuncie ante el MP

Nota Anterior

25 diputados desairaron evento por el Día de la Mujer en SLP

Siguiente Nota

Mismas oportunidades laborales entre hombres y mujeres: Ayto de Soledad