#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Empezar de cero | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

Como lo dije en una de las primeras columnas y pasó, en no más de dos años el Atlético de San Luis llegaría al tan ansiado ascenso para subir a la Liga MX antes conocida como Primera División. El proyecto se consolidaba fuertemente en lo administrativo desde su llegada, uno de los grandes lastres que arrastraba el futbol en la capital tunera. Después de un muy mal primer torneo, con el paso de tiempo y la afortunada contratación de Alfonso Sosa, así como la llegada de jugadores que rindieron con creces tanto jóvenes como con experiencia, el proyecto en lo futbolístico iría tomando forma y dando los resultados que hace dos días pudimos observar con el segundo campeonato de forma consecutiva, terminando el torneo de forma invicta y asegurando la meta principal: ascender.

Haciendo un poco de memoria, porque a final de cuentas dicen que uno está obligado a reconocer su historia para no repetirla, debemos viajar en el tiempo para recordar que el “San Luis”, llamémosle así genéricamente en los últimos 10 años, cometió errores garrafales que lo fueron relegando de los primeros planos y que lo condenaron a la segunda división. Hace 6 años que se perdió la categoría y el equipo en un mismo trancazo.

Querétaro, Veracruz, Chiapas y San Luis serían los involucrados en ese cuadrado maldito, siendo el conjunto potosino el que más perdió. Los principales culpables de la sequía futbolística en primera división que se vivió en el estado es por culpa de los empresarios apellidados Chargoy, quienes prefirieron usar al San Luis como una moneda de cambio para sus intereses, jugando con el corazón de los potosinos y llevándose al equipo acusando al gobierno del estado de no apoyar al equipo y la falta de inversión de parte de los empresarios potosinos para inyectarle dinero al equipo, puede que sí, pero son unos mercenarios y no merecían tener un equipo de futbol.

Ahora pues, una de las cosas positivas que se generó con la partida del equipo, y con los siguientes tres años en la categoría inferior, así como la desaparición del equipo por un año luego de buscar la compra de la plaza de Jaguares de Chiapas y de que las negociaciones no se concretaron, ya que los cupos para jugar en la Liga de Ascenso estaban llenos, el equipo no participó la temporada 2016-17 y nosotros nos quedamos sin futbol. Fue aprendizaje en lo administrativo. Sin duda fue la catarsis que se necesitaba para que llegara una inversión de peso y con la importancia y seriedad que te da uno de los equipos más importantes en la Liga Española: el Atlético de Madrid. Sin toda esa tragicomedia, sin todos los malos manejos, la multipropiedad, el pacto de caballeros, el gol del “Colo Guerrero”, y todo lo bueno y lo malo que ha pasado en el futbol potosino, no habríamos llegado hasta el punto donde se está ahora, con un equipo que promete… y mucho.

Por unos días es hora de festejar, de echar las campanas al vuelo y de “emborracharse” (con medida) como lo dijo Ían González, porque este campeonato es el resultado de dos años de aprendizaje para muchos de los que directa o indirectamente hemos seguido la evolución del conjunto rojiblanco; de pleitos por el cambio de los colores, el cambio del escudo del equipo, de las ventas extrañas que se dieron de los boletos para la final que sucedió hace unos días  y de todo lo que ha pasado para que el equipo esté hasta donde está ahora. Tenía que ser contra un equipo dirigido por una ex figura del futbol como Maradona, tenía que ser en dos finales en tiempo extra y tenía que ser con goles que nos recordarán esas cosas buenas del pasado que el equipo debería repetir, pero que ahora que está escribiendo con una nueva tinta de renovación y futuro brillante.

También lee: Jiménez 2022 | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

(FOTOS Y VIDEO) Reportan humareda por incendio en Sierra de San Miguelito

Siguiente Nota

Comenzaron a operar semáforos en la colonia 1 de mayo de Soledad