DestacadasEstado

En 2018, 3 mil 332 potosinos han sido deportados de EU; 27% más que en 2017

Al corte del 30 de junio de 2017, habían sido deportados 2 mil 664 potosinos, la diferencia con respecto al periodo enero-junio de 2018 es de 27.47 por ciento

Por: El Saxofón

El pasado lunes 30 de julio, diversos medios de comunicación replicaron las declaraciones del director del Instituto de Atención a Migrantes y Enlace Internacional del Gobierno del Estado, Enrique Malacara, quien afirmó que “de acuerdo al último corte” o “en lo que va de 2018”, según la versión de la nota, 3 mil potosinos han sido deportados desde Estados Unidos.

El funcionario, recién retornado de su fallida campaña política por la diputación local del octavo distrito, redondeó la cifra a la baja pues el Boletín Estadístico Mensual que publica la Secretaría de Gobernación (Segob), en su apartado “V. Repatriación de mexicanos 2018”, reporta que al corte del 30 de junio, son 3 mil 332 los potosinos que han sido retornados por la autoridad migratoria estadounidense.

Habrá a quienes, pasar por alto la existencia de 332 potosinos deportados no les parezca gran cosa, sin embargo, el funcionario fue más allá y declaró que sus 3 mil deportados representan “una cifra parecida a la que se registró el año pasado en estas mismas fechas”, lo cual, si no falso, es impreciso.

“En estas mismas fechas”, es decir, al corte del 30 de junio de 2017, para citar con precisión, habían sido deportados 2 mil 664 potosinos, la diferencia con respecto al periodo enero-junio de 2018 es de 27.47 por ciento. Es decir: la cifra de potosinos repatriados, no es parecida a la de 2017, sino que es evidentemente mayor. En el primer semestre de 2018 han sido deportados 668 potosinos más que en el mismo lapso de 2017.

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, las autoridades mexicanas reforzaron el discurso de apoyo y solidaridad con los paisanos que intentan cruzar la frontera o que viven sin documentos en aquel país, sin embargo, tal parece que lo único que fortalecieron fue el discurso pues a la fecha se desconoce a quiénes llegan los apoyos publicitados mediáticamente y cuál ha sido su impacto real en las familias y comunidades de donde son originarios los migrantes.

En el caso de San Luis Potosí, hasta julio de 2017, el Instituto de Atención al Migrante reportó con cierta puntualidad los apoyos que ofrecía a algunos migrantes deportados, a familias que requerían algún apoyo de visas, pasaportes o para repatriar el cuerpo del algún familiar fallecido en el vecino país, pero hasta ahí se detuvo la información. A partir de agosto del año pasado, la dependencia del gobierno estatal no aportó ni un dato más.

Cabe recordar que  en 2017, las deportaciones de mexicanos y de potosinos desde los Estados Unidos bajaron considerablemente: mientras Trump decía recrudecer las medidas contra la migración sin documentos, la realidad parecía demostrar lo contrario, pues se deportó a menos personas.

Sin embargo, esto es apenas una de las apariencias de uno de los fenómenos actuales más complejos, la migración: si bajó el número de deportaciones, tal parece que dicha disminución se debe a que ante las amenazas de Trump, menos migrantes se atrevieron a recorrer la ruta rumbo al “sueño americano”. Es decir, menos personas se arriesgaron a llegar a la frontera con EU para cruzarla, así parecen demostrarlo por ejemplo, las cifras a la baja también de deportaciones de migrantes centroamericanos de paso por México.

Un año después de que Trump asumió el poder, las deportaciones de mexicanos desde Estados Unidos volvieron a aumentar, y han aumentado también las deportaciones de centroamericanos que pasan por territorio mexicano a cargo de las autoridades migratorias mexicanas; esto es: más mexicanos y centroamericanos buscan llegar a los Estados Unidos, y por ende, aumenta el número de deportaciones.

En julio del año pasado, el delegado del Instituto Nacional de Migración, Mauricio Castañón Malagón, reconocía que 500 potosinos deportados entre enero y junio, regresaron al país “en pobreza absoluta”, pues durante su aseguramiento no tienen oportunidad de traer consigo papeles, documentos que en primera instancia avalen sus propiedades o estudios realizados en ese país.

Los retornados deben volver a sus lugares de origen por sus propios medios, pues el viaje de repatriación termina en uno de los 8 puntos fronterizos entre México y Estados Unidos donde se concluye este procedimiento. De ahí, solos deben buscar la mejor forma de volver a casa.

Veamos el apoyo que ofrecen las autoridades potosinas a los migrantes:

Según el portal de internet del Instituto de Atención a Migrantes del Estado, esta dependencia en enero de 2017, apoyó a un potosino deportado, en ese mes, según las cifras de la SEGOB, 380 personas originarias de esta entidad fueron regresados a México por las autoridades migratorias norteamericanas.

En febrero 401 potosinos fueron deportados, el Instituto dio apoyo (no se especifica de qué tipo) a 13 de ellos.

En marzo fueron deportados 444, el Inames dio apoyo a 15.

En abril, de 467 deportados, el Inames atendió a 17.

En mayo de 473 potosinos deportados, el Inames atendió 11 solicitudes de apoyo.

En junio de 499 deportados, el Inames atendió a 10.

En julio de 443 deportados, el Inames atendió a 4.

Es decir, de 3 mil 107 potosinos deportados en siete meses, el Inames atendió solo a 71, al parecer a solicitud de los propios migrantes, esta cantidad equivale apenas al 2.28 por ciento del total de paisanos retornados a San Luis Potosí.

Enrique Malacara

No obstante, si en siete meses el Instituto reportó la atención a 71 migrantes, estas cifras contrastan con las expuestas en el Segundo Informe de Gobierno de Juan Manuel Carreras López donde se afirma que en un año “se garantizó el retorno ordenado y seguro a su lugar de origen a quinientas personas deportadas que solicitaron el apoyo del Gobierno del Estado”.

En su portal de Trámites y Servicios, el Instituto de Atención a Migrantes del Estado, explica que en el caso de Apoyo a Migrantes Deportados del Extranjero en tránsito, consiste en “Brindar el apoyo a las personas migrantes en tránsito que son deportadas del extranjero para trasladarse o acercarlos a su lugar de origen (boleto de regreso, alimentación, contacto con sus familias vía telefónica, asesoría jurídica y traslado a la Terminal Terrestre Potosina)”.

Aclara que “En cuanto a la entrega de apoyo económico para la compra del boleto de pasaje, el tiempo de respuesta está en función de la disponibilidad de recursos”.

El instituto ofrece otros Trámites y asesorías diversas como: Asistencia y Asesoría Jurídica a migrantes potosinos y a sus familias; Localización de Migrantes potosinos en Estados Unidos; Repatriación de Cuerpos de potosinos fallecidos en el extranjero; Asesoría en materia del Seguro Social Norteamericano; Asesorías para Braceros Fideicomiso del Fondo de Apoyo Social Para Ex trabajadores Migratorios 1942-1964; Fondo de apoyo a migrantes (Proyectos Productivos); Trámites y Asesorías Diversas

En el caso de “Fondo de apoyo a migrantes (Proyectos productivos), se explica que se apoya a las personas deportadas hasta con 12 mil 500 pesos o incluso con el 80% del costo del proyecto, sin embargo, las convocatorias se realizan a través de las presidencias municipales, y “el número de beneficiarios depende del presupuesto que se asigne para proyectos productivos”.

Al respecto en la página 97 del Segundo Informe 2016-2017 del Juan Manuel Carreras, se afirma que “Se destinaron 9.5 mdp para atender a personas migrantes de retorno y sus familias, a través de 434 financiamientos para proyectos productivos en treinta municipios”, aunque esta cifra tampoco es muy precisa, pues más adelante en la página 107, se expone que “Se entregaron 8 mdp del Fondo de Apoyo a Migrantes 2016, para proyectos productivos”.

También lea: Acusan a priista potosino de desviar 30 mil dólares destinados a migrantes

Nota Anterior

Corrupción en las narices de Carreras | Columna de Jorge Saldaña

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 9 de agosto para SLP